Ata­jar el pro­ble­ma a tiem­po Pa­ra

Todo Perros - - Consejos Útiles -

ata­jar es­te pro­ble­ma con­duc­tual de­be­re­mos ac­tuar so­bre la cau­sa que lo ge­ne­ra, prio­ri­zan­do una u otra te­ra­pia en fun­ción de las ne­ce­si­da­des de ca­da in­di­vi­duo. Si no erra­di­ca­mos la cau­sa y nos cen­tra­mos só­lo en la con­se­cuen­cia, no lo­gra­re­mos so­lu­cio­nar­lo. Las pau­tas de ig­no­rar al pe­rro jus­to an­tes de nues­tra sa­li­da o a la lle­ga­da al ho­gar, re­sul­tan ac­cio­nes es­ca­sas pa­ra ata­jar­lo. El due­ño de­be­rá apli­car te­ra­pias que do­ten al ani­mal de más au­to­no­mía, ex­po­nién­do­lo de un mo­do gra­dual a si­tua­cio­nes en las cua­les va­ya re­gu­lan­do su des­equi­li­brio emo­cio­nal. Ten­drá que cam­biar la ac­ti­tud ha­cia su mas­co­ta, ya que una obe­dien­cia pre­ci­sa nos ayu­da a re­gu­lar sus es­ta­dos de an­sie­dad y po­ten­cia­rá su au­to­con­trol. Los ejer­ci­cios de ol­fa­to re­sul­tan muy ve­ne­fi­cio­sos como com­ple­men­to a las di­fe­ren­ci­tes te­ra­pias, pues le ayu­da­rán a li­be­rar ten­sión y mi­ni­mi­za­rán la ener­gía ner­vio­sa acu­mu­la­da, con­tri­bu­yen­do a man­te­ner su equi­li­brio emo­cio­nal. Acos­tum­brar a nues­tro pe­rro a pa­sar de­ter­mi­na­dos pe­rio­dos de tiem­po en el trans­por­tín nos fa­ci­li­ta­rá mu­cho es­ta ta­rea. El ani­mal de­be aso­ciar­lo con su lu­gar de des­can­so. Le en­se­ña­re­mos a que lo es­ta­blez­ca como su ma­dri­gue­ra, en la cual, con una ex­po­si­ción gra­dual y aso­cia­da a con­se­cuen­cias gra­ti­fi­can­tes, con­se­gui­re­mos que se sien­ta tran­qui­lo y pro­te­gi­do (al ca­re­cer de es­tí­mu­los vi­sua­les y te­ner un es­pa­cio li­mi­ta­do, ten­de­rá a re­la­jar­se y dor­mir­se). Si le po­ten­cia­mos des­de muy tem­pra­na edad a es­ta­ble­cer su trans­por­tín como ese lu­gar que le apor­ta tran­qui­li­dad y re­la­ja­ción, nos aho­rra­rá mu­chos que­bra­de­ros de ca­be­za en sus fu­tu­ras con­duc­tas. El ejer­ci­cio es, por otra par­te, una ac­ti­vi­dad ideal y fun­da­men­tal pa­ra re­du­cir su ni­vel de ener­gía: au­men­ta sus ni­ve­les de se­ro­to­ni­na y no­ra­dre­na­li­na y ayu­da a mi­ni­mi­zar el pro­ble­ma. Como com­ple­men­to a es­te ti­po de te­ra­pias, po­de­mos ad­mi­nis­trar­le su­ple­men­tos como el trip­to­fano, un ami­noá­ci­do que pro­du­ce se­ro­to­ni­na y ayu­da al ani­mal a com­ba­tir la an­sie­dad (su ad­mi­nis­tra­ción de­be­rá apli­car­se ba­jo la su­per­vi­sión de un ve­te­ri­na­rio). Las flo­res de Bach tam­bién son un com­ple­men­to ideal pa­ra ata­jar es­te ti­po de pro­ble­mas, sin nin­gu­na cla­se de efec­tos se­cun­da­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.