CO­RREC­CIO­NES, LÍ­MI­TES Y sen­ti­do co­mún

Todo Perros - - Educación -

En las ultimas dé­ca­das, la educación ca­ni­na ha da­do un gi­ro de 180 gra­dos, en­te­rran­do las me­to­do­lo­gías com­pul­si­vas, teo­rías ca­ren­tes de re­fuer­zos que avo­ca­ban al pe­rro a con­duc­tas de es­ca­pe como úni­ca res­pues­ta pa­ra sa­lir de la pre­sión.

dad, al­go que me pa­re­ce des­pro­por­cio­na­do, in­jus­to e in­cohe­ren­te. Des­de mi po­si­ción de ci­nó­fi­lo apa­sio­na­do y res­pe­tuo­so de la es­pe­cie ca­ni­na, he vis­to a per­so­nas pa­ra las que has­ta un re­fuer­zo como el “NO” se con­si­de­ra mal­tra­to. Como pro­fe­sio­na­les de la educación in­ten­ta­re­mos en­cau­zar al pe­rro de una ma­ne­ra lú­di­ca y di­ver­ti­da, mi­ni­mi­zan­do las co­rrec­cio­nes a su mí­ni­ma expresion, pe­ro ni que de­cir tie­ne que la in­ten­si­dad de la co­rrec­cion de­be­rá ir adap­ta­da a ca­da in­di­vi­duo. Nos gus­te o no, las co­rrec­cio­nes for­man par­te de la vida y el apren­di­za­je, y nos ayu­dan a ele­gir unos ca­mi­nos y a des­es­ti­mar otros. Si lle­va­mos el po­si­ti­vis­mo a ex­tre­mos absurdos, de­ja­re­mos la educación de mu­chos ejem­pla­res va­cía de nor­mas y lí­mi­tes. De­be­ría­mos ha­cer una pe­que­ña re­fle­xión y apli­car un po­co el sen­ti­do co­mún, por­que la éti­ca es­tá en el cri­te­rio de ca­da uno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.