Apo­yo, gra­ti­tud y ad­mi­ra­ción.

Todo Perros - - Actualidad -

la so­cie­dad. Re­sul­ta cuan­do me­nos pa­ra­dó­ji­co que la le­gis­la­ción no va­ya en­fo­ca­da a la educación y co­no­ci­mien­to de las di­fe­ren­tes ne­ce­si­da­des de la es­pe­cie ca­ni­na. En vez de exi­gir unos mí­ni­mos en el con­trol y ma­ne­jo de ca­da in­di­vi­duo como ga­ran­tia an­te fu­tu­ros pro­ble­mas de con­duc­ta, se actua di­rec­ta­men­te con­tra unas ra­zas de­ter­mi­na­das. Pe­ro la reali­dad es que su po­ten­cial de pe­li­gro­si­dad pue­de ser se­me­jan­te al de cual­quier con­gé­ne­re que reúna unos re­qui­si­tos se­me­jan­tes, tan­to tem­pe­ra­men­ta­les como fí­si­cos, in­de­pen­dien­te­men­te de su ra­za. Los trá­gi­cos acon­te­ci­mien­tos pro­ta­go­ni­za­dos por pe­rros son des­en­ca­de­na­dos por la irres­pon­sa­bi­li­dad de due­ños que ca­re­cen de co­no­ci­mien­tos y con­trol de sus mas­co­tas. Igual que se re­quie­ren unos mí­ni­mos teó­ri­cos y prác­ti­cos pa­ra la ca­pa­ci­ta­ción de de­ter­mi­na­das ac­ti­vi­da­des (como con­du­cir un vehícu­lo motorizado, por ejem­plo), que sin esa ade­cua­da for­ma­ción po­drían, en un fu­tu­ro, aca­rrear un pe­li­gro pa­ra la so­cie­dad, se de­be­ría apli­car exac­ta­men­te el mis­mo cri­te­rio en el ám­bi­to ca­nino: es más, de­be­ría ser una pre­mi­sa fun­da­men­tal. Se­ría una for­ma de ga­ran­ti­zar due­ños res­pon­sa­bles y con­cien­cia­dos, ca­pa­ces de to­mar de­ci­sio­nes mu­cho más me­di­ta­das en cuan­to a la ad­qui­si­ción de una de­ter­mi­na­da ra­za que un sim­ple “ca­len­tón” del mo­men­to, o por in­fluen­cia de mo­das pa­sa­je­ras. Es un he­cho que la nor­ma­ti­va ac­tual no ata­ja la raíz del pro­ble­ma; lo úni­co que con­si­gue es cri­mi­na­li­zar a de­ter­mi­na­das ra­zas in­me­re­ci­da­men­te, que de es­te mo­do no de­jan de ser víc­ti­mas de la ig­no­ran­cia de la es­pe­cie hu­ma­na. Ni que de­cir tie­ne que los in­de­sea­bles que usan a de­ter­mi­na­dos ejem­pla­res pa­ra un uso abe­rran­te, se­gui­rán ha­cien­do de las su­yas por mu­cha restriccion que ha­ya. Y, por to­do ello, por cul­pa de unos po­cos, se­gui­rán pa­gan­do jus­tos por pe­ca­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.