Có­mo en­cau­zar al ani­mal

Sa­cri­fi­cio inú­til

Todo Perros - - Educación -

En es­te ti­po de ca­sos, el cri­te­rio de ac­tua­ción se­rá efec­tuar un diag­nós­ti­co pre­ci­so del in­di­vi­duo a reha­bi­li­tar y, una vez es­ta­ble­ci­da la ba­se del pro­ble­ma, en­cau­zar al ani­mal. Cier­to es que el primer error que co­me­tie­ron los pro­pie­ta­rios ori­gi­na­les de es­tos ca­nes fue ad­qui­rir un ejem­plar to­tal­men­te in­com­pa­ti­ble con sus ca­pa­ci­da­des y sus co­no­ci­mien­tos. La po­ten­cia­li­dad de es­tos pe­rros su­pe­ra­ba con cre­ces la ca­pa­ci­dad de sus guía de cum­plir con sus exi­gen­cias. Una vez reha­bi­li­ta­dos, el si­guien­te pa­so es en­cau­zar­los en al­gu­na ac­ti­vi­dad acor­de con sus ras­gos tem­pe­ra­men­ta­les, con­si­guien­do así un re­equi­li­brio emo­cio­nal y po­ten­cian­do al má­xi­mo sus ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas. El ul­ti­mo pa­so es el más com­ple­jo: en­con­trar un guía com­pa­ti­ble, que sea real­men­te ca­paz de cu­brir to­das sus ne­ce­si­da­des, tan­to las fí­si­cas como las emo­cio­na­les. To­dos y ca­da uno de los ejem­pla­res que he te­ni­do la gran­dí­si­ma res­pon­sa­bi­li­dad de reha­bi­li­tar, han de­ja­do hue­lla en mi agi­ta­da vida como edu­ca­dor. Han si­do esos alum­nos in­com­pren­di­dos que lo úni­co que bus­ca­ban era un guía al que se­guir y que les en­ca­mi­na­ra por el ca­mino co­rrec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.