Galgo Ru­so y Cour­sing

Todo Perros - - Galgo Ruso -

Apro­ve­chan­do su ins­tin­to ca­za­dor, que se man­tie­ne in­tac­to en es­ta ra­za, y su pa­sión por las ca­rre­ras, el Galgo Ru­so pue­de com­pe­tir en las prue­bas de Cour­sing, que po­drían de­fi­nir­se como com­pe­ti­cio­nes de­por­ti­vas de ca­za si­mu­la­da, en las que la lie­bre a la que los pe­rros per­si­guen es fal­sa. En el Cour­sing, los pe­rros co­rren en un te­rreno am­plio (de 1 a 3 hec­tá­reas), de­trás de la lie­bre ar­ti­fi­cial, ata­da a una cuer­da que pa­sa a tra­vés de di­fe­ren­tes po­leas pa­ra si­mu­lar con pre­ci­sión el mo­vi­mien­to en zi­gzag de una au­tén­ti­ca lie­bre. En es­ta com­pe­ti­ción se tie­nen en cuen­ta di­ver­sos pa­rá­me­tros pa­ra eva­luar al pe­rro: la ve­lo­ci­dad, la in­te­li­gen­cia, la ha­bi­li­dad o la re­sis­ten­cia. La ca­rre­ra se lle­va a ca­bo en dos ron­das, en ca­da una de las cua­les los pe­rros co­rren en pa­re­jas y re­ci­ben una pun­tua­ción. Ga­na el pe­rro que al­can­za la pun­tua­ción más al­ta des­pués de las dos ron­das. El ori­gen del Cour­sing hay que bus­car­lo en­tre la an­ti­gua no­ble­za me­die­val eu­ro­pea. Lle­gó a ha­cer­se tan po­pu­lar que, en al­gu­nas re­gio­nes del Con­ti­nen­te, ca­si po­dría­mos com­pa­rar­lo con lo que hoy es el fút­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.