BULL­DOG

Adorado en In­gla­te­rra, y no só­lo por con­quis­tar el co­ra­zón de mu­chos ci­no­fi­los de to­do el mun­do, sino por su ex­tra­or­di­na­ria mez­cla de ru­de­za y dul­zu­ra

Todo Perros - - Portada -

Sí al­gu­na vez se ha pre­gun­ta­do por qué el Bull­dog es el pe­rro pre­fe­ri­do de los di­bu­jan­tes de ti­ras có­mi­cas y ca­ri­ca­tu­ras pa­ra en­car­nar a un per­so­na­je un po­co hos­co, pe­ro en el fon­do con un co­ra­zón de oro, hay que de­cir que pro­ba­ble­men­te la res­pues­ta se en­cuen­tra en su tí­pi­ca ex­pre­sión de du­ro, como si es­tu­vie­se siem­pre en­fa­da­do. Real­men­te no es así, ya que lo que le ca­rac­te­ri­za es su ca­rác­ter dul­ce. ES­TA EX­TRA­OR­DI­NA­RIA MEZ­CLA DE RU­DE­ZA (APA­REN­TE) Y AMA­BI­LI­DAD ( UN HE­CHO) ES UNA DE LAS CA­RAC­TE­RÍS­TI­CAS MÁS APRE­CIA­DAS DE SUS NU­ME­RO­SOS AD­MI­RA­DO­RES. Sin em­bar­go, el Bull­dog no siem­pre fue de ese mo­do...

El equi­li­bra­do y bo­cha­chón pe­rro de hoy en día, fue en otro tiem­po el rey de la are­na, del que han per­ma­ne­ci­do el co­ra­je y la gran fuer­za fí­si­ca, que aho­ra só­lo se usa pa­ra la de­fen­sa

Su po­pu­la­ri­dad en­tre to­das las cla­ses so­cia­les de In­gla­te­rra, a pe­sar de su bar­ba­rie y vio­len­cia, lle­vó a la se­lec­ción de pe­rros ca­da vez más es­pe­cia­li­za­dos en es­tos en­fren­ta­mien­tos, do­ta­dos de una gran po­ten­cia, fe­ro­ci­dad, re­sis­ten­cia y ca­pa­ci­dad de so­por­tar el do­lor y se­guir pe­lean­do aun­que es­tu­vie­sen he­ri­dos: así na­ció el Bull­dog. Cuan­do, en 1835, fi­nal­men­te se apro­bó una ley que prohi­bía las pe­las en­tre ani­ma­les, el Bull­dog es­tu­vo en pe­li­gro de ex­tin­ción. Afortuna- da­men­te, a me­dia­dos del si­glo XIX, un pe­que­ño gru­po de aman­tes de la ra­za co­men­zó su re­cu­pe­ra­ción, y en 1860 el Bull­dog se pre­sen­tó por pri­me­ra vez en la Ex­po­si­ción de Bir­ming­ham. En 1861 se ela­bo­ró el primer stan­dard, y en 1864 se fun­dó el primer club de la ra­za, aun­que se ce­rró al po­co tiem­po. En 1875 se fun­dó otro club, pe­ro du­ró po­cos me­ses. Fi­nal­men­te, EL 13 DE ABRIL DE 1875 SE FUN­DÓ EN LON­DRES EL BULL­DOG CLUB IN­COR­PO­RA­TED, QUE AÚN EXIS­TE Y QUE EN EL

AÑOS 1875 PU­BLI­CÓ EL PRIMER STAN­DARD OFI­CIAL DE LA RA­ZA.

El ac­tual Bull­dog In­glés

Es­te pro­ce­so de trans­for­ma­ción de pe­rro de pe­lea a pe­rro “de com­pa­ñía” tie­ne al­go de mi­la­gro­so. CUAN­DO SE DES­PIER­TA EL ES­PÍ­RI­TU DE LA ARE­NA EN EL BULL­DOG AC­TUAL, PUE­DE CON­VER­TIR­SE EN UN VER­DA­DE­RO PRO­BLE­MA, TAN­TO PA­RA EL PRO­PIE­TA­RIO COMO PA­RA SU FA­MI­LIA, AUN­QUE LOS ADO­RA DE MA­NE­RA IN­CON­DI­CIO­NAL Y NO SE­LEC­TI­VA. La po­si­ción fa­vo­ri­ta del Bull­dog es es­tar tum­ba­do en el sue­lo mi­ran­do aten­ta­men­te a su pro­pie­ta­rio. De él se di­ce que es el pe­rro per­fec­to si se es al­go pe­re­zo­so. Por es­ta ra­zón, es­te po­ten­te pe­ro pa­cí­fi­co mo­lo­so in­glés ha in­fluen­cia­do tan­to a los di­bu­jan­tes ame­ri­ca­nos: por su ai­re fle­má­ti­co, de­bi­do a su, di­ga­mos, “fi­lo­so­fía vi­tal” ba­sa­da en “vi­ve y de­ja vi­vir”; a me­nos que, ob­via­men­te, se le mo­les­te. “Si me en­fa­do, ten­drás pro­ble­mas”.

Un pe­rro ade­cua­do pa­ra...

El Bull­dog no es pe­rro de­por­tis­ta, y des­de lue­go no es la elec­ción ideal si se quie­re prac­ti­car Agi­lity, pe­ro no por eso de­be­mos re­le­gar­lo a una vida de so­fá ( aun­que él se­gu­ra­men­te lo apre­cia­ría). Ne­ce­si­ta una ade­cua­da ac­ti­vi­dad fí­si­ca dia­ria pa­ra man­te-

ner to­ni­fi­ca­dos los múscu­los y pa­ra man­te­ner ac­ti­vos la cir­cu­la­ción y el apa­ra­to res­pi­ra­to­rio, que se pue­den ver afec­ta­dos por un ex­ce­so de se­den­ta­ris­mo. DE­BE­RE­MOS HA­CER AL­GO DE EJER­CI­CIO CON NUES­TRO BULL­DOG A DIA­RIO. Pe­ro hay que te­ner siem­pre en cuen­ta que su­fre mu­cho con el ca­lor, que pa­ra él ( como pa­ra otras ra­zas bra­qui­cé­fa­las, es de­cir, con el “ho­ci­co cor­to”) pue­de ser muy pe­li­gro­so. Es re­co­men­da­ble ha­cer más ejer­ci­cio cuan­do el cli­ma es más fres­co o du­ran­te las ho­ras de me­nos ca­lor en ve­rano ( por las ma­ña­nas tem­prano o cuan­do cae el sol). Tam­bién ha­bre­mos de cui­dar la alimentación de nues­tro pe­rro pa­ra que no en­gor­de, y no só­lo por la apa­rien­cia fí­si­ca, sino so­bre to­do pa­ra evi­tar po­si­bles pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios y car­dia­cos. Los ojos y los plie­gues de la piel de­ben lim­piar­se con re­gu­la­ri­dad, y hay que pres­tar aten­ción a cual­quier signo de ma­les­tar en el pe­rro. El Bull­dog tie­ne un um­bral de do­lor muy al­to, y pue­de que su­fra un pro­ble­ma y no mues­tre nin­gún signo de do­lor o mo­les­tia.

Ex pe­rro de pe­lea

El Bull­dog fue em­plea­do en pe­leas en­tre pe­rros y osos, y en­tre pe­rros y to­ros (lla­ma­dos res­pec­ti­va­men­te bear-bai­ting y bull-bai­ting)

Es una de las me­jo­res ra­zas de com­pa­ñía: dul­ce con los ni­ños y los an­cia­nos, sim­pá­ti­co e in­te­li­gen­te, no tien­de a te­ner ap­ti­tu­des do­mi­nan­tes con el due­ño

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.