Bo­ye­ro de Ber­na

De adul­to, con sus man­chas dis­tri­bui­das con si­me­tría geo­mé­tri­ca, es es­plén­di­do; de ca­cho­rro es como un ado­ra­ble pe­lu­che de t r apo.

Todo Perros - - Sumario -

Es­ta ra­za ex­pe­ri­men­ta un cre­ci­mien­to que se ve re­fle­ja­do en el nú­me­ro de ins­crip­cio­nes, que au­men­tan de una for­ma pe­que­ña pe­ro cons­tan­te. En 2004 se ins­cri­bie­ron 107 ejem­pla­res, y en 2013 fue­ron 231. En los dos úl­ti­mos años se ha in­cre­men­ta­do en un 5 % el nú­me­ro de ejem­pla­res en nues­tro país, con una di­fe­ren­cia de 100 ejem­pla­res; y aun­que es­ta ra­za no es­tá muy di­fun­di­da en Es­pa­ña, sí po­see fie­les ad­mi­ra­do­res. En Sui­za, su país de ori­gen, es una ra­za muy apre­cia­da y de mo­da. Si se desea ad­qui­rir un ca­cho­rro en un cria­de­ro, no hay que te­mer que nos den ga­to por lie­bre, ya que hay un con­trol muy ex­haus­ti­vo so­bre los cria­do­res, que crían ejem­pla­res res­pe­tan­do sus orí­ge­nes, su as­pec­to y sus pe­cu­lia­ri­da­des de ca­rác­ter. El Bo­ye­ro de Ber­na ori­gi­nal­men­te es un pe­rro de uti­li­dad, se­lec­cio­na­do por cam­pe­si­nos sui­zos como ayu­dan­te en las gran­jas y, pre­ci­sa­men­te a cau­sa de

sus orí­ge­nes, de­be man­te­ner­se rús­ti­co, ágil y bien pro­por­cio­na­do, do­ta­do de una cons­ti­tu­ción sa­na y ro­bus­ta. El ca­rác­ter res­pon­de igual­men­te a esos cri­te­rios de equi­li­brio y de ar­mo­nía que ex­pre­sa el fí­si­co. El Bo­ye­ro de Ber­na de hoy en día es como el que vi­vía en las gran­jas del Can­tón de Ber­na, un pe­rro in­te­li­gen­te y lleno de vida, de ca­rác­ter afa­ble y sen­si­ble. Se­ría un pe­ca­do arrui­nar­lo.

UN PE­RRO ÚTIL

Ac­tual­men­te, el Bo­ye­ro de Ber­na es esen­cial­men­te un com­pa­ñe­ro pa­ra to­da la fa­mi­lia, aun­que en su pa­tria al­gu­nas gran­jas lo uti­li­zan pa­ra el tra­ba­jo. Sin em­bar­go, es cier­to que cuan­do se le con­si­de­ra un pe­rro de uti­li­dad, los re­sul­ta­dos no se

ven afec­ta­dos, por lo que en Sui­za se le pue­de ver rea­li­zan­do tra­ba­jos de ca­rác­ter so­cial ( en Pe­tThe­rapy, en la bús­que­da en es­com­bros y en su­per­fi­cie), de­por­ti­vo ( aun­que me­nos), en dis­ci­pli­nas como la Obe­dien­cia y en las clá­si­cas prue­bas pa­ra pe­rros de de­fen­sa y uti­li­dad, don­de pue­de mos­trar cua­li­da­des como el va­lor, el tem­pe­ra­men­to, la do­ci­li­dad y la duc­ti­li­dad. Aun­que na­die le en­se­ñe ( ya que su pa­sa­do como guardián en las gran­jas es­tá im­pre­so en su me­mo­ria), el Bo­ye­ro de Ber­na es un ex­ce­len­te guardián, que no po­see ex­ce­si­vas reac­cio­nes de de­fen­sa y se mues­tra equi­li­bra­do. Ladra mí­ni­ma­men­te, ya que con­fía en su ca­pa­ci­dad de in­ti­mi­da­ción, pa­ra que bas­ta con su me­ra pre­sen­cia.

Una de las imá­ge­nes más tí­pi­cas de la ra­za es ti­ran­do de un ca­rro de le­che­ras, una tra­di­ción que, hoy en día, se man­tie­ne vi­va gra­cias al Car­ting, una ac­ti­vi­dad de­por­ti­va que tie­ne como ob­je­ti­vo re­sal­tar el com­pa­ñe­ris­mo pe­rro- con­duc­tor, la do­ci­li­dad, la obe­dien­cia, la fuer­za fí­si­ca y el desa­rro­llo mus­cu­lar. Se tra­ta de un de­por­te muy apre­cia­do en EE. UU. y en el Reino Uni­do. En Ita­lia, por su par­te, or­ga­ni­zan co­reo­gra­fías lla­ma­das “sca­rret­ta­re”, en las que el con­duc­tor se dis­fra­za y los pe­rros van con al­for­jas y pectorales. Am­bos des­fi­lan con mo­ti­vo de las fies­tas o fe­rias lo­ca­les, o en ex­po­si­cio­nes.

En las gran­jas sui­zas el Bo­ye­ro de Ber­na

fue un com­pa­ñe­ro real­men­te mul­ti­usos: des­de la guar­dia de la pro­pie­dad al re­mol­que de ca­rros de le­che, la de­fen­sa de la fa­mi­lia y vi­gi­lan­cia de los ni­ños, a la pro­tec­ción de las ca­be­zas de ga­na­do.

Es­te es el her­mo­so re­tra­to que de él hi­zo el pro­fe­sor Heim: «El Bo­ye­ro de Ber­na, gra­cias a su equi­li­brio en to­dos los sen­ti­dos y a sus ma­ra­vi­llo­sos co­lo­res, me pa­re­ce el pe­rro más be­llo que exis­te. Otras mu­chas ra­zas son in­tere­san­tes, be­llas y mag­ní­fi­cas por sus pe­cu­lia­ri­da­des, pe­ro el Bo­ye­ro de Ber­na me pa­re­ce be­llo por su nor­ma­li­dad. Na­da es exa­ge­ra­do en una so­la di­rec­ción, to­do es ar­mo­nio­so; na­da es ex­tra­ño, to­do es­tá en su jus­to lu­gar».

No se pue­de de­cir que Al­bert Heim no ha­ya que­ri­do al Bo­ye­ro de Ber­na.

Así es como él lo des­cri­bió: «traía al pue­blo

tres o cua­tro for­mas de Em­ment­hal o dos bi­do­nes lle­nos de le­che re­cién or­de­ña­da… se cuen­ta tam­bién que mu­chas ve­ces el pe­rro des­cen­día él so­lo de las mon­ta­ñas, don­de lo es­pe­ra­ba el co­mer­cian­te que des­car­ga­ba la le­che

y el que­so».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.