Jo-Fi, la pe­rri­ta de Freud

Todo Perros - - Sumario -

No to­dos los pe­rros pue­den de­cir que han te­ni­do como pro­pie­ta­rio al "pa­dre del psi­coa­ná­li­sis". Sig­mund Freud era un aman­te de los pe­rros y los con­si­de­ra­ba, a to­dos los efec­tos, miem­bros de la fa­mi­lia, por lo que ca­da uno te­nía re­ser­va­do su si­tio en la me­sa, don­de par­ti­ci­pan en las ce­le­bra­cio­nes fa­mi­lia­res y de­gus­ta­ban su tro­zo de tar­ta jun­to a los de­más miem­bros bípe­dos de la fa­mi­lia ( los cua­les eran psi­coa­na­li­za­dos). Una ra­za que a Freud le gus­ta­ba es­pe­cial­men­te era el Chow Chow, y, se­gu­ra­men­te, el que más es­tu­vo li­ga­do a él fue Jo- Fi, una hem­bra. Freud es­cri­bió de ella: « … y con­si­gues ex­pli­car los mo­ti­vos por los que se pue­de que­rer a un ani­mal, como Jo- Fi, con tan­ta in­ten­si­dad; se tra­ta de un afec­to sin am­bi­va­len­cia, de la sim­pli­ci­dad de una vida li­be­ra­da de los ca­si in­so­por­ta­bles con­flic­tos de la cul­tu­ra, de la be­lle­za de una exis­ten­cia com­ple­ta en sí mis­ma » . El neu­ró­lo­go aus­tría­co es­ta­ba con­ven­ci­do de que los pe­rros po­dían leer el ca­rác­ter de las per­so­nas me­jor que un psi­coa­na­lis­ta, y tam­bién es­ta­ba se­gu­ro que eran ca­pa­ces de que los pa­cien­tes se sin­tie­sen a gus­to. He­cho que per­mi­tió a Jo- Fi asis­tir a las se­sio­nes de aná­li­sis en su es­tu­dio, en el nú­me­ro 19 de la Berg­gas­se, en Vie­na. Su com­por­ta­mien­to ayu­da­ba a Freud en­ten­der el es­ta­do de áni­mo de un pa­cien­te: si es­ta­ba cal­ma­do y tran­qui­lo, y le ins­pi­ra­ba con­fian­za, la pe­rra se tum­ba­ba a su la­do; en cam­bio, si es­ta­ba ten­so y ner­vio­so, se man­te­nía a dis­tan­cia. Jo- Fi tam­bién era una va­lio­sa y pre­ci­sa se­cre­ta­ria, que sa­bía cuán­do ha­bía ter­mi­na­do el tiem­po del pa­cien­te. Una vez trans­cu­rri­dos los 50 mi­nu­tos de se­sión, se le­van­ta­ba y se di­ri­gía ha­cia la puer­ta. Su amo en­ten­día que era el mo­men­to de des­pe­dir­se, sin ne­ce­si­dad de mi­rar el re­loj. Cuan­do, el 4 de ju­nio de 1938, Sig­mund Freud se vio obli­ga­do a aban­do­nar la ca­pi­tal aus­tría­ca, su in­se­pa­ra­ble Jo- Fi subió con él al lu­jo­so Orient- Ex­press ha­cia Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.