Las co­rrec­cio­nes

En la educacion ca­ni­na re­sul­ta fun­da­men­tal te­ner unas ba­ses de ma­ne­jo cla­ras, que re­sul­ta­rán de­ter­mi­nan­tes pa­ra la apli­ca­ción de co­rrec­cio­nes.

Todo Perros - - Sumario - Por Iña­ki Mar­ki­nez

Los erro­res en la apli­ca­ción de co­rrec­cio­nes son es­pe­cial­men­te con­tra­pro­du­cen­tes en ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas. Ima­gi­ne­mos que ne­ce­si­ta­mos que el pe­rro reali­ce un ejer­ci­cio de sal­to en cual de­be pro­yec­tar­se 4- 4,5 m ( que es lo que es­ti­pu­lan las dis­ci­pli­nas de Ring), pe­ro el pe­rro al pro­yec­tar­se to­ca el bas­cu­lan­te. Si cas­ti­ga­mos es­ta ac­ción, es muy pro­ba­ble que el pe­rro aso­cie el cas­ti­go al ac­to de sal­tar, no al he­cho de to­car el bas­cu­lan­te. Ade­más, si cas­ti­ga­mos esa con­duc­ta mer­ma­re­mos la tan ne­ce­sa­ria ini­ci­ti­va de pro­yec­tar­se. En es­te ti­po de ejer­ci­cios se­rá mu­cho más re­co­men­da­ble usar re­fuer­zos di­fe­ren­cia­les, pri­me­ro por­que no ne­ga­ti­vi­za­rán la ac­ción de sal­tar, aun­que to­que, y se­gun­do por­que nos val­drá pa­ra re­for­zar los sal­tos en los cua­les el pe­rro no to­que. Es de­cir, no cas­ti­ga­re­mos los sal­tos en que to­que y sí pre­mia­re­mos siem­pre los sal­tos en los que no to­que. De es­ta ma­ne­ra no mer­ma­re­mos la vo­lun­tad del pe­rro y le co­mu­ni­ca­re­mos que los sal­tos mas pro­lon­ga­dos ten­drán un pre­mio. La me­jor pre­mi­sa pa­ra la educacion es que el pe­rro no co­me­ta fa­llos. Si en la ini­cia­ción de ca­da ejer­ci­cio in­du­ci­mos al pe­rro de una ma­ne­ra en la cual no co­me­ta erro­res, fa­ci­li­tan­do el ejer­ci­cio, las co­rrec­cio­nes se mi­ni­mi­za­rán y el ani­mal es­ta­ble­ce­rá de ba­se que la úni­ca for­ma de rea­li­zar el ejer­ci­cio es la ade­cua­da, con­so­li­dan­do así la con­duc­ta sin ha­ber lle­va­do al pe­rro a aso­cia­cio­nes erró­neas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.