No

Todo Perros - - Educación -

ca­be du­da de que el jue­go, si se rea­li­za con go­zo y ale­gría, sin ser for­za­do, con­so­li­da en gran me­di­da la re­la­ción en­tre el ca­cho­rro y el pro­pie­ta­rio, por­que no hay na­da más gra­ti­fi­can­te pa­ra nues­tro ca­cho­rro que nues­tra ri­sa y nues­tra fe­li­ci­dad. Es­tar jun­tos, tra­tar de en­ten­der­le y crear mo­men­tos de fe­li­ci­dad es muy im­por­tan­te. El jue­go no de­be ser una ac­ti­vi- QUÉ ALE­GRÍA JU­GAR CON LA PE­LO­TA Los hu­ma­nos te­ne­mos en co­mún con nues­tros ami­gos l os pe­rros al­gu­nas di­ver­sio­nes, en par­ti­cu­lar com­par­ti­mos el amor por los jue­gos de pe­lo­ta. No es que ellos se de­lei­ten con el fut­bol, el ba­lon­ces­to o el vo­lei­bol, pe­ro sí que les gus­ta, por dad fría y abu­rri­da: lan­za­mos la pe­lo­ta, él co­rre y se can­sa, por lo que des­pués se duer­me. Por el con­tra­rio, es im­por­tan­te con­si­de­rar­lo como una ex­tra­or­di­na­ria opor­tu­ni­dad pa­ra com­bi­nar la di­ver­sión con el apren­di­za­je. El jue­go desem­pe­ña un pa­pel fun­da­men­tal en el desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad del ca­cho­rro, de he­cho, in­fluen­cia­rá a su com­por­ta­mien­to de adul­to. Si,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.