HE­REN­CIA y ME­DIO

El ca­rác­ter de ca­da pe­rro re­sul­ta de la su­ma de su he­ren­cia ge­né­ti­ca y sus ex­pe­rien­cias vi­ta­les.

Todo Perros - - Educación - Iña­kiMar­ki­nez

En el desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad de ca­da in­di­vi­duo, tan­to el pa­tri­mo­nio ge­né­ti­co, he­re­da­do de sus pro­ge­ni­to­res (tem­pe­ra­men­to), como las ex­pe­rien­cias vi­vi­das (la in­fluen­cia del en­torno), re­sul­ta­rán de­ter­mi­nan­tes pa­ra sus fu­tu­ras ex­pre­sio­nes com­por­ta­men­ta­les. Es­tas ex­pe­rien­cias to­da­vía re­sul­ta­rán más re­le­van­tes en los pe­rio­dos sen­si­bles (los cua­tro pri­me­ros me­ses de vida), pues­to que en­ton­ces el gra­do de re­cep­ti­vi­dad del pe­rro es in­fi­ni­to. Po­de­mos de­cir que el tem­pe­ra­men­to es la par­te he­re­da­da de la per­so­na­li­dad. El pe­rro na­ce con una do­ta­ción ge­né­ti­ca de­ter­mi­na­da que con­di­cio­na­rá sus ten­den­cias con­duc­tua­les (en­ten­de­mos como te­nen­cias con­duc­tua­les las for­mas in­na­tas de ex­pre­sar com­por­ta­mien­tos, des­en­ca­de­na­dos por unos es­ti­mu­los es­pe­cí­fi­cos), las cua­les ten­drán unos um­bra­les de res­pues­ta de­ter­mi­na­dos (en­ten­de­mos por um­bral el ni­vel de es­ti­mu­la­ción que ne­ce­si­ta un in­di­vi­duo pa­ra que un com­por­ta­mien­to sea ex­pre­sa­do).

La in­fluen­cia de las ex­pe­rien­cias del en­torno so­bre el pa­tri­mo­nio ge­né­ti­co ( tem­pe­ra­men­to) for­ja­rá el ca­rác­ter de ca­da in­di­vi­duo. Por ello re­sul­ta igual de de­ter­mi­nan­te un pa­tri­mo­nio ge­né­ti­co de ca­li­dad como una so­cia­li­za­ción ade­cua­da, pues­to que la in­fluen­cia del en­torno mol­dea­rá los um­bra­les de ex­pre­sión de los ras­gos he­re­da­dos. La in­fluen­cia del en­torno (las ex­pe­rien­cias) po­ten­cia­rá o mer­ma­rá sus ten­den­cias con­duc­tua­les en fun­ción de su efec­to po­si­ti­vo o ne­ga­ti­vo, fun­da­men­tal­men­te en sus fa­ses crí­ti­cas, y por eso re­sul­ta de su­ma im­por­tan­cia una po­ten­cia­ción y des­en­si­bi­li­za­ción an­te los es­tí­mu­los del en­torno. De to­do ello po­de­mos con­cluir que las ex­pre­sio­nes con­duc­tua­les de los ras­gos he­re­da­dos de­pen­de­rán de dos fac­to­res: do­te al pe­rro de una ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je óp­ti­ma, lo que po­ten­cia­rá su gra­do de adap­ta­bi­li­dad a las va­ria­cio­nes am­bien­ta­les.

- ta­men­ta­les no le ha­yan pro­du­ci­do nin­gún ti­po de con­se­cuen­cia ne­ga­ti­va que le pro­duz­ca tal im­pac­to emo­cio­nal que inhiba la rea­li­za­ción de la con­duc­ta. No me can­sa­ré de re­pe­tir nun­ca, ar­tícu­lo tras ar­tícu­lo, la im­por­tan­cia de los pe­rio­dos sen­si­bles (0-112 días) de nues­tros com­pa­ñe­ros de cua­tro pa­tas. Una so­cia­li­za­ción y po­ten­cia­ción ade­cua­das desa­rro­llan en nues­tros ca­cho­rros un ma­yor nú­me­ro de co­ne­xio­nes neu­ro­na­les y un al­tí­si­mo gra­do de adap­ta­bi­li­dad a las fu­tu­ras in­cle­men­cias del en­torno. De­be­mos prio­ri­zar la ha­bi­tua­ción a los es­tí­mu­los, que son de di­fe­ren­te na­tu­ra­le­za: so­no­ros, de con­tac­to, vi­sua­les y, por úl­ti­mo, ol­fa­ti­vos. Re­sal­tar que la des­en­si­bi­li­za­ción a los es­tí­mu­los del en­torno ten­dre­mos que lle­var­la a ca­bo de una ma­ne­ra gra­dual, de­bien­do ser siem­pre es­tos (los es­tí­mu­los) pre­dic­to­res pa­ra el pe­rro de la lle­ga­da de una con­se­cuen­cia po­si­ti­va pa­ra él (co­mi­da, jue­go, ca­ri­cias, etc.).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.