Un mi­llón de gra­cias, Kont­xi­ta

Todo Perros - - Per­so­na­jes -

Es­ta em­pren­de­do­ra mu­jer ha he­cho del mun­do del pe­rro su for­ma de vi­da. Acé­rri­ma en su lu­cha pa­ra el es­ta­ble­ci­mien­to del Mon­dio­ring en el Es­ta­do, sin su in­con­di­cio­nal ayu­da en las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, pro­ba­ble­men­te es­te com­ple­jo de­por­te no go­za­ría de una nor­ma­li­za­ción tan es­pe­ra­da co­mo ne­ce­sa­ria. Di­ce el sa­bio re­fra­ne­ro que “de cas­ta le vie­ne al gal­go”, y és­te es un vi­vo ejem­plo de ello, pues­to que el bi­no­mio Kont­xi­ta- Phi­lip­pe ha he­cho de su pa­sión una for­ma de vi­da, re­co­rrien­do el mun­do de pun­ta a pun­ta con una agen­da re­ple­ta de com­pro­mi­sos, só­lo asu­mi­bles por per­so­nas de co­ra­zón nó­ma­da, que lle­van en lo más pro­fun­do de sus raí­ces es­ta com­ple­ja pro­fe­sión. Qué se­ría del mun­do ca­nino, en el cual la gue­rra de egos y los con­flic­tos es­tán a la or­den del día, sin per­so­nas co­mo es­ta es­tu­pen­da mu­jer, que lu­cha dia­ria­men­te pa­ra que la cre­cien­te cul­tu­ra ca­ni­na man­ten­ga una cor­du­ra tan ne­ce­sa­ria co­mo de­ter­mi­nan­te. Me sien­to afor­tu­na­do de co­no­cer a per­so­nas de es­ta ca­li­dad pro­fe­sio­nal y hu­ma­na, las cua­les me­re­cen mi res­pe­to y ad­mi­ra­ción por­que de­di­can su tiem­po, su vi­da, al mun­do del pe­rro en sus dis­tin­tas ver­tien­tes. Que­ri­dos lec­to­res, es­te ti­po de per­so­nas, por des­gra­cia, se en­cuen­tran en pe­li­gro de ex­tin­ción. Por to­do ello y mu­cho más: “¡un mi­llón de gra­cias, Kont­xi­ta!”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.