AMSTAFF

AME­RI­CAN STAF­FORDS­HI­RE TE­RRIER

Todo Perros - - Portada -

No es que el nú­me­ro de ins­crip­cio­nes au­men­te como la es­pu­ma, pe­ro, des­de lue­go, el Ame­ri­can Staf­fords­hi­re es uno de los te­rriers con ma­yor acep­ta­ción en los úl­ti­mos años, y el au­men­to más sor­pren­den­te es en Fran­cia, don­de, con más de 7.000 ejem­pla­res, la ra­za se en­cuen­tra en la ter­ce­ra po­si­ción por nú­me­ro de ins­crip­cio­nes, de­trás del Pas­tor Ale­mán y el Gol­den Re­trie­ver. Ci­fra inima­gi­na­ble in­clu­so en su pa­tria, don­de la ra­za, con cer­ca de 1.700-1.800 ejem­pla­res ins­cri­tos ca­da año, no só­lo ha per­di­do una bella po­si­ción (en 2009 era el 70º y en 2013 el 82º), sino que tam­bién ha si­do su­pe­ra­da por su “pri­mo” in­glés, el Staf­fords­hi­re Bull Te­rrier. Son da­tos que nos ha­cen pen­sar, ya que se tra­ta de un pe­rro con fuer­te ca­rác­ter, se­gu­ra­men­te no ap­to pa­ra to­do el mun­do, y los cria­do­res tie­nen la obli­ga­ción mo­ral de se­lec­cio­nar la me­jor mor­fo­lo­gía, ca­rác­ter y sa­lud. Pa­ra los que quie­ren com­par­tir su vida con un Amstaff se im­po­ne la obli­ga­ción mo­ral de rea­li­zar una elec­ción ra­zo­na­da, te­nien­do en cuen­ta no só­lo el cria­de­ro que ga­ran­ti­ce ca­cho­rros al­ta­men­te se­lec­cio­na­dos, sino tam­bién el ti­po de pe­rro que es, con un ca­rác­ter di­fí­cil, aun­que si cae en las ma­nos ade­cua­das es real­men­te ex­cep­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.