Wei­ma­ra­ner

Pe­rro de mues­tra úni­co por su i ncon­fun­di­ble co­lor, el Bra­co de Wei­mar o Wei­ma­ra­ner ha con­quis­ta­do du­ran­te si­glos el al­ma y la ima­gi­na­ción de ca­za­do­res, ar­tis­tas y aman­tes de los pe­rros.

Todo Perros - - Sumario -

El Wei­ma­ra­ner, o “fan­tas­ma gris”, es­tá en­vuel­to en un ve­lo de mis­te­rio y con­tro­ver­sia. La reale­za ale­ma­na lo ado­ra­ba y apre­cia­ba por su fuer­za y re­sis­ten­cia, aun­que tam­bién por su leal­tad y de­vo­ción por su pro­pie­ta­rio, al cual pro­te­gía, si era ne­ce­sa­rio, de los ani­ma­les sal­va­jes cuan­do le acom­pa­ña­ba en las jor­na­das de ca­za. Ac­tual­men­te, aun­que se si­gue uti­li­zan­do pa­ra la ca­za, es muy apre­cia­do como pe­rro de com­pa­ñía, ya que aún po­see ese ins­tin­to de ape­go a su due­ño. La his­to­ria so­bre su ori­gen es­tá un po­co di­fu­mi­na­da. En 1972, Klaus Hart­mann, el cual re­gu­ló la cría de es­ta ra­za de 1963 a 1975, di­jo que des­cen­día del Leit­hun­de gris, un pe­rro de ca­za fran­cés uti­li­za­do en el si­glo XVII. Pe­ro las teo­rías más acep­ta­das di­cen que des­cien­de del Pe­rro de San Hu­ber­to, un pe­rro de ca­za ti­po sa­bue­so que de­be su nom­bre a los mon­jes del mo­nas­te­rio de San Hu­ber­to. El Gran Duque Karl Au­gust ob­tu­vo a fi­na­les del si­glo XVIII los pri­me­ros ejem­pla­res de pura ra­za co­no­ci­dos. El duque desa­rro­lló la ra­za pa­ra su pro­pio dis­fru­te y la pro­te­gió, ac­ti­tud que to­do aquel que po­se­ye­ra uno adop­ta­ba y que con­ti­núo has­ta fi­na­les del si­glo XIX. En 1807 se fun­dó el Club Ale­mán del Wei­ma­ra­ner pa­ra pro­te­ger y me­jo­rar la ra­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.