¡Adiós Jud­ge!

Los pe­rros que tra­ba­jan, ya sean mi­li­ta­res o ci­vi­les, desa­rro­llan tal re­la­ción de ca­ma­ra­de­ría con su com­pa­ñe­ro hu­mano que el fi­nal de su ser­vi­cio se lle­ga a ce­le­brar de la ma­ne­ra más ofi­cial.

Todo Perros - - Sumario -

No to­dos los días un pe­rro po­li­cía es el pro­ta­go­nis­ta de una ce­re­mo­nia real­men­te­re emo­ti­va: vein­te po­li­cías y otros se­ten­ta agen­tes, que re­pre­sen­ta­ban otros de­par­ta­men­tos, han ho­me­na­jea­do a Jud­ge, un Pas­tor Ale­mán po­li­cía ju­bi­la­do que, por ra­zo­nes de sa­lud, tu­vo que ser sa­cri­fi­ca­do. El even­to tu­vo lu­gar el pa­sa­do mes de mar­zo en New Jer­sey, cer­ca del de­par­ta­men­to de po­li­cía de West Dept­ford. Jud­ge lle­va­ba al­gún tiem­po en­fer­mo y, a pe­sar de ha­ber si­do so­me­ti­do a una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca y a una te­ra­pia in­ten­si­va, no que­dó más re­me­dio que dormirlo pa­ra siem­pre. En su via­je ha­cia la muer­te, sin em­bar­go, no fue so­lo: le acom­pa­ñó su in­se­pa­ra­ble com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo y de vida, Frank. Con una de las man­gas que tan­to le gus­ta­ban en la bo­ca, Jud­ge des­fi­ló en­tre dos cor­do­nes de co­le­gas de dos y cua­tro pa­tas que le hi­cie­ron un me­re­ci­do ho­me­na­je. El Pas­tor Ale­mán se in­cor­po­ró a la po­li­cía en 2007, y has­ta que fue ope­ra­ti­vo, es de­cir, has­ta el mes de agos­to del año pa­sa­do, par­ti­ci­pó en 280 ope­ra­cio­nes, ayu­dó a de­te­ner a 152 sos­pe­cho­sos, a re­cu­pe­rar 40 vehícu­los ro­ba­dos, ar­mas y más de sie­te mil dó­la­res en dro­gas. En los úl­ti­mos me­ses, Jud­ge ma­ni­fes­tó sín­to­mas de la en­fer­me­dad de Cus­hing, y Frank lle­gó a gas­tar­se más de diez mil dó­la­res pa­ra cu­rar­lo, ayu­da­do por su co­le­gas y por la co­mu­ni­dad lo­cal, que hi­cie­ron ca­de­nas so­li­da­rias pa­ra fi­nan­ciar el tra­ta­mien­to. Pe­ro, la­men­ta­ble­men­te, fue inú­til.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.