El en­can­to del pri­mi­ti­vo

Tie­ne as­pec­to a r i s to­crá­ti­co, una arru­ga so­bre la fren­te y la co­la en­ro­lla­da, no l adra y es más lim­pio que un ga­to: es el Ba­sen­ji, una ra­za pa­ra des­cu­brir.

Todo Perros - - Raza Del Mes -

Uno se pue­de ima­gi­nar el An­ti­guo Egip­to cuan­do se en­cuen­tra de fren­te con un Ba­sen­ji: bas­ta con pen­sar en las an­ti­guas tum­bas de los fa­rao­nes, de las di­nas­tías im­pe­ria­les, don­de se pue­den ad­mi­rar pe­que­ños pe­rros con co­la de ani­llo y las ore­jas er­gui­das, que tie­nen una im­pre­sio­nan­te se­me­jan­za con el Ba­sen­ji que co­no­ce­mos hoy en día. El víncu­lo en­tre es­te pe­rro y los pe­rros egip­cios es real­men­te muy fuer­te, ya que pa­re­ce que fue un ob­je­to de re­ga­lo a los fa­rao­nes por par­te de las tri­bus in­dí­ge­nas, que lo uti­li­za­ban pa­ra la ca­za, por lo que con­ti­nuó vi­vien­do des­pués de la caí­da del Im­pe­rio Egip­cio. Se per­dió la pis­ta de es­ta ra­za, por lo que se cre­yó ex­tin­ta, pe­ro a fi­na­les del si­glo XIX se en­con­tró en el Congo y los in­gle­ses lo lle­va­ron a Eu­ro­pa. En 1937, lle­ga a nues­tro con­ti­nen­te una se­gun­da pa­re­ja de su­je­tos y la ra­za co­mien­za a apre­ciar­se y a di­fun­dir­se. No de­be pen­sar­se que, por pro­ce­der de Áfri­ca, el Ba­sen­ji só­lo se adap­ta a lu­ga­res cá­li­dos; en reali­dad, nos en­con­tra­mos con ejem­pla­res vi­vien­do sin pro­ble­mas en el Nor­tea­mé­ri­ca y en el nor­te de Eu­ro­pa, lo que con­fir­ma el gran es­pí­ri­tu de adap­ta­ción de es­ta ra­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.