De­jan­do hue­lla

Todo Perros - - Editorial -

Ha­ce unas po­cas se­ma­nas per­dí a un gran ami­go, a un gran com­pa­ñe­ro... su nom­bre era Zinco. Era un Alas­kan Ma­la­mu­te ma­jes­tuo­so, fiel y ge­ne­ro­so. Nun­ca me dio un dis­gus­to... Rec­ti­fi­co, nun­ca nos dio un dis­gus­to ni a mí ni a mi familia. Des­de el prin­ci­pio se con­vir­tió en una par­te fun­da­men­tal de nues­tras vi­das, de­jan­do de ser una mas­co­ta pa­ra con­ver­tir­se en miem­bro de nues­tro “clan”. Mi her­mano y mi cu­ña­da han si­do los en­car­ga­dos de cui­dar­le du­ran­te los úl­ti­mos 15 años, com­par­tien­do con él mu­chas anéc­do­tas, en­tre las que to­dos re­cor­da­mos aque­lla vez que se co­mió a la­me­ta­zos a mi hi­ja cuan­do se la pre­sen­ta­mos por pri­me­ra vez. Nun­ca res­tó tiem­po de des­can­so, sino su­mó a nues­tro día a día mi­nu­tos de afec­to. Con él se nos ha ido una par­te im­por­tan­te de no­so­tros mis­mos, pe­ro no re­nun­cia­mos a la idea de no en­con­trar un nue­vo com­pa­ñe­ro de cua­tro pa­tas que ca­mi­ne jun­to a no­so­tros. He aquí un am­plio mues­tra­rio de al­gu­nas de las ra­zas más que­ri­das, co­no­ci­das y des­co­no­ci­das de ca­nes. Es cier­to que to­das ellas tie­nen sus pros y sus con­tras, pe­ro tam­bién to­das ellas re­pre­sen­tan la opor­tu­ni­dad de des­cu­brir un ami­go que se con­vier­ta en mu­cho más que en una sim­ple mas­co­ta. La elec­ción es nues­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.