El or­ga­nis­mo del pe­rro no es ca­paz de fa­bri­car es­tos ami­noá­ci­dos por sí mis­mos, por ello es im­por­tan­te su­mi­nis­trar al can de una su­fi­cien­te pro­por­ción de pro­teí­na pa­ra que pue­da rea­li­zar de for­ma co­rrec­ta todos los pro­ce­sos me­ta­bó­li­cos de la re­no­va­ción. P

Todo Perros - - Alimentación -

Tam­bién lla­ma­das lí­pi­dos,las gra­sas son esen­cia­les pa­ra el cuer­po, ya que re­pre­sen­tan la prin­ci­pal fuen­te de ener­gía pa­ra el pe­rro. Es­tas son de asi­mi­la­ción rá­pi­da, por lo que do­tan al can de un to­rren­te de fuer­za. Nues­tro pe­rro pue­de to­le­rar do­sis muy al­tas en la die­ta, sin in­cu­rrir en pro­ble­mas o en­fer­me­da­des. Ade­más de pro­por­cio­nar es­ta va­lio­sa fuen­te de ener­gía, la gra­sa tam­bién ayu­da al cuer­po de nues­tra mas­co­ta a po­der rea­li­zar re­ser­vas que pue­dan ayu­dar­le a abor­dar pro­ble­mas fu­tu­ros que re­quie­ran un ma­yor des­gas­te de ener­gía. Pe­se a la ma­la fa­ma de la gra­sa, es­ta es ne­ce­sa­ria pa­ra la vi­da, al igual que otros ele­men­tos como las vi­ta­mi­nas. En­tre las más im­por­tan­tes en­con­tra­mos los áci­dos gra­sos po­li­in­sa­tu­ra­dos de la ome­ga- 3 y ome­ga- 6, que no pue­de ser sin­te­ti­za­dos por el cuer­po, por lo que de­ben ser ad­mi­nis­tra­dos a tra­vés de la die­ta. Los pri­me­ros ayu­dan a me­jo­rar la ac­ti­vi­dad an­ti­in­fla­ma­to­ria, el ren­di­mien­to de­por­ti­vo, re­tar­dan el en­ve­je­ci­mien­to y pro­mue­ven el apren­di­za­je de los jó­ve­nes. Mien­tras que los ome­ga-6, con­te­ni­da prin­ci­pal­men­te en los acei­tes ve­ge­ta­les, me­jo­ran la ac­ti­vi­dad re­pro­duc­ti­va y con­tri­bu­yen al bie­nes­tar de la piel y el pelo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.