Pri­me­ra to­ma de con­tac­to

Todo Perros - - Editorial -

La edu­ca­ción del nues­tras mas­co­tas no es al­go que nos po­da­mos to­mar a la li­ge­ra. Aunque ca­da vez los pro­pie­ta­rios de pe­rros es­tán más con­cien­za­dos en es­te pun­to, aún son po­cos los que de­ci­den acu­dir a un es­pe­cia­lis­ta pa­ra que les guíe en la di­fí­cil ta­rear de en­ten­der las ne­ce­si­da­des y los lí­mi­tes de nues­tros ani­ma­les de cua­tro pa­tas. Y es que, tal y como se des­pren­de de los re­por­ta­jes de es­ta re­vis­ta, no todos los pe­rros tie­nen el mis­mo ca­rác­ter. Ca­da ra­za es­tá do­ta­da de una per­so­na­li­dad to­tal­men­te dis­tin­ta, que la di­fe­ren­cia del res­to. Por ello, hay ra­zas más tran­qui­las, otras más activas, y otras que es­tán es­pe­cial­men­te in­di­ca­das pa­ra tra­ba­jos de­ter­mi­na­dos, como la te­ra­pia con ani­ma­les. Es­to ha­ce que sea de vi­tal im­por­tan­cia que an­tes de adop­tar a una nue­va mas­co­ta y lle­var­la a ca­sa nos in­for­me­mos so­bre sus se­ñas de iden­ti­dad, y pen­se­mos ver­da­de­ra­men­te si se adap­tan a nues­tras ne­ce­si­da­des. De es­te mo­do, evi­ta­re­mos que tan­to el ani­mal como no­so­tros mis­mos ten­ga­mos pro­ble­mas de com­pa­ti­bi­li­dad en un fu­tu­ro. No en vano, tal y como re­za el di­cho “no hay que fiar­se de las apa­rien­cias”. En otras pa­la­bras, no hay que ele­gir a nues­tro com­pa­ñe­ro de cua­tro pa­tas só­lo por su as­pec­to, sino por lo que guar­da en su in­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.