La

Todo Perros - - Salud -

Ba­jo el nom­bre de oru­gas de la pro­ce­sio­na­ria se re­co­gen cer­ca de cua­ren­ta es­pe­cies di­fe­ren­tes, de las cua­les la más co­mún es la pro­ce­sio­na­ria del pino y la de los ro­bles. El as­pec­to es el de una lar­va de la lon­gi­tud de unos po­cos cen­tí­me­tros, cu­yo cuer­po es­tá re­ple­to de pe­los ur­ti­can­tes. El nom­bre que las dis­tin­gue pro­vie­ne de su há­bi­to de es­tar en el sue­lo en fi­la in­dia, co­mo si se tra­ta­ra de una pro­ce­sión. El pe­rro que en­tra en con­tac­to con es­tos

“in­sec­tos”, ol­fa­tean­do o po­nien­do en prác­ti­ca su ins­tin­to de ca­za. Es­te pre­sen­ta­rá de in­me­dia­to una gran sa­li­va­ción in­ten­sa, se­gui­da de do­lor y epi­so­dios pos­te­rio­res de vó­mi­tos y dia­rrea, a me­nu­do tam­bién con san­gre. Los prin­ci­pa­les da­ños los pre­sen­ta­rá en la len­gua, que pue­den lle­gar in­clu­so a pre­sen­tar ne­cro­sis y con­llear la mu­ti­la­ción com­ple­ta, lo que pue­de afec­tar gra­ve­men­te al fu­tu­ro del pe­rro. En es­tos ca­sos es ne­ce­sa­rio ha­cer tan pron­to co­mo sea po­si­ble un la­va­do a fon­do de la bo­ca del ani­mal con agua y bi­car­bo­na­to, con el fin de eli­mi­nar los irri­tan­tes con los que ha es­ta­do en con­tac­to nues­tro ami­go de cua­tro pa­tas. In­me­dia­ta­men­te des­pués se­rá ne­ce­sa­rio acu­dir a nues­tro ve­te­ri­na­rio pa­ra re­ci­bir tra­ta­mien­to mé­di­co es­pe­cia­li­za­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.