La agre­sión por pro­tec­ción de re­cur­so

Todo Perros - - Sumario - IÑA­KI MARKINEZ

La agre­sión por pro­tec­ción de re­cur­so es un pro­ble­ma de con­duc­ta muy ha­bi­tual y ge­ne­ra agre­sio­nes tan­to in­tra­es­pe­cí­fi­cas (con­gé­ne­res), co­mo in­ter­es­pe­cí­fi­cas (hu­ma­nos y otras es­pe­cies). Es­te pro­ble­ma de con­duc­ta es es­ta­ble­ci­do y des­en­ca­de­na­do ge­ne­ral­men­te en los pe­rio­dos sen­si­bles del pe­rro. Sue­le ser de­bi­do a que du­ran­te la po­se­sión de un de­ter­mi­na­do re­cur­so por par­te del pe­rro: co­mi­da, ju­gue­tes, zo­na de des­can­so, etc. Y an­te la ame­na­za de la pér­di­da de es­te (el re­cur­so), el pe­rro ex­pre­sa una con­duc­ta agre­si­va y el es­tí­mu­lo ame­na­zan­te (pro­pie­ta­rios, pe­rros,etc) res­pec­to a la pér­di­da del re­cur­so ce­sa. Es de­cir el pe­rro con la rea­li­za­ción de una ac­ción agre­si­va ob­tie­ne be­ne­fi­cios. Es­ta es la for­ma en la cual se es­ta­ble­cen y con­so­li­da­dan es­te ti­po de pro­ble­mas con­duc­tua­les. Es­tos com­por­ta­mien­tos (agre­si­vos) son ex­pre­sa-

dos por los di­fe­ren­tes ejem­pla­res des­de eda­des tem­pra­nas y de­be­rán de ser erra­di­ca­dos lo an­tes po­si­ble. Pues­to que si es­tas res­pues­tas se pro­lon­gan y con­so­li­dan se­rá más com­pli­ca­da su des­apa­ri­ción y aca­rrea­rá una con­vi­ven­cia in­sos­te­ni­ble en la re­la­ción due­ño-pe­rro. La fal­ta de lí­mi­tes por par­te de sus pro­pie­ta­rios y la ten­den­cia na­tu­ral de es­tos a hu­ma­ni­zar a sus mas­co­tas en in­fi­ni­dad de oca­sio­nes aca­ba ge­ne­ran­do es­te ti­po de pa­to­lo­gías. De­be­re­mos de en­se­ñar a nues­tros pe­rros que to­da ac­ción agre­si­va tie­ne con­se­cuen­cias y que la ob­ten­ción de los di­fe­ren­tes re­cur­sos nun­ca se­rá por imposición de es­te (el pe­rro). Si no erra­di­ca­mos es­te ti­po de pro­ble­mas com­por­ta­men­ta­les, es­tos se­rán ex­pre­sa­dos de una ma­ne­ra con­ti­nua­da por nues­tros ca­nes en si­tua­cio­nes en las cua­les el pe­rro se en­cuen­tre con su co­mi­da, ju­gue­tes o en su lu­gar de des­can­so y po­drán aca­rrear ries­gos de di­ver­sa con­si­de­ra­ción. Si tenemos es­te ti­po de pro­ble­ma con nues­tra mas­co­ta y no nos ve­mos ca­pa­ces de sol­ven­tar­lo, de­be­re­mos acu­dir lo an­tes po­si­ble a pro­fe­sio­na­les cua­li­fi­ca­dos ex­per­tos en es­te ti­po de pro­ble­mas com­por­ta­men­ta­les.

CLA­VES PA­RA LA PRE­VEN­CIÓN

– El es­ta­ble­ci­mien­to de un víncu­lo ade­cua­do po­ten­cia­rá el li­de­raz­go de su guía y re­for­za­rá la de­pen­den­cia afec­ti­va de am­bos. – La educación tem­pra­na en­se­ña­rá al ca­cho­rro a tra­ba­jar en equi­po y po­ten­cia­rá la em­pa­tía y el res­pe­to. – El en­tre­na­mien­to a tra­vés del jue­go nos ayu­da­rá a es­ta­ble­cer lí­mi­tes en el ca­cho­rro de una ma­ne­ra lú­di­ca. – El ce­pi­lla­do des­de eda­des tem­pra­nas nos ayu­da­rá a una ha­bi­tua­ción de su ma­ni­pu­la­ción fi­si­ca. – El es­ta­ble­ci­mien­to de lí­mi­tes fa­ci­li­ta­rán la in­ten­gra­ción del pe­rro pa­ra una bue­na con­vi­ven­cia en la so­cie­dad hu­ma­na y lo do­ta­rán de ma­yor au­to­rre­gu­la­ción. – Una ac­ti­tud fir­me, con­sis­ten­te y so­se­ga­da por par­te del guía ayu­da­rá a es­ta­ble­cer un bi­no­mio equi­li­bra­do. – La ges­tión de los re­cur­sos por par­te de su guía de una ma­ne­ra ade­cua­da evi­ta­rá que se es­ta­blez­can es­te ti­po de con­duc­tas agre­si­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.