Una his­to­ria con Ànal Ie­liz

Todo Perros - - Sumario - IÑA­KI MARKINEZ

Me gus­ta­ría de­di­car es­te ar­tícu­lo, a to­dos esos hé­roes de cua­tro pa­tas que tra­ba­jan co­do con co­do con la com­ple­ja y mu­chas ve­ces des­gra­de­ci­da es­pe­cie hu­ma­na y que en in­fi­ni­dad de oca­sio­nes, gra­cias a su en­tre­ga y leal­tad, ha­cen que sucesos que apun­tan desen­la­ces trágicos aca­ben con un fi­nal feliz. Es­ta his­to­ria co­men­zó a prin­ci­pios de ma­yo un fa­tí­di­co sá­ba­do a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de en las in­me­dia­cio­nes de Bil­bao. Es ahí cuan­do los fa­mi­lia­res de Ma­ri­bel de­ja­ron de te­ner no­ti­cias de ella. Se tra­ta de una mu­jer de 74 años que por des­gra­cia es­tá aque­ja­da de Alz­hei­mer, y que aca­bó des­orien­ta­da y per­di­da. Sus fa­mi­lia­res ini­cia­ron una in­ce­san­te bús­que­da pa­ra tra­tar de en­con­trar­la. La po­li­cía pi­dió la co­la­bo­ra­ción ciu­da­da­na pa­ra dar con su pa­ra­de­ro. Lle­va­ba des­apa­re­ci­da 48 ho­ras y to­do apun­ta­ba a un trá­gi­co desen­la­ce. En es­te mo­men­to es don­de co­men­zó la proeza de los pro­ta­go­nis­tas de es­ta bo­ni­ta his­to­ria, Juan An­to­nio y Xua. Xua es una pe­rri­ta de tres años de edad mes­ti­za de Pas­tor Ale­mán, do­ta­da de una dul­ce mi­ra­da despierta y unos pre­cio­sos ojos par­dos. Su pro­pie­ta­rio, Juan An­to­nio, es so­brino de la des­apa­re­ci­da y ca­sual­men­te am­bos, Juan An­to­nio y Xua, lle­va­ban va­rios me­ses en­tre­nan­do ejer­ci­cios pa­ra tra­ba­jos de de­tec­cioón en xtrem-dogs, un cen­tro ca­nino ca­pi­ta­nea­do por Eu­ge­nio Et­xe­ba­rría en las in­me­dia­cio­nes de Get­xo. Juan An­to­nio ini­ció así una bús­que­da a con­tra­rre­loj tra­tan­do de en­con­trar a Ma­ri­bel. Mos­tró a Xua un olor de re­fe­ren­cia an­tes de ini­ciar es­ta fan­tás­ti­ca ha­za­ña. Xua en­ca­mi­nó por el lu­gar en el cual el creía que po­día es­tar Ma­ri­bel,apro­ve­chan­do su sen­ti­do más po­ten­te (el ol­fa­to). Co­men­zó la ta­rea pa­ra la cual ha­bía si­do en­tre­na­da con an­te­rio­ri­dad. Cuan­do ape­nas lle­va­ba un cuar­to de ho­ra

ras­trean­do la zo­na, Juan An­to­nio, per­ci­bió có­mo la ex­ci­ta­ción de la pe­rra se in­cre­men­ta­ba y subía de in­ten­si­dad en la bús­que­da. Mi­nu­tos des­pués, Xua arran­có ha­cia un in­hós­pi­to ca­mino ro­dea­do de ma­le­za, y en po­cos se­gun­dos lle­gó el la­dri­do más desea­do: Xua ha­bía lo­ca­li­za­do a la víc­ti­ma, la cual se en­con­tra­ba en un lu­gar de ac­ce­so muy com­pli­ca­do al fi­nal de un te­rra­plén en el ca­mino de los Mim­bres en­tre los ba­rrios de la Pe­ña y San Adrián, en Bil­bao. Ma­ri­bel se en­con­tra­ba cons­cien­te ten­di­da en mi­tad de un char­co a ape­nas 900 m de su re­si­den­cia. Juan An­to­nio vio cum­pli­do su de­seo de en­con­trar a Ma­ri­bel sa­na y sal­va. Lo que en me­ses an­te­rio­res ha­bía ini­cia­do Juan An­to­nio (en­tre­na­mien­tos ol­fa­ti­vos) co­mo una for­ma lú­di­ca pa­ra po­der dis­fru­tar con su pe­rra, aca­bó sien­do la pie­dra an­gu­lar pa­ra que es­ta fan­tás­ti­ca pe­rra pu­die­ra sal­var una vi­da. Las ca­pa­ci­da­des ol­fa­ti­vas de la es­pe­cie ca­ni­na ha­cen que nues­tros ca­nes go­zen de una na­riz pri­vi­le­gia­da, una po­ten­cia­ción y en­tre­na­mien­to ade­cua­do abri­rán un in­fi­ni­to abanico de po­si­bi­li­da­des pa­ra el en­tre­na­mien­to y dis­fru­te de los guías y sus pe­rros, tan­to a ni­vel lú­di­co o de­por­ti­vo, co­mo a ni­vel uti­li­ta­rio pa­ra si­tua­cio­nes reales. No hay que ol­vi­dar que es una ver­tien­te (la ol­fa­ti­va) que ade­más es ap­ta pa­ra to­do ti­po de ra­zas, lo cual po­si­bi­li­ta a cual­quier pro­pie­ta­rio de pe­rro a po­der po­ner en prác­ti­ca es­ta apa­sio­nan­te ta­rea y así dis­fru­tar de su com­pa­ñe­ro más fiel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.