La fe­li­ci­dad se pro­gra­ma

A ve­ces que nues­tra mas­co­ta va­ya con co­rrea du­ran­te el pa­seo pue­de no ser su­fi­cien­te.

Todo Perros - - Ellos & Nosotros -

En al­gu­nos ca­sos, por des­gra­cia, las di­fi­cul­ta­des pa­ra con­tro­lar a nues­tro pe­rro sur­gen del he­cho de no ha­ber­nos in­for­ma­do lo bas­tan­te so­bre el ca­rác­ter y las ne­ce­si­da­des que tie­ne la ra­za con la que he­mos de­ci­di­do com­par­tir nues­tro ho­gar. Nor­mal­men­te cuan­do nos com­pra­mos un pe­rro só­lo pen­sa­mos en lo bo­ni­to que es, y en po­co más. Ca­si nos preo­cu­pa­mos más por sa­ber si suel­ta mu­cho pe­lo o si lle­na­rá nues­tro so­fá de ba­bas, de que si tie­ne un ca­rác­ter com­pa­ti­ble con el he­cho de que es­te­mos ca­si to­do el día fue­ra de nues­tro ho­gar. No he­mos de ol­vi­dar que hay mu­chas ra­zas que son muy de­pen­dien­tes y que ne­ce­si­tan te­ner a su due­ño o a su fa­mi­lia adop­ti­va cons­tan­te­men­te cer­ca por­que si no su­fren cua­dros de an­sie­dad de los que de­ri­van otros pro­ble­mas mu­cho más gra­ves. Si la fe­li­ci­dad es la for­ma de in­di­car que es­ta­mos sa­tis­fa­chos y sa­nos, la pri­me­ra pre­gun­ta que de­be­mos ha­cer­nos al com­prar un pe­rro es si, de­bi­do a sus ca­rac­te­rís­ti­cas, real­men­te es­ta­re­mos en con­di­cio­nes de ha­cer­lo fe­liz. Y te­ne­mos que ser ho­nes­tos en nues­tra res­pues­ta... An­tes de com­par­tir nues­tro ho­gar con una de­ter­mi­na­da ra­za, de­be­re­mos in­for­mar­nos de sus ne­ce­si­da­des y de cuá­les son sus se­ñas de iden­ti­dad. No to­das las ra­zas son com­pa­ti­bles con to­dos los due­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.