Fal­si­fi­ca­cio­nes

Todo Perros - - Récord Guinness -

Cuan­do se ha­bla de los orí­ge­nes del Whip­pet se pue­de pen­sar en to­do, me­nos en pa­la­cios reales, im­pre­sio­nan­tes cas­ti­llos o re­si­den­cias no­bles de lu­jo. Y es que es­ta ra­za no tie­ne na­da de aris­to­crá­ti­ca, en com­pa­ra­ción a las otras que for­man la fa­mi­lia de los gal­gos. Es­te pe­rro in­glés, de he­cho, fue se­lec­cio­na­do en 1800 por los tra­ba­ja­do­res y los mi­ne­ros de las zo­nas in­dus­tria­les del nor­te de In­gla­te­rra pa­ra la ca­za de la lie­bre y el conejo de mon­te, así co­mo pa­ra el en­tre­te­ni­mien­to en las ca­rre­ras, de­bi­do a su gran ve­lo­ci­dad. Es­te ori­gen hu­mil­de, y un tan­to di­fu­so, ha­ce di­fí­cil sa­ber a cien- cia cier­ta con qué otras ra­zas se cru­zó has­ta dar con la ac­tual. To­do son su­po­si­cio­nes y con­je­tu­ras. Al­gu­nos his­to­ria­do­res del mun­do de los pe­rros sos­tie­nen que los tra­ba­ja­do­res y los mi­ne­ros ha­brían re­cu­rri­do al gal­go ita­liano co­mo pa­dre de es­ta nue­va ra­za y a los te­rriers co­mo po­si­ble cru­ce, pa­ra au­men­tar su ve­lo­ci­dad. No en vano, es­tos úl­ti­mos tam­bién eran em­plea­dos pa­ra ca­zar y por lo tan­to se ca­rac­te­ri­za­ron por un fuer­te ins­tin­to. Sin em­bar­go, otros po­nen en du­da es­ta teo­ría y se­ña­lan que el gal­go ita­liano ori­gi­nal tu­vo que cru­zar­se con al­gu­na ra­za muy di­fe­ren­te pa­ra dar co­mo re­sul­ta­do el Whip­pet, una ra­za que no El Whip­pet es re­sul­ta­do de va­rios cru­ces, pe­ro no se sa­be a cien­cia cier­ta de qué ra­zas. só­lo des­ta­ca por su ve­lo­ci­dad y su es­truc­tu­ra del­ga­da y es­bel­ta, sino tam­bién por po­seer un ca­rác­ter equi­li­bra­do y dó­cil, al­go de lo que no pue­de pre­su­mir el Te­rrier.

«Nun­ca ha­bía te­ni­do pe­rro has­ta que mi es­po­sa me sor­pren­dió por mi cum­plea­ños con un pe­que­ño Whip­pet. Su nom­bre es Ri­co y des­de ha­ce 3 años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.