Vo­lu­mi­no­sos, pe­ro in­me­jo­ra­bles

Era el rey de res­ca­te

Todo Perros - - Raza Mastín -

El ins­tin­to na­tu­ral de ayu­dar de es­te pe­rro es inigua­la­ble. Su en­tre­ga por su la­bor de sal­var vi­das es to­tal­men­te de­sin­te­ra­da y pue­de lle­var­la al lí­mi­te, in­clu­so aun­que le cues­te la su­ya pro­pia. Su gran sen­ti­do de la orien­ta­ción, y su gran ca­pa­ci­dad de se­guir ras­tros (pue­de “oler” a un hom­bre a va­rios ki­ló­me­tros de dis­tan­cia), le per­mi­ten lle­var a ca­bo su la­vor de sal­va­men­to de una for­ma su­ma­men­te efi­caz y a adi­vi­nar de an­te­mano la caí­da de una ava­lan­cha o la lle­ga­da de una tor­men­ta. Es­tas son só­lo al­gu­nas de las cua­li­da­des que han he­cho del San Ber­nar­do el rey del res­ca­te en las al­tas mon­ta­ñas. Eso sí, su trono se ha vis­to ame­na­za­do por la lle­ga­da de las nue­vas tec­no­lo­gías mo­der­nas de sal­va­men­to, que han des­te­rra­do a es­te pe­rro co­mo prin­ci­pal ayu­dan­te, pre­fi­rien­do a ra­zas más pe­queas de­bi­do a su li­ge­re­za y fa­ci­li­dad de trans­por­te. Sin em­bar­go, hay que re­cor­dar que el San Ber­nar­do es ca­paz de lle­var a ca­bo las ta­reas de res­ca­te ca­si en so­li­ta­rio, con­fian­do en sus pro­pias ca­pa­ci­da­des, pues­to que só­lo él es ca­paz de re­co­rrer en so­li­ta­rio la mon­ta­ña du­ran­te va­rios días en bus­ca de la per­so­na des­apa­re­ci­da, evi­tan­do grie­tas y pre­ci­pi­cios, y en­con­tran­do la víc­ti­ma in­clu­so en un tú­nel, que tu­vo que ex­ca­var él mis­mo. To­do es­to con­vier­ten al San Ber­nar­do en la ra­za ideal de res­ca­te y sal­va­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.