Cam­bios de tiem­po

Todo Perros - - Editorial - María Lorente Di­rec­to­ra To­do Pe­rros

El cam­bio de tiem­po nos trae de ca­be­za a to­dos, in­clu­so a nues­tras mas­co­tas de cua­tro pa­tas. Tal vez a ellas no les afec­te de la mis­ma for­ma que a no­so­tros, en cuan­to a la po­si­bi­li­dad de co­ger al­gún que otro res­fria­do, pe­ro sí en su es­ta­do de áni­mo. Y es que, al igual que no­so­tros, ne­ce­si­tan una es­ta­bi­li­dad cli­má­ti­ca que les ayu­de a pre­pa­rar­se pa­ra afron­tar me­jor la es­ta­ción oto­ñal y el cer­cano in­vierno. No en vano, no es lo mis­mo po­der dis­fru­tar de lar­gos pa­seos du­ran­te la pri­ma­ve­ra y el ve­rano, que te­ner que co­rrer, em­pu­ja­dos por la llu­via, pa­ra vol­ver a ca­sa lo an­tes po­si­ble. Pe­ro es­te no es el úni­co in­con­ve­nien­te de es­te vai­vén cli­má­ti­co, sino que tam­bién se ha de te­ner en cuen­ta la po­si­bi­li­dad de que pue­dan con­traer al­gún ti­po de en­fer­me­dad pro­pia del otoño, in­clu­so de fi­na­les de ve­rano. Por ello, de­be­re­mos ser es­pe­cial­men­te pre­ca­vi­dos y es­tar aten­tos por don­de me­te el ho­ci­co nues­tro pe­rro. De es­ta for­ma, evi­ta­re­mos ma­les fu­tu­ros y po­dre­mos com­par­tir con él de las ape­te­ci­bles tar­des de in­vierno en las que nos ta­pa­mos có­mo­da­men­te con una man­ta en el so­fá. Un pla­cer, sin du­da, he­cha a me­di­da del hom­bre, pe­ro tam­bién de su ami­go más fiel, el pe­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.