¿Pe­rros en la II Guerra Mun­dial?

Todo Perros - - Noticias -

Es co­no­ci­da, en gran par­te del mun­do, la la­bor de mu­chos ca­nes du­ran­te los pe­rio­dos de guerra. Sus fun­cio­nes va­rían en­tre el ras­treo, la vi­gi­lan­cia y ser­vir co­mo men­sa­je­ros. Sin em­bar­go, duan­te la Se­gun­da Guerra Mun­dial, un re­fu­gia­do sui­zo que se en­con­tra­ba en Es­ta­dos Uni­dos, lla­ma­do Wi­lliam A. Pes­tre, con­ven­ció al Ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano de que po­día en­tre­nar a una se­rie de pe­rros pa­ra que ata­ca­ran a lo sol­da­dos ja­po­ne­ses. Se­gún él, los ni­po­nes des­pren­dían un olor di­fe­ren­te que los ca­nes po­dían de­tec­tar. En es­te pe­rio­do, tras el ata­que de Pearl Har­bor, los ja­po­ne­ses que vi­vían en tie­rras ame­ri­ca­nas ha­bían si­do in­ter­na­dos en cam­pos de reasen­ta­mien­to y al­gu­nos de ellos eran obli­ga­dos a alis­tar­se en el Ejér­ci­to. La gran can­ti­dad de ja­po­ne­ses que ha­bía en Ha­wai, pro­vo­có que un gru­po de 25 jo­ve­nes se que­da­ra en tie­rras ame­ri­ca­nas, don­de fue­ron lle­va­dos a Cat Is­land, lu­gar en el que Pes­tre en­tre­na­ba a los pe­rros pa­ra el ata­que. En es­te asen­ta­mien­to se con­vir­tie­ron en víc­ti­mas de los ex­pe­ri­men­tos del sui­zo, has­ta que me­ses más tar­de el Ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se le pi­dió una mues­tra de su tra­ba­jo. Tras fa­llar es­tre­pi­to­sa­men­te, Pes­tre fue des­pe­di­do y el pro­yec­to de in­va­sión ca­ni­na fue can­ce­la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.