El re­ga­lo... ¿per­fec­to?

Todo Perros - - Editorial - Ma­ría Lo­ren­te Di­rec­to­ra To­do Pe­rros

Es­tas Na­vi­da­des mu­chos pe­rros se con­ver­ti­rán en el re­ga­lo pre­fe­ri­do de los más pe­que­ños de la ca­sa. Pe­ro más allá de que la lle­ga­da de un nue­vo miem­bro a la fa­mi­lia pue­da cau­sar­nos ale­gría, de­be­mos so­pe­sar an­tes los pros y los con­tras de es­ta de­ci­sión. De es­te mo­do, evi­ta­re­mos en un fu­tu­ro (le­jano o no) que nues­tra mas­co­ta se con­vier­ta en un “pro­ble­ma” pa­ra nues­tro día a día, y que la ilu­sión in­fan­til de­je pa­so a un desáni­mo por las obli­ga­cio­nes y la res­pon­sa­bi­li­dad que con­lle­va te­ner pe­rro. Asi­mis­mo, es igual de im­por­tan­te in­for­mar­se pre­via­men­te so­bre la ra­za que ha­ya­mos ele­gi­do pa­ra com­par­tir nues­tra vi­da, ya que no to­das po­seen las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas y psi­co­ló­gi­cas, y no to­das tie­nen las mis­mas ne­ce­si­da­des. Por ello, será pre­ci­so que re­fle­xio­ne­mos ca­da uno de es­tos pun­tos y to­me­mos una de­ci­sión en con­se­cuen­cia. Si des­pués de darle vuel­tas y vuel­tas de­ci­di­mos que nos me­re­ce la pe­na aden­trar­nos en la aventura de com­par­tir nues­tra vi­da con un pe­rro, no nos arre­pen­ti­re­mos. Y es que el amor que ofre­ce in­con­di­cio­nal­men­te a to­dos los miem­bros de la fa­mi­lia ha­rá que nues­tras Na­vi­da­des sean aún me­jo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.