SAN­TI­LLA­NA DEL MAR

Todo Terreno - - TT_RUTA SUZUKI -

Quien vi­si­te Can­ta­bria de­be vi­si­tar San­ti­lla­na del Mar. Aun­que es co­no­ci­da co­mo “la vi­lla de las tres men­ti­ras”, por­que ni es san­ta, ni es lla­na, ni tie­ne mar, es una de las lo­ca­li­da­des de ma­yor va­lor his­tó­ri­co-ar­tís­ti­co de Es­pa­ña y des­de el pun­to de vis­ta de que to­da ella es un mo­nu­men­to vi­vo. Pa­ra vi­si­tar­la es con­ve­nien­te evi­tar un día llu­vio­so, no por­que sus ado­qui­na­das ca­lles sean es­cu­rri­di­zas, que lo son, sino por­que el tu­ris­mo se vuel­ca en ella los días en que la llu­via no deja dis­fru­tar de la pla­ya. Y ga­na mu­cho más a so­las que acom­pa­ña­da. En nues­tro dis­cu­rrir por su em­pe­dra­do me­die­val, no debemos ol­vi­dar la co­le­gia­ta de San­ta Ju­lia­na, con­si­de­ra­da co­mo la jo­ya más im­por­tan­te del ro­má­ni­co en Can­ta­bria. En la pro­xi­mi­dad te­ne­mos las fa­mo­sas cue­vas de Al­ta­mi­ra. Más allá, a la vi­si­ta del Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción, debemos te­ner en cuen­ta que, des­de 2015, hay un ré­gi­men de vi­si­tas con­tro­la­das que per­mi­ten el ac­ce­so a cin­co per­so­nas a la se­ma­na du­ran­te 37 mi­nu­tos de du­ra­ción. Es una se­lec­ción alea­to­ria en­tre cin­co vi­si­tan­tes al mu­seo. Pa­ra más in­for­ma­ción: mu­seo­deal­ta­mi­ra. mcu.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.