MER­CE­DES GD300

CON LA LLE­GA­DA DE LA TER­CE­RA GE­NE­RA­CIÓN DEL MER­CE­DES CLA­SE G, EL LE­GEN­DA­RIO TO­DO­TE­RRENO ALE­MÁN SE HA RE­VA­LO­RI­ZA­DO. CO­MO HO­ME­NA­JE, HOY TE PRO­PO­NE­MOS UNA IN­TERE­SAN­TE PRE­PA­RA­CIÓN DE UNA DE LAS ÚL­TI­MAS UNI­DA­DES DE LA PRI­ME­RA SE­RIE. _

Todo Terreno - - PORTADA - TEX­TO Y FOTOS: F. CA­LLE­JO

Tras ca­si 40 años en el mer­ca­do, la pre­sen­ta­ción de un Mer­ce­des Cla­se G to­tal­men­te nue­vo ha si­do una de las noticias más im­por­tan­tes del año, es­pe­cial­men­te pa­ra los se­gui­do­res de es­te icono del to­do­te­rreno pu­ro du­ro no de los ene cios de es­ta le­gen­da­ria lon­ge­vi­dad es que mu­chos a cio­na­dos pue­den se­guir dis ru­tan­do de sus Cla­se G más an­ti­guos, pe­ro ac­tua­li­zán­do­los con di­ver­sas me­jo­ras me­cá­ni­cas y es­té­ti­cas, pro­ce­den­tes de las nu­me­ro­sas evo­lu­cio­nes co­mer­cia­li­za­das por la pro­pia mar­ca.

Es el ca­so de es­te Mer­ce­des 300GE ma­tri­cu­la­do nue­vo en Ale­ma­nia en 1990 y que lle­gó a nues­tro país en 2011, pa­ra ser des­ti­na­do por un en­tu­sias­ta del mo­de­lo a ex­cur­sio­nes to­do­te­rreno de di­ver­sa di cul­tad, tan­to por Es­pa­ña, co­mo por el nor­te de ri­ca. or ello en la pri­me­ra eta­pa de la pre­pa­ra­ción se sus­ti­tu­ye­ron los ati­ga­dos ele­men­tos de la sus­pen­sión ori­gi­nal por mue­lles más 40 mi­lí­me­tros más al­tos y amor-

Mue­lles más lar­gos y amor­ti­gua­do­res más ro­bus­tos con de­pó­si­to se­pa­ra­do per­mi­ten ga­nar al­tu­ra, re­co­rri­do de sus­pen­sio­nes y me­jo­rar la mo­tri­ci­dad (arri­ba). El aco­pla­mien­to de la “fon­ta­ne­ría” del in­ter­coo­ler no re­sul­ta sen­ci­llo, te­nien­do en cuen­ta que el mo­tor ori­gi­nal no dis­po­nía de es­te ele­men­to (iz­quier­da). ti­gua­do­res de gas que, tras va­rias prue­bas, pa­sa­ron a ser unos de al­to ren­di­mien­to y botella se­pa­ra­da.

Los neu­má­ti­cos ori­gi­na­les de ca­rre­te­ra fue­ron sus­ti­tui­dos por otros mix­tos, más adaptados al fue­ra de ca­rre­te­ra y con un diá­me­tro un 7 % su­pe­rior, mon­ta­dos so­bre las pre­cio­sas llan­tas de alea­ción ori­gi­na­les de 7,5 x 16”, pin­ta­das en ne­gro pa­ra la oca­sión. Con la sus­ti­tu­ción se ga­nan 25 mm adi­cio­na­les de al­tu­ra li­bre al sue­lo que, uni­dos a la mo­de­ra­da ele­va­ción de la sus­pen­sión, con­si­guen me­jo­rar no­ta­ble­men­te las ya de por sí bue­nas co­tas to­do­te­rreno del co­che ori­gi­nal, sin per­ju­di­car sus­tan­cial­men­te su com­por­ta­mien­to en ca­rre­te­ra o pis­ta.

Du­ran­te es­tos úl­ti­mos años, el co­che ofre­ció gran­des sa­tis­fac­cio­nes a su pro­pie­ta­rio, aun­que el ele­va­dí­si­mo con­su­mo de su ve­te­rano mo­tor de ga­so­li­na (nor­mal­men­te por en­ci­ma de los 20 li­tros ca­da 100 km) su­po­nía una im­por­tan­te ré­mo­ra pa­ra su dis­fru­te to­tal. No so­lo era cues­tión

de pre­su­pues­to con los pre­cios de los com­bus­ti­bles por las nu­bes, sino tam­bién de con­cien­cia eco­ló­gi­ca pa­ra un ciu­da­dano com­pro­me­ti­do con la con­ta­mi­na­ción y el me­dio am­bien­te.

Por es­tos mo­ti­vos y al ob­je­to de re­du­cir drás­ti­ca­men­te el con­su­mo de com­bus­ti­ble y, de pa­so, me­jo­rar la po­ten­cia y res­pues­ta del mo­tor, el co­che fue lle­va­do por segunda vez a TTM Xtrem, el ta­ller de Pelayos de la Pre­sa (Ma­drid), don­de sus téc­ni­cos, ca­pi­ta­nea­dos por To­más Mo­reno, dis­fru­tan de ex­pe­rien­cia con­tras­ta­da en es­te mo­de­lo.

En es­ta oca­sión no hu­bo me­dias tin­tas, y to­do el con­jun­to mo­to­pro­pul- sor (mo­tor y cam­bio de mar­chas) fue acha­ta­rra­do. En su lu­gar se ha ins­ta­la­do un mo­derno mo­tor tur­bo­dié­sel de in­yec­ción di­rec­ta, pro­ce­den­te de un tu­ris­mo re­cien­te de la mar­ca, aso­cia­do a su co­rres­pon­dien­te ca­ja de cam­bios au­to­má­ti­ca de cin­co ve­lo­ci­da­des (cua­tro en el co­che ori­gi­nal) y ges­tión au­to­adap­ta­ti­va. El nue­vo pro­pul­sor ofre­ce ge­ne­ro­sas do­sis de par mo­tor en la zo­na me­dia del cuen­ta­vuel­tas y, jun­to con el nue­vo cam­bio au­to­má­ti­co con re­la­cio­nes más ce­rra­das que el ori­gi­nal, di­na­mi­za bri­llan­te­men­te el vehícu­lo. Las cua­tro pri­me­ras mar­chas es­tán me­jor es­ca­lo­na­das, y la quin­ta, muy so­bre-mul­ti­pli­ca­da, per­mi­te cru­ce­ros ra­zo­na­bles en au­to­pis­ta con el mo­tor ba­jo de re­vo­lu­cio­nes, re­du­cien­do rui­do in­te­rior y con­su­mo de com­bus­ti­ble. Las pri­me­ras es­ti­ma­cio­nes ofre­cen un aho­rro del or­den del 0 % so­bre el vehícu­lo ori­gi­nal, con unos ra­zo­na­bles 12 a 14 li­tros de ga­só­leo ca­da cien ki­ló­me­tros.

EL DI­SE­ÑO BÁ­SI­CO DE ES­TE TO­DO­TE­RRENO ES­TÁ A PUN­TO DE CUM­PLIR 40 AÑOS, AUN­QUE ES­TA UNI­DAD TIE­NE SO­LA­MEN­TE 28

IM­PO­NEN­TE

Cuan­do tie­nes es­te im­po­nen­te Mer­ce­des de­lan­te de tus ojos, lo úl­ti­mo que pen­sa­rías es que el vehícu­lo tie­ne más de vein­tio­cho años. El as­pec­to re­sul­ta im­pre­sio­nan­te y, a la vez, ele­gan­te, con su se­rio tono de pin­tu­ra me­ta­li­za­da. El mo­tor sue­na re­don­do, y des­de lue­go no pa­re­ce que pre­sen­te nin­gún acha­que por cau­sa de su ya ca­si ve­ne­ra­ble edad.

En el in­te­rior del ha­bi­tácu­lo, la tapicería ra­ya al mis­mo ni­vel del ex­te­rior, con el te­ji­do en per­fec­to es­ta­do y el sal­pi­ca­de­ro, con in­ser­cio­nes de ma­de­ra, co­mo nue­vo. Es­to sí que es un in­te­rior de ca­li­dad y con des­ca­ra­da au­sen­cia de plás­ti­co.

La po­si­ción al vo­lan­te (de gran diá­me­tro) es er­gui­da, tí­pi­ca de to­do­te­rreno, pa­ra do­mi­nar bien el en­torno y fo­ca­li­zar tu in­te­rés en la aven­tu­ra. To­dos los man­dos son analó­gi­cos, y hay una bue­na pa­no­plia de pa­lan­cas, con­mu­ta­do­res de buen tac­to y re­lo­jes in­di­ca­do­res des­per­di­ga­dos por el sal­pi­ca­de­ro.

La mar­cha en ca­rre­te­ra re­sul­ta con­for­ta­ble a ve­lo­ci­da­des le­ga­les, lo que per­mi­te en­la­zar lar­gas jor­na­das de via­je con mí­ni­mo can­san­cio. A ello tam­bién ayu­dan la bue­na in­so­no­ri­za­ción in­te­rior y el con­fort de los asien­tos. Sin em­bar­go, el rui­do ae­ro­di­ná­mi­co es no­ta­ble, cor­te­sía de su per­so­na­lí­si­ma ca­rro­ce­ría de cua­dra­das lí­neas.

Co­mo buen co­che de ba­ta­lla lar­ga, se de en­de de ma­ra­vi­lla en pis­ta, don­de, gra­cias a las bue­nas sus­pen­sio­nes y la trac­ción to­tal per­ma­nen­te, ofre­ce mag­ní ca mo­tri­ci­dad y com­por­ta­mien­to sano y pre­de­ci­ble, per­mi­tien­do dis­fru­tar con una con­duc­ción ágil y di­ver­ti­da.

PRUE­BA PA­SA­DA POR AGUA

El día de nues­tra prue­ba pa­re­cía que el n del mun­do es­ta­ba cer­ca. No pa­ró de ja­rrear du­ran­te to­da nues­tra jor­na­da de fotos, y el ba­rro do­mi­na­ba el am­bien­te. En es­te exi­gen­te es­ce­na­rio to­do­te­rreno,

GRA­CIAS AL CAM­BIO DE MO­TOR DE GA­SO­LI­NA POR UN MÁS MO­DERNO TUR­BO­DIÉ­SEL, LA PO­TEN­CIA CRE­CE UN 37 %, EL CON­SU­MO SE RE­DU­CE UN 40 % Y EL PAR MO­TOR AU­MEN­TA UN 75 %

es­te Mer­ce­des se en­cuen­tra a sus an­chas y, en­gra­nan­do la re­duc­to­ra, podemos aden­trar­nos con sol­ven­cia y una son­ri­sa en la ca­ra en nues­tra zo­na de prue­bas. Ya me­ti­dos en fae­na y ba­jan­do has­ta 1,5 ba­res la pre­sión de los neu­má­ti­cos, nos atre­ve­mos con zo­nas au­tén­ti­ca­men­te tria­le­ras que es­ta­rían ve­ta­das a la ma­yo­ría de to­do­te­rre­nos de ba­ta­lla lar­ga. El po­de­río del mo­tor y la sua­vi­dad del cam­bio au­to­má­ti­co con­vier­ten la con­duc­ción to­do­te­rreno en un jue­go de ni­ños, mien­tras que, en los pa­sos más di­fí­ci­les, el buen re­co­rri­do de la sus­pen­sión y, so­bre to­do, el blo­queo ma­nual de los tres di­fe­ren­cia­les, mar­can la di­fe­ren­cia, lo que nos per­mi­te su­pe­rar los obs­tácu­los lim­pia y ai­ro­sa­men­te. Es­ta­mos an­te un to­do­te­rreno to­tal y con mu­chos años de vi­da por de­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.