RU­TA SUZUKI

NA­CI­MIEN­TO DEL RÍO MI­ÑO

Todo Terreno - - TT_SUMARIO - ÁLEX CIEN­FUE­GOS (TEX­TO Y FOTOS)

RE­ZA LA LE­YEN­DA QUE LA VIE­JA MEIGA IRI­MIA CU­BRIÓ EL NA­CI­MIEN­TO DEL RÍO MI­ÑO CON PIE­DRAS PA­RA EVI­TAR QUE NA­DIE PU­DIE­RA BE­BER DE SUS AGUAS .“NUN­CA PO­DRÉIS PROBARLA PRI­ME­RA AGUA DE ES­TE RÍO POR­QUE ES MI ÑO ”… ASÍ NA­CE ES­TA RU­TA DE MON­TA­ÑA, QUE DESEM­BO­CA BUS­CAN­DO EL MAR EN LA IN­CREÍ­BLE PLA­YA DE LAS CA­TE­DRA­LES._

En una vo­rá­gi­ne de ci­clo­gé­ne­sis de aguas de llu­via, ríos que bor­bo­tean al na­cer y un mar que di­se­ña ca­te­dra­les de pie­dra… Así he­mos via­ja­do a la in­con­men­su­ra­ble Ga­li­cia y la mí­ti­ca As­tu­rias. He­mos ca­mi­na­do por la mon­ta­ña bus­can­do los múl­ti­ples na­ci­mien­tos del río Mi­ño, al­go que nos tras­la­dó a per­der­nos por los re­co­ve­cos de la co­mar­ca as­tu­ria­na de los Os­cos. Y, una vez em­pa­pa­dos de pai­sa­jes, bus­ca­mos un ho­ri­zon­te que con­cluía en un nal monumental la pla­ya de las Ca­te­dra­les, en Ri­va­deo.

Pe­ro a pe­sar de tan­ta agua, la sed del sa­ber, de “em­pa­par­nos” de to­do nos lle­va a un no pa­rar, en un avan­zar con­ti­nuo. A pe­sar que el ru­tó­me­tro des­aguó su ki­lo­me­tra­je nal en Ri­va­deo en un rom­pien­te Can­tá­bri­co, nues­tro Suzuki Vi­ta­ra nos qui­so lle­var en su có­mo­do y ui­do an­dar aún más le­jos, des­cu­brien­do lugares in­tere­san­tes y cu­rio­sos al tiem­po, co­mo la his­tó­ri­ca in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra de Sar­ga­de­los, el vie­jo cas­ti­llo de Cas­tro­dou­ro en el Va­lle del Oro o la pe­que­ña ca­te­dral de Mondoñedo. En de ni­ti­va, se tra­ta de un ver­ter con­ti­nuo, un uir inago­ta­ble de ex­pe­rien­cias en un río de vi­da, gen­te, gastronomía, his­to­ria… que desem­bo­ca en un mar de ex­pe­rien­cias di­fí­ci­les de ol­vi­dar.

CO­MEN­ZA­MOS POR LA CA­PI­TAL

Co­mo to­do tie­ne un prin­ci­pio, lo pri­me­ro que qui­si­mos es co­no­cer la ca­pi­tal de la pro­vin­cia. Así, Lu­go nos re­ci­be abra­za­da por un río Mi­ño ya ma­du­ro, no so­lo por­que las aguas de las di­ver­sas bo­rras­cas lo lle­va­ban col­ma­do, a pe­sar de es­tar a muy po­cos ki­ló­me­tros de su na­ci­mien­to o cial o, me­jor di­cho, más co­no­ci­do, en Fon­mi­ñá. Lu­go ca­pi­tal, ade­más de es­te cin­tu­rón de agua, tie­ne otro más im­por­tan­te cin­to, co­mo es el de su mu­ra­lla ro­ma­na. Pe­ro no es lo úni­co ro­mano en es­ta ur­be. Tam­bién es­tán sus ter­mas y su vie­jo puen­te, to­do ello, cla­ro es­tá, en su río Mi­ño. Lu­go es ade­más una ciu­dad ab­so­lu­ta­men­te pea­to­na­li­za­da, que per­mi­te dis­fru­tar de un pa­sear agra­da­ble. Pe­ro ade­más se aña­de el he­cho de que su mu­ra­lla es com­ple­ta­men­te visitable y pa­sea­ble. En la Por­ta de

LAS TER­MAS RO­MA­NAS HA­CEN DE LU­GO UNA CA­PI­TAL HIS­TÓ­RI­CA­MEN­TE VIN­CU­LA­DA A LA CUL­TU­RA DEL APRO­VE­CHA­MIEN­TO DEL AGUA

San­tia­go te­ne­mos una opor­tu­ni­dad de as­cen­der a su re­co­rri­do monumental de al­go más de dos ki­ló­me­tros. La an­ti­gua Lu­cus Au­gus­ti, fun­da­da en el año 13 a.C., si­gue pro­te­gi­da hoy por 85 po­de­ro­sas torres, per­fec­ta­men­te in­te­gra­das en la es­truc­tu­ra ur­ba­na, y por ello fue de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad en el año 2000 y al tiem­po her­ma­na­da des­de el 2007 con la Gran Mu­ra­lla Chi­na.

Una vez com­ple­ta­do el pe­ri­plo his­tó­ri­co y monumental del vie­jo cas­tro, ba­ja­mos a la pla­za de la Ca­te­dral por el mis­mo lu­gar don­de ha­bía­mos subido. Se abre an­te nues­tros ojos su ma­jes­tuo­sa ca­te­dral, con su fa­cha­da de es­ti­lo neo­clá­si­co de na­les del s. XVIII, que sus­ti­tu­yó a la ori­gi­na­ria ro­má­ni­ca. En el in­te­rior des­ta­can sus tres na­ves ro­má­ni­co-gó­ti­cas, su tri­fo­rio, el co­ro ba­rro­co de ma­de­ra y un deam­bu­la­to­rio gó­ti­co. Sa­li­mos por su puerta nor­te y nos perdemos otra vez más por las ca­lles de la ciu­dad en bus­ca del apar­ca­mien­to don­de nos es­pe­ra pre­su­ro­so nues­tro Suzuki Vi­ta­ra, que quie­re lle­var­nos al na­cer de un mis­te­rio: el río Mi­ño.

Siem­pre los ma­nan­tia­les, fuen­tes, la­gos o na­ci­mien­tos de ríos han si­do pro­pen­sos a ser mis­te­rio­sos en sus por­qués an­ces­tra­les. En es­te ca­so, el río Mi­ño, en una tie­rra de mei­gas, no iba a ser me­nos. De he­cho, com­par­te o cial u o cio­sa­men­te dos na­ci­mien­tos po­si­bles: el de Fon­mi­ña, en Vi­lla­gor­mar, y el del Pe­dre­gal de Iri­mia (la vie­ja maga que re­cla­ma­ba el Mi­ño pa­ra sí), en el mu­ni­ci­pio de Pas­to­ri­za. La ri­va­li­dad de es­tas dos lo­ca­li­da­des por su pro­ta­go­nis­mo no

le res­ta in­te­rés a nin­gu­na de ellas. Qui­zás la mo­rre­ra gla­ciar de Iri­mia y la le­yen­da de la maga en­gan­chan más… pe­ro hay que ir a bus­car­lo en­tre al­deas y ca­mi­nos as­fal­ta­dos, mien­tas que La­goa de Fon­mi­ña es­tá ahí, a pie de ca­rre­te­ra, per­fec­ta­men­te “par­qui - ca­do y par­qui­ni­za­do” pa­ra el tu­ris­mo.

No acon­se­ja­mos, en cual­quier ca­so, re­nun­ciar a nin­guno. Y tam­po­co a la si­guien­te pro­pues­ta: la co­mar­ca de los Os­cos, en su puerta de en­tra­da en la lo­ca­li­dad de Ta­ra­mun­di. Nues­tro Suzuki Vi­ta­ra, a pe­sar del mar de llu­via que nos caía, se mos­tró muy “to­rren­te­ro” en­tre tan­ta mon­ta­ña. Su­po di­bu­jar ca­da cur­va con un dis­cur­so rá­pi­do y ui­do. Pe­ro pron­to un ba­tán nos em­bal­so en una nue­va his­to­ria. Ta­ra­mun­di y su an­ces­tral ar­te­sa­nía del cu­chi­llo nos re­creó en sus pe­que­ñas fraguas ma­nu­fac­tu­re­ras. Pe­ro nos des­per­tó más aún la cu­rio­si­dad por es­ta pe­que­ña in­dus­tria aquí en me­dio de la na­da… Y el río que nos lle­va, bueno, más bien nues­tro Suzuki Vi­ta­ra, nos ver­tió al ori­gen de ello, el ba­tán o, me­jor di­cho, los mo­li­nos del Mu­seo Et­no­grá co Os Tei­xi­dos, don­de el mar­ti­llo pi­lón mo­vi­do por las aguas de sus mo­li­nos re­sue­na en­tre su ce­rra­da oro­gra­fía.

EL AGUA CON­DI­CIO­NA LA RU­TA

Nues­tro pro­yec­to era se­guir la AS-13 ha­cia Vi­lla­nue­va de Os­cos, en bus­ca de la ru­ta de las cas­ca­das que pue­blan es­ta zo­na… Pe­ro la llu­via ya nos re­ga­ba lo su cien­te co­mo pa­ra bus­car más caer de agua. Así que rehi­ci­mos el ru­tó­me­tro pa­ra po­ner plano el Ho­ri­zon­te y de­ci­di­mos des­cen­der a bus­car el mar por la N-642 en di­rec­ción a Ri­va­deo. Y des­de aquí a nues­tra me­ta nal: la pla­ya de las Ca­te­dra­les. Por cier­to: an­tes de ir, con­sul­ta el ho­ra­rio de la plea­mar. El lu­gar se des­cri­be con so­lo una so­la: im­pre­sio­nan­te. Aun­que stá de­ma­sia­do ex­plo­ta­do tu­rís­ti­ca­men­te, no se pue­de de­jar pa­sar. Eso sí, en ba­ja­mar ga­na mu­cho, pe­ro que mu­cho… Así que an­tes de ir vi­si­ta la web de tu­ris­mo de la Xun­ta, pues el cu­po de vi­si­tan­tes es li­mi­ta­do.

Aquí con­clu­ye nues­tro ru­tó­me­tro, pe­ro el día des­pe­ja, y el agua nos da una tre­gua. Nos re­fe­ri­mos a la de la llu­via. Las bo­rras­cas ga­lle­gas son pa­ra al­go más que pa­ra­guas o im­permea­ble. Y el Suzuki Vi­ta­ra y su na­ve­ga­dor nos pro­po­nen bus­car nue­vos hi­tos en el ca­mino. Y a po­cos ki­ló­me­tros en­con­tra­mos en el mu­ni­ci­pio lu­cen­se de Cer­vo la fa­mo­sa ce­rá­mi­ca ela­bo­ra­da en Sar­ga­de­los. La fá­bri­ca ori­gi­nal fue crea­da en el si­glo XIX, y hoy ge­ne­ra una im­por­tan­te ac­ti­vi­dad in­dus­trial y

LA PLA­YA DE LAS CA­TE­DRA­LES ES UN LU­GAR DE UNA BE­LLE­ZA ÚNI­CA. ASE­GÚ­RA­TE DE VI­SI­TAR­LA DU­RAN­TE LA BA­JA­MAR PA­RA PO­DER PA­SEAR EN­TRE SUS RE­CO­VE­COS

tam­bién ar­tís­ti­ca en su nue­va se­de más con­tem­po­rá­nea. Fi­gu­ras ar­tís­ti­cas, vajillas de un gus­to re na­do pe ue os de­ta­lles va­cia­rán nues­tros bol­si­llos lle­na­rán nues­tras vi­tri­nas con al­go más ue un re­cuer­do tu­rís­ti­co de nues­tro via­je, un via­je ue se re­sis­te a aca­bar.

La pan­ta­lla del na­ve­ga­dor de nues­tro Suzuki nos ofre­ce un pun­to di­fí­cil de es ui­var a la vis­ta la po­bla­ci n de alle del ro el cas­ti­llo de as­tro­dou­ro. e jo a en jo a ti­ro por ue me to­ca. ste, o , to­rre n edi ca­do so­bre un vie­jo cas­tro ro­mano, de en­de su pa­sa­do me­die­vo del tiem­po, con unos nue­vos ai­res de pa­la­cio se orial. o res­tau­ra­do por el mu­ni­ci­pio de as­tro, me­re­ce nues­tra aten­ci n. , por ué no, ave­ri­guar el mo­ti­vo del cer­ce­na­do de ca­be­zas de sus vie­jos mo­ra­do­res por los e es at li­cos. e ese ma­ca­bro ro­dar ue­re­mos ce­rrar el círcu­lo de un via­je ue nos a sa­bi­do a muc o a po­co. an si­do al­go más ue cien los kil me­tros a des­cu­brir, el broc e nal lo po­ne la pe ue a ca­te­dral de on­do edo jun­to con la con­ca­te­dral de Fe­rrol, una de las se­des epis­co­pa­les. Re­ci­be el so­bre­nom­bre de la ate­dral arrodillada, por sus per­fec­tas pro­por­cio­nes es­ca­sa al­tu­ra. Su da­ta­ci n se de­mo­ra en el tiem­po na­ce en el si­glo , en el si­glo se re­mo­de­la su fac ada re­ci­be las dos torres ane as. es­de , es onu­men­to acio­nal, es­tá in­clui­da en los bie­nes in­di­vi­dua­les de del amino de San­tia­go por par­te de la nes­co im­po­si­ble me­jor broc e de oro pa­ra es­te río de vi­da. TT

LA CA­TE­DRAL DE MONDOÑEDO RE­CI­BE EL SO­BRE­NOM­BRE DE LA CA­TE­DRAL ARRODILLADA, POR SUS PER­FEC­TAS PRO­POR­CIO­NES Y ES­CA­SA AL­TU­RA

Puen­te Vie­jo; así es co­mo se le de­no­mi­na al puen­te ro­mano de Lu­go, aun­que sus re­for­mas (si­glos XII, XIV y XVIII) lo han des­di­bu­ja­do un po­co (arri­ba). Uno de los na­ci­mien­tos ofi­cia­les del río Mi­ño es­tá en la la­gu­na de ori­gen kárs­ti­co de Fon­mi­ña (so­bre...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.