PER­SO­NA­JE TT

DIA­NA MARSÁ

Todo Terreno - - CONTENTS - TEX­TO: PE­DRO URTEAGA

LA JO­VEN AMA­ZO­NA MA­DRI­LE­ÑA SE PREPARA, CON EL APO­YO ECO­NÓ­MI­CO DE SU­ZU­KI, PA­RA EN­TRAR EN EL EQUI­PO OLÍM­PI­CO ES­PA­ÑOL DE SAL­TOS EN TO­KIO 2020. SU VI­DA TRANS­CU­RRE EN­TRE EL IN­TEN­SO TRA­BA­JO CON SUS ANI­MA­LES EN ALE­MA­NIA Y LOS MU­CHOS VIA­JES PA­RA PAR­TI­CI­PAR EN DI­VER­SAS COM­PE­TI­CIO­NES. NO SO­LO NO LE IM­POR­TA PA­SAR HO­RAS EN EL CA­MIÓN CON LOS CA­BA­LLOS, SINO QUE PRE­FIE­RE SER ELLA MIS­MA QUIEN LO CON­DU­CE POR TO­DA EU­RO­PA.

Los bue­nos ca­ba­llos na­cen, pe­ro tam­bién se ha­cen. La ama­zo­na Dia­na Marsá (Ma­drid, 1989), que as­pi­ra a for­mar par­te del equi­po olím­pi­co es­pa­ñol de sal­tos en los Jue­gos de To­kio 2020 con la ayu­da eco­nó­mi­ca de Su­zu­ki Ibé­ri­ca, uti­li­za una ex­pre­sión me­jor: “Un ca­ba­llo se cons­tru­ye”, y a ello se de­di­ca ella in­ten­sa­men­te des­de ha­ce me­ses en la Ca­me­ron Han­ley tie­ne cer­ca de Os­na­brück (Ale­ma­nia).

Marsá se sir­ve de un sí­mil au­to­mo­vi­lís­ti­co pa­ra ex­pli­car en qué con­sis­te su desafío pa­ra lle­gar a los Jue­gos y qué pa­pel desem­pe­ña Su­zu­ki en to­do ello. El mun­do del ca­ba­llo se pa­re­ce, di­ce, al de la Fór­mu­la 1. “Un ani­mal olím­pi­co cues­ta un mí­ni­mo de tres mi­llo­nes de eu­ros, al­gu­nos lle­gan a 14… Yo lo cons­tru­yo por­que ob­via­men­te no ten­go el di­ne­ro pa­ra com­prar­lo. Ade­más, hay que mo­ver­se por cir­cui­tos que cues­tan tam­bién mu­cho, en es­pe­cial los de ni­vel 5”, que son aque­llos en los que se de­ben sal­tar obstáculos de 1,60 me­tros.

La mar­ca au­to­mo­vi­lís­ti­ca le ayu­da, con­ti­núa la sal­ta­do­ra, “a es­tar en ese ni­vel”. Des­pués se tra­ta de dar lo me­jor de sí mis­ma, al­go en lo que ella –to­do de­ter­mi­na­ción al pri­mer gol­pe de vis­ta– lla­ma­da del ‘se­lec­cio­na­dor’ na­cio­nal. Los pa­sos son, en sus pro­pias pa­la­bras: “Te­ner el ca­ba­llo, ha­cer­lo bien en las com­pe­ti­cio­nes de cin­co es­tre­llas y lue­go, que te eli­jan pa­ra en­trar en el equi­po”.

Cuan­do ga­nó el Cam­peo­na­to de Es­pa­ña con 11 años, aún a lo­mos de un po­ni, Marsá se­gu­ra­men­te no po­día ima­gi­nar que la equi­ta­ción era mu­cho más que mon­tar y lle­var­se pre­mios. Eso lo apren­dió un po­co más tar­de, an­tes de co­men­zar a es­tu­diar Em­pre­sa­ria­les, du­ran­te el año que pa­só en In­gla­te­rra con otro gran ji­ne­te, Mi­chael Whi­ta­ker. “Allí vi lo que es ges­tio­nar una cua­dra pro­fe­sio­nal –in­di­ca–: ocu­par­se de los ca­ba­llos, en­tre­nar­los, dar­les de co­mer, es­tar con los ve­te­ri­na­rios… Y descubrí que me gus­ta­ba”, tan­to que a la vuel­ta de unos años la ji­ne­te y su fa­mi­lia han - nue­va de la Ca­ña­da (Ma­drid) que lle­va el nom­bre de su año­ra­da yegua Kan­be­ra. En ella se atien­de a unos 45 ani­ma­les, 15 de los cua­les son de la pro­pia Dia­na, y el res­to, de clien­tes.

Co­mo el pia­nis­ta que de­be de­ci­dir si quie­re, o pue­de, ser con­cer­tis­ta cuan­do ter­mi­na sus es­tu­dios, el sal­ta­dor tie­ne que ele­gir si se de­di­ca al ca­ba­llo pro­fe­sio­nal­men­te o se bus­ca un tra­ba­jo más con­ven­cio­nal. Com­pa­ti­bi­li­zar am­bas co­sas es im­po­si­ble. “Te exi­ge 24 ho­ras al día, y mu­cho en­tre­na­mien­to fí­si­co, tan­to con el ani­mal co­mo el tu­yo”, se­ña­la. Hay que tra­ba­jar so­bre to­do ab­do­mi­na­les, pier­nas y bra­zos pa­ra des­car­gar de pre­sión en lo po­si­ble la es­pal­da y la ca­de­ra, que su­fren el mi­cro-im­pac­to que su­po­nen ca­da sal­to y ca­da caí­da. “Los ji­ne­tes ne­ce­si­ta­mos con re­gu­la­ri­dad. Lo bueno de es­te de­por­te es que pue­des lle­gar muy le­jos sien­do ma­yor, co­mo el úl­ti­mo cam­peón olím­pi­co [Nick Sc­kel­ton, ga­na­dor a sus 58 años], pe­ro mu­chos tie­nen pró­te­sis de ca­de­ra o tor­ni­llos en la co­lum­na, así que es im­por­tan­te cui­dar­se”.

ME­DIA VI­DA EN LA CA­RRE­TE­RA

Lue­go es­tá la cues­tión de los via­jes. Ha­bla­mos con Marsá en Kan­be­ra po­cas ho­ras des­pués de que ha­ya con­du­ci­do, con un acom­pa­ñan­te, el ca­mión con sus ca­ba­llos des­de Os­na­brück has­ta Ma­drid pa­ra par­ti­ci­par en el Con­cur­so In­ter­na­cio­nal de Sal­tos que se ce­le­bra en el Club de Cam­po. En Ale­ma­nia hay com­pe­ti­cio

“CONDUZCO EL CA­MIÓN DES­DE LOS 21 AÑOS, Y ME GUS­TA LLE­VAR YO MIS­MA A MIS CA­BA­LLOS. ME SIEN­TO MÁS SE­GU­RA QUE EN EL CO­CHE”

DE­POR­TES PA­RA­LE­LOS. Pa­ra Dia­na Marsá, los de­por­tes del mo­tor y los Sal­tos en los Jue­gos Olím­pi­cos tie­nen un gran pa­ra­le­lis­mo. Pue­des ser el me­jor en lo tu­yo, pe­ro sin un ca­ba­llo de pri­me­ra no vas a lle­gar muy le­jos.

JUE­GOS OLÍM­PI­COS. To­kio 2020 es el ob­je­ti­vo de Dia­na Marsá. Pa­ra ello, la ama­zo­na ma­dri­le­ña se en­tre­na a dia­rio con sus ca­ba­llos en Os­na­brück (Ale­ma­nia).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.