CON­TAC­TO

PORS­CHE CA­YEN­NE E-HY­BRID

Todo Terreno - - CONTENTS - PA­BLO J. PO­ZA

Lan­za­da en 2002, la pri­me­ra ge­ne­ra­ción del Volks­wa­gen Toua­reg (de­no­mi­na­ción in­ter­na 7L) no se pa­re­cía a na­da que hu­bie­ra por aquel en­ton­ces en el mer­ca­do. Do­ta­do de unas so­ber­bias ca­pa­ci­da­des to­do­te­rreno, el con­fort de una ber­li­na de lu­jo y una ga­ma me­cá­ni­ca con pro­pues­tas tan abru­ma­do­ras co­mo el ya des­apa­re­ci­do V10 TDI de cin­co li­tros, se tra­ta­ba de un vehícu­lo im­po­si­ble de en­cua­drar en un seg­men­to con­cre­to del mer­ca­do, un mo­de­lo que rom­pía drás­ti­ca­men­te con la or­to­do­xia de la épo­ca.

Tras una se­gun­da en­tre­ga (in­ter­na­men­te, 7P) que su­po­nía una me­jo­ra en ca­si to­dos los as­pec­tos pe­ro a la vez una evo­lu-

ción me­nos ale­ja­da de los con­ven­cio­na­lis­mos, Volks­wa­gen nos ha de­ja­do con­du­cir aho­ra, por pri­me­ra vez, la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de su Toua­reg. Se tra­ta de un mo­de­lo cru­cial en la es­tra­te­gia de la mar­ca ale­ma­na por­que, aun­que no pre­ten­de ven­der gran­des vo­lú­me­nes (al­go por otra par­te di­fí­cil pa­ra un fa­bri­can­te ge­ne­ra­lis­ta con un vehícu­lo cu­yo pre­cio arran­ca en los 65.000 eu­ros), des­apa­re­ci­do el Phae­ton, el Toua­reg se con­vier­te en el bu­que in­sig­nia de la mar­ca Volks­wa­gen, aban­de­ra­da del gru­po au­to­mo­vi­lís­ti­co que más uni­da­des ven­de en el mun­do; así de sen­ci­llo.

Con es­ta pre­mi­sa, Volks­wa­gen ha desa­rro­lla­do un au­tén­ti­co es­ca­pa­ra­te tec­no­ló­gi­co en el que, to­do sea di­cho, no en­con­tra­mos nin­gu­na tec­no­lo­gía real­men­te nue­va, pe­ro tam­po­co echa­mos ab­so­lu­ta­men­te na­da en fal­ta. La pa­no­plia de asis­ten­tes a la con­duc­ción es enor­me, y cuen­ta con al­gu­nas fun­cio­nes real­men­te prác­ti­cas, co­mo el asis­ten­te de ma­nio­bras con re­mol­que, o un pa­trón de ilu­mi­na­ción de los fa­ros ma­tri­cia­les LED to­do­te­rreno.

AN­TE TO­DO, CON­FOR­TA­BLE

En mar­cha, el con­fort man­da, in­de­pen­dien­te­men­te del mo­do de con­duc­ción ele­gi­do. Las ba­rras es­ta­bi­li­za­do­ras ac­ti­vas

VOLKS­WA­GEN HA SA­BI­DO MAN­TE­NER UN FOR­MA­TO DE CA­RRO­CE­RÍA QUE ASE­GU­RE UNA BUE­NA HA­BI­TA­BI­LI­DAD SIN COM­PRO­ME­TER EN EX­CE­SO LA MA­NIO­BRA­BI­LI­DAD

con­tie­nen las in­cli­na­cio­nes la­te­ra­les de la ca­rro­ce­ría aun­que los mue­lles neu­má­ti­cos y los amor­ti­gua­do­res dis­pon­gan de unos ta­ra­dos orien­ta­dos al con­fort. Y es que, a pe­sar de dis­po­ner de un buen pu­ña­do de ca­ba­llos ba­jo el pie de­re­cho (286 en el ca­so del tur­bo­dié­sel de tres li­tros que he­mos po­di­do pro­bar), el Toua­reg no in­ci­ta a prac­ti­car una con­duc­ción muy di­ná­mi­ca.

De al­gu­na ma­ne­ra, al vo­lan­te pue­des te­ner la sen­sa­ción de que la in­te­li­gen­cia elec­tró­ni­ca que go­bier­na to­dos los sis­te­mas ac­túa co­mo esa pa­re­ja sen­ta­da a tu la­do que no lo pa­sa bien cuan­do tú in­ten­tas di­ver­tir­te al vo­lan­te. En el mo­do Eco, el pe­dal del ace­le­ra­dor (reac­ti­vo) te da cons­tan­tes to­que­ci­tos en la plan­ta del pie pa­ra su­ge­rir­te que re­duz­cas la pre­sión si, por ejem­plo, el te­rreno es des­cen­den­te y se pue­de apro­ve­char la iner­cia pa­ra avan­zar. Y en to­dos los mo­dos de con­duc­ción se han ele­gi­do cur­vas de res­pues­ta del ace­le­ra­dor bas­tan­te con­ser­va­do­ras, que obli­gan a pi­sar bue­na par­te del re­co­rri­do del pe­dal pa­ra ob­te­ner una res­pues- ta real­men­te di­ná­mi­ca. Es al­go que pue­de el mo­do In­di­vi­dual, si bien pa­ra nues­tra sor­pre­sa no es po­si­ble ele­gir ajus­tes se­pa­ra­dos pa­ra el ace­le­ra­dor y el cam­bio de mar­chas; y es una lás­ti­ma, ya que la úni­ca ma­ne­ra de apro­ve­char el mo­do de “na­ve­ga­ción a ve­la” (en pun­to muer­to) es eli­gien­do el ajus­te Eco pa­ra el tren mo­triz (Dri­ve, en la in­ter­faz de Volks­wa­gen), lo que obli­ga a aso­ciar­lo al pe­dal del ace­le­ra­dor tam­bién en mo­do Eco.

EX­PE­RIEN­CIA PO­SI­TI­VA

En reali­dad, pe­se a que no es un co­che que enamo­re por su im­pe­ca­ble pe­ro asép­ti­ca di­ná­mi­ca, la ex­pe­rien­cia al vo­lan­te es muy po­si­ti­va, co­mo ca­bría esperar de un mo­de­lo de ga­ma al­ta. Volks­wa­gen ha he­cho un gran es­fuer­zo por con­te­ner la ma­sa del vehícu­lo y por ha­cer­lo re­la­ti­va­men­te ágil. Pa­ra ello, ha in­cor­po­ra­do ma­si­va­men­te el alu­mi­nio y los ace­ros de al­ta re­sis­ten­cia en la es­truc­tu­ra mo­no­cas­co del Toua­reg, y ha re­cu­rri­do por pri­me­ra vez a un sis­te­ma de di­rec­ción ac­ti­va en las rue­das tra­se­ras, que po­ne su gra­ni­to de are­na pa­ra con­tri­buir a que al Toua­reg no se le atra­gan­ten las tor­tuo­sas ca­rre­te­ras de los Al­pes por las que cir­cu­la­mos.

Pe­ro la me­jor ma­ne­ra de dis­fru­tar del Toua­reg no es la lu­cha con­tra el crono. Pa­ra ello, el Gru­po Volks­wa­gen ya ofre­ce, so­bre la mis­ma pla­ta­for­ma, pro­duc­tos co­mo el Pors­che Ca­yen­ne. Es más, la

DE CA­RA AL USO FUE­RA DEL AS­FAL­TO, DIS­PO­NE DE RE­CUR­SOS MUY ÚTI­LES CO­MO LA SUS­PEN­SIÓN NEU­MÁ­TI­CA Y EL AU­TO­BLO­CAN­TE TORSEN

-

- - - - - -

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.