USA­DO

TO­YO­TA BJ40

Todo Terreno - - CONTENTS - TEX­TO Y FO­TOS: CAR­LOS RA­MÍ­REZ

Al vo­lan­te del BJ, que de­be su ‘B’ a su ori­gen in­dus­trial y su ‘J’ a su ca­pa­ci­dad to­do­te­rreno o jeep, nos en­con­tra­mos con fre­nos de tam­bor y di­rec­ción me­cá­ni­ca sin asis­ten­cia, dos as­pec­tos que con­di­cio­nan la for­ma de con­du­cir. Fre­nar lle­va un tiem­po, y gi­rar tam­bién, por lo que el rit­mo ya es­tá li­mi­ta­do.

El propulsor, por su par­te, siem­pre es­tá dis­pues­to a gi­rar, pe­ro sin pri­sas. La au­sen­cia de tur­bo­com­pre­sor nos tras­por­ta de nue­vo a un tiem­po don­de lo im­por­tan­te era el lle­gar, pe­ro no el “cuán­do”. El cam­bio es­tá bien es­ca­lo­na­do pa­ra que el mo­tor pue­da mo­ver con cier­ta sol­tu­ra el vehícu­lo, pe­ro sin ale­grías. No obs­tan­te, con­vie­ne re­cor­dar que no so­bra par, que so­lo hay cua­tro re­la­cio­nes, y que in­ser­tar las mar­chas re­quie­re su tiem­po.

Las sus­pen­sio­nes de ba­lles­tas no de­jan es­ca­par nin­gu­na irre­gu­la­ri­dad del te­rreno y las tras­mi­ten to­das al ha­bi­tácu­lo sin más fil­tro que el de los abom­ba­dos neu­má­ti­cos. Sus ejes rí­gi­dos man­tie- nen la al­tu­ra cons­tan­te al sue­lo, una ven­ta­ja cru­cial a la ho­ra de com­pli­car­se la vi­da por el cam­po.

El con­jun­to de es­te ve­te­rano to­do te­rreno in­vi­ta a to­mar­se las co­sas con tran­qui­li­dad. A su fa­vor cuen­ta con una ro­bus­tez a to­da prue­ba. Tam­bién hay que te­ner en cuen­ta que el con­fort no era una pa­la­bra que se em­plea­ra cuan­do se di­se­ñó es­te BJ, y así per­du­ró con el pa­so del tiem­po. Y si ha­blar de con­fort es­tá fue­ra de lu­gar, ha­cer­lo de er­go­no­mía o de in­so­no­ri­za­ción no tie­nen sen­ti­do, pe­ro qui­zás lo más cri­ti­ca­ble fue­ra la idea de po­ner ma­te­rial plás­ti­co en los asien­tos. Es cier­to que es du­ra­de­ro y fá­cil­men­te la­va­ble. Pe­ro el su­dor que pro­vo­can no hay quien lo so­por­te.

En la par­te tra­se­ra nos en­con­tra­mos con un in­tere­san­te vo­lu­men de car­ga si re­co­ge­mos los asien­tos, hue­co que que­da anu­la­do en el ca­so de uti­li­zar­los. Es­tos asien­tos son vá­li­dos pa­ra un uso oca­sio­nal. Su ma­yor pro­ble­ma, más que el es­pa­cio, es la fal­ta de su­je­ción, qua ha­rá que ten­ga­mos

que es­for­zar­nos pa­ra no des­pla­zar­nos a lo lar­go del ban­co du­ran­te las ace­le­ra­cio­nes y las fre­na­das.

La vi­si­bi­li­dad re­quie­re tam­bién un tiem­po de adap­ta­ción por la con­fi­gu­ra­ción ver­ti­cal de los cris­ta­les, que im­pi­den con­tro­lar las cua­tro es­qui­nas del vehícu­lo. Un de­ta­lle anec­dó­ti­co es la po­si­bi­li­dad de ple­gar el pa­ra­bri­sas, ras­go he­re­da­do del Willys MB.

Una ven­ta­ja que apor­ta es­te sin­gu­lar 4x4 es la gran can­ti­dad de afi­cio­na­dos que to­da­vía le rin­den cul­to, por lo que es fac­ti­ble en­con­trar re­cam­bio pa­ra prác­ti­ca­men­te to­do lo que po­da­mos ne­ce­si­tar, ya sean ori­gi­na­les o fa­bri­ca­dos en pe­que­ñas se­ries por fa­bri­can­tes pa­ra­le­los.

Con el mo­tor en mar­cha en­con­tra­mos en los des­pla­za­mien­tos por ca­rre­te­ra sus ma­yo­res li­mi­ta­cio­nes, pe­ro a la ho­ra de aban­do­nar el as­fal­to po­de­mos dis­fru­tar de la con­duc­ción en es­ta­do pu­ro, sin ayu­das. El hom­bre y la má­qui­na; una ex­pe­rien­cia que no ol­vi­da­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.