PER­SO­NA­JE TT

LIN­DA TAFER

Todo Terreno - - TT_SUMARIO - _ TEX­TO: PE­DRO UR­TEA­GA

si a al­guien le en­ca­ja co­mo un guan­te la ex­pre­sión “mu­jer de mun­do” es a Lin­da Tafer Se­men­ni­ko­va, ru­sa de na­ci­mien­to, es­pa­ño­la de adop­ción e hi­ja de pa­dre ar­ge­lino be­re­ber y ma­dre ru­sa que la tra­jo al mun­do en Vol­go­gra­do, lo que en su día fue Sta­lin­gra­do. Mil pe­ri­pe­cias más tar­de, Lin­da Tafer di­ri­ge Much Mo­re, una re­co­no­ci­da agen­cia de ser­vi­cios de mar­ke­ting pre­mium que tie­ne en los even­tos re­la­cio­na­dos con el au­to­mó­vil una de sus ac­ti­vi­da­des más so­bre­sa­lien­tes.

Des­pués de pa­sar dos años lar­gos en su ciu­dad na­tal, Tafer se mu­dó con su fa­mi­lia a Pa­rís y lue­go a Sui­za. La ma­yor par­te de su ju­ven­tud trans­cu­rrió en Ar­gel, de don­de se tras­la­dó a Bar­ce­lo­na, ciu­dad en la que re­si­dió una dé­ca­da. En Ma­drid lle­va aho­ra 13 años. Vi­vir en tan­tos lu­ga­res le ha pro­por­cio­na­do el co­no­ci­mien­to de sie­te len­guas (ru­so, ára­be, in­glés, fran­cés, ita­liano, es­pa­ñol y ca­ta­lán), lo cual es de gran in­te­rés pa­ra su pro­fe­sión, y ha mol­dea­do, di­ce, su “es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro , es­pe­cial­men­te por sus vi­ven­cias ar­ge­li­nas.

De edu­ca­ción fran­ce­sa, sin­tió des­de muy jo­ven la lla­ma­da del de­sier­to. “Así em­pe­za­ron mis pri­me­ros via­jes en 4x4, que me apa­sio­nan y si­go ha­cien­do a tí­tu­lo per­so­nal. Aun­que he vi­vi­do siem­pre en gran­des ciu­da­des, cuan­do lle­go a Áfri­ca me sien­to co­mo en ca­sa. Ha­blar ára­be, por su­pues­to, me ayu­da mu­cho; ade­más, me en­can­ta su gen­te, sus cos­tum­bres y lo­so­fía de vi­da , in­di­ca Lin­da. So­bre su fa­ci­li­dad pa­ra los idio­mas, di­ce que se le dan bien aque­llos que pue­de es­cu­char y vi­vir, y me­nos los que exi­gen es­tu­dio.

Aun­que la pa­sión por el mo­tor ve­nía de atrás, co­mo ve­mos, la opor­tu­ni­dad de que Tafer se vin­cu­la­ra pro­fe­sio­nal­men­te a él no se pre­sen­tó has­ta 2005, cuan­do tra­ba­ja­ba pa­ra una agen­cia de mar­ke­ting de Bar­ce­lo­na don­de ella ges­tio­na­ba la cuen­ta del Gru­po Volks­wa­gen pa­ra to­do lo re­la­cio­na­do con el mer­chan­di­sing. Con el ba­ga­je de su ju­ven­tud ar­ge­li­na y de sus via­jes al de­sier­to, y an­te el lan­za­mien­to del Toua­reg, tu­vo la idea de or­ga­ni­zar el pri­mer via­je de aven­tu­ra pa­ra una mar­ca pre­mium, pro­pues­ta que –pa­ra su sor­pre­sa– acep­tó la di­rec­to­ra de Mar­ke­ting de la mar­ca.

Fue en­ton­ces cuan­do en­tró en con­tac­to con quien se­ría su so­cio a par­tir de en­ton­ces, Fran­cis­co Gon­zá­lez, con­sul­tor de lar­ga ex­pe­rien­cia en mul­ti­na­cio­na­les y pi­lo­to de ca­rre­ras, jun­to a quien pu­so en mar­cha el pro­yec­to Toua­reg . “Nos ro­dea­mos de gen­te muy pro­fe­sio­nal, co­mo pi­lo­tos con ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal en ca­rre­ras co­mo el Da­kar –re­cuer­da Tafer–. Acu­mu­la­mos ex­pe­rien­cia en even­tos del mo­tor y es­to nos per­mi­tió am­pliar nues­tra ofer­ta en un mo­men­to en el que el sec­tor ca­re­cía de pro­gra­mas de lu­jo pa­ra vehícu­los pre­mium”.

Volks­wa­gen que­dó tan sa­tis­fe­cha que pro­pu­so a Much Mo­re crear el (hoy) co­no­ci­do pro­gra­ma Dri­ving Ex­pe­rien­ce en Es­pa­ña, al­go a lo que Lin­da y su equi­po se de­di­ca­ron con en­tu­sias­mo y que ges­tio­na­ron du­ran­te una dé­ca­da, has­ta 2014. En­tre tan­to, la agen­cia or­ga­ni­zó has­ta

“PUE­DES LLE­VAR UN CA­MIÓN CARGADO DE RE CAM­BIOS Y, DE RE­PEN­TE, UNA TUER­CA AN­TI-RO­BO SIN LLA­VE LO CON­VIER­TE TO­DO EN UNA AVEN­TU­RA”

de Ma­rrue­cos con los Toua­reg, por las que pa­sa­ron más de 400 per­so­nas y que de­ja­ron de­ce­nas de anéc­do­tas in­sos­pe­cha­das. Tafer re­me­mo­ra aquel día en que uno de los co­ches su­frió una ro­tu­ra en mi­tad de las du­nas. Ha­bía que des­mon­tar las rue­das de­lan­te­ras pa­ra re­pa­rar el eje da­ña­do y bus­car un re­pues­to que no lle­va­ba el ca­mión de asis­ten­cia (se­me­jan­te a los del Da­kar); en un rin­cón con co­ber­tu­ra, Lin­da lla­ma a con­ce­sio­na­rios de Ca­sa­blan­ca o Rabat, pe­ro el pro­ble­ma im­por­tan­te es otro…

El clien­te ha ex­tra­via­do la lla­ve del tor­ni­llo an­ti­rro­bo de la llan­ta y no hay ma­ne­ra de des­mon­tar la rue­da. Tres ho­ras de es­fuer­zos inú­ti­les des­pués, un mu­cha­cho ma­rro­quí se acer­ca con una lla­ve Allen y un cin­cel y se ofre­ce a ayu­dar. En po­co más de una ho­ra ha­bía lo­gra­do qui­tar las cua­tro tuer­cas. “Allí, en mi­tad de la na­da, se vol­có con no­so­tros por­que nos vio muy apu­ra­dos –re­la­ta Tafer–. Ade­más no qui­so que le dié­ra­mos na­da”.

SUDÁFRICA, BOTS­WA­NA Y EL AMA­ZO­NAS

Otros even­tos de Ad­ven­tu­re de los que guar­da me­jor re­cuer­do fue­ron los que pu­so en mar­cha en Sudáfrica, Bot­sua­na y el Ama­zo­nas pe­ruano, ade­más del Da­kar pa­ra­le­lo que or­ga­ni­zó en 2013 pa­ra un gru­po de ban­ca pri­va­da y en el que los clien­tes pu­die­ron dis­fru­tar de la ex­pe­rien­cia de con­duc­ción de los pi­lo­tos y tra­ta­mien­to VIP. La úl­ti­ma ex­pe­rien­cia de pa­re­ci­da en­ver­ga­du­ra ha si­do un via­je a Ma­rrue­cos pa­ra TAG Heuer con cer­ca de 100 per­so­nas en la or­ga­ni­za­ción.

Por si fue­ra po­co, Much Mo­re cuen­ta con un equi­po de com­pe­ti­ción pro­pio que tie­ne su se­de en el cir­cui­to de Spa Fran­cor­champs; se uti­li­za prin­ci­pal­men­te pa­ra dar co­ber­tu­ra a sus even­tos en cir­cui­to, pe­ro tam­bién han par­ti­ci­pa­do en va­rias prue­bas del ca­len­da­rio ale­mán y del Be­ne­lux de la Pors­che Cup y GT.

“un po­qui­to chi­co” “Me en­can­tan las mo­tos, los co­ches, la ve­lo­ci­dad –ase­gu­ra–. Mi so­cio me in­tro­du­jo en los cir­cui­tos, aun­que a mí me si­gue gus­tan­do más el to­do­te­rreno. Me atrae la li­ber­tad, ale­jar­me de la so­cie­dad, de las co­mo­di­da­des, y es­tar en me­dio de la na­da. To­dos mis via­jes per­so­na­les, aun­que siem­pre son de pros­pec­ción, siem­pre son en TT o au­to­ca­ra­va­na re­co­rrien­do Áfri­ca

“AUN­QUE ÚL­TI­MA­MEN­TE PA­SO ME­DIO AÑO EN EL CIR­CUI­TO DES P A, EN BÉL­GI­CA, ME SI­GUE GUS­TAN DO MÁS LA LI­BER­TAD QUE APOR­TAN LOS VIA­JES TO­DO TE­RRENO”

o na­ve­gan­do en mi­tad del mar”. Tal vez por es­to úl­ti­mo, la agen­cia ha am­plia­do su ofer­ta al mun­do de la ve­la, “que es lo más pa­re­ci­do al de­sier­to en 4x4, pe­ro en el mar no de du­nas, sino de olas”.

Aun­que Tafer res­pon­de al te­lé­fono des­de Spa, no es di­fí­cil adi­vi­nar­le una son­ri­sa cuan­do di­ce que su tra­ba­jo le per­mi­te unir sus dos pa­sio­nes: “Via­jar y los co­ches, te­ner la opor­tu­ni­dad de pro­bar dis­tin­tos mo­de­los en cir­cui­to, nie­ve, de­sier­to, y sen­tir la con­duc­ción en es­ta­do pu­ro”. La son­ri­sa de­be de ser ca­si pí­ca­ra cuan­do re­ma­ta: “Aho­ra, na­da com­pa­ra­ble a cuan­do me pu­se a los man­dos de un ca­mión del Da­kar de 700 CV en pleno de­sier­to, je­je­je­je­je”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.