SE­PÚL­VE­DA

Todo Terreno - - TT_RUTA SUZUKI_LAS HOCES DEL RÍO DURATÓN -

En es­ta vi­lla se­go­via­na se aú­na his­to­ria, ar­te, gas­tro­no­mía y tam­bién na­tu­ra­le­za, dan­do su sin­gu­lar em­pla­za­mien­to a los pies de las ho­ces del Duratón… to­do un com­pen­dio de va­lor in­ma­te­rial, pe­ro de cul­tu­ra vi­va. Y aquí, a or­gu­llo de los se­pul­ve­da­nos, ellos mis­mos no se cohí­ben en de­fi­nir­la co­mo “el Mu­seo vi­vo más gran­de del mun­do, es de­cir de Cas­ti­lla León”… Tam­bién se atri­bu­yen el va­lor mun­dia­lis­ta pa­ra su afa­ma­do cor­de­ro asa­do, que se­gún su ca­bil­do, “es el más sa­bro­so del mun­do”. La ver­dad es que la na­tu­ra­le­za que ro­dea a es­te an­cla en la his­to­ria más que jus­ti­fi­ca tan sa­bro­so re­sul­ta­do. Fru­to tam­bién de pa­sa­do es­plen­dor me­die­val de es­ta vi­lla, los se­pul­ve­da­nos, se cre­cen por ser po­see­do­res de 15 igle­sias. “Di­cen que al igual que Se­vi­lla, To­le­do y la pro­pia ca­pi­tal Se­go­via”. Y co­mo es­tas, Se­púl­ve­da, fue tam­bién, có­mo no, un ex­trac­to de so­cie­dad cris­tia­na, mu­sul­ma­na y ju­día. En el si­glo XV Isa­bel la Ca­tó­li­ca en­con­tró en es­ta vi­lla una de sus ma­yo­res e in­con­di­cio­na­les lealtades. Y es­ta im­pron­ta de lu­cha­do­res nu­man­ti­nos se vio re­fle­ja­da si­glos des­pués en­sal­za­da du­ran­te la Gue­rra de la In­de­pen­den­cia; a tra­vés del fa­mo­so gue­rri­lle­ro El Em­pe­ci­na­do, que te­nía sus cuar­te­les en las pró­xi­mas cue­vas del Ca­ñón del Duratón, a mo­do de tes­ti­go del te­són his­tó­ri­co de es­ta vi­lla, y hoy, mues­tra vi­va de un pa­sa­do es­plen­do­ro­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.