PRUE­BA

JA­GUAR E-PACE P250 AWD

Todo Terreno - - TT_SUMARIO - TEX­TO: PA­BLO J. PO­ZA FO­TOS: JAI­ME SAINZ DE LA MA­ZA

Si co­ges un Ran­ge Ro­ver Evoque y re­em­pla­zas su rec­ti­lí­nea ca­rro­ce­ría por la de un cur­vi­lí­neo Ja­guar, en el fon­do si­gue sien­do (al me­nos par­cial­men­te), un Evoque. Pe­ro no es nin­gún de­mé­ri­to; al con­tra­rio.

Así que lo pri­me­ro que de­bes sa­ber del E-Pace es que, aun­que sus lí­neas guar­dan un re­co­no­ci­ble ai­re de fa­mi­lia con las del F-Pace, se tra­ta de pro­duc­tos muy di­fe­ren­tes des­de un pun­to de vis­ta téc­ni­co, lo que im­pli­ca, irre­me­dia­ble­men­te, que al vo­lan­te pro­duz­can sen­sa­cio­nes dis­tin­tas.

De en­tra­da, na­da más abrir el ca­pó po­de­mos en­con­trar el mo­tor In­ge­nium de dos li­tros de ga­so­li­na y 249 CV (PT204) ubi­ca­do en po­si­ción trans­ver­sal, aco­pla­do a la ya co­no­ci­da ca­ja de cam­bios ZF9HP, au­to­má­ti­ca, de nue­ve ve­lo­ci­da­des. Es­ta dis­po­si­ción me­cá­ni­ca nos re­ve­la que es­ta­mos an­te un vehícu­lo de trac­ción de­lan­te­ra per­ma­nen­te, que aco­pla el tren tra­se­ro de for­ma par­cial y pro­gre­si­va en de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias; fun­da­men­tal­men­te, cuan­do las rue­das de­lan­te­ras no son ca­pa­ces de ges­tio­nar to­do el par.

Aun­que no es, so­bre el pa­pel, el plan­tea­mien­to ideal pa­ra un vehícu­lo que, con el con­duc­tor y el equi­pa­mien­to de la uni­dad pro­ba­da, ro­za los 1.900 ki­los, la ex­pe­rien­cia de Land Ro­ver con es­ta ar­qui­tec­tu­ra mo­triz (que lle­va desa­rro­llan­do des­de el lan­za­mien­to de la pri­me­ra ge­ne­ra­ción del Free­lan­der, en 1997) per­mi­te que es­te Ja­guar ten­ga un tac­to de “co­che gran­de”, es­pe­cial­men­te si no prac­ti­ca­mos una con­duc­ción muy di­ná­mi­ca.

UN BUEN “IN­GE­NIO”

En nues­tro ca­so, era la pri­me­ra vez que te­nía­mos la opor­tu­ni­dad de pro­bar el nue­vo mo­tor de ga­so­li­na desa­rro­lla­do por Ja­guar Land Ro­ver pa­ra re­em­pla­zar al dos li­tros que has­ta ha­ce po­co pro­pul­sa­ba a los Ran­ge Ro­ver Evoque de ga­so­li­na, y ten­go que re­co­no­cer que me ha de­ja­do un buen sa­bor de bo­ca. De en­tra­da, hay

AUN­QUE ES­TÉ­TI­CA­MEN­TE SU PA­RE­CI­DO CON EL F-PACE ES IN­NE­GA­BLE, TÉC­NI­CA­MEN­TE EL E-PACE ES­TÁ EM­PA­REN­TA­DO CON EL RAN­GE RO­VER EVOQUE

que acla­rar que Ja­guar ofre­ce tres ni­ve­les de po­ten­cia pa­ra el mis­mo blo­que: 200 CV, 249 CV (ca­so de la uni­dad pro­ba­da) y 300 CV. Pe­se a tra­tar­se de un pro­pul­sor so­bre­ali­men­ta­do que de­be mo­ver un con­jun­to na­da li­ge­ro, res­pon­de con mu­cha agi­li­dad y no mues­tra el tí­pi­co “agu­je­ro” en las in­me­dia­cio­nes del ra­len­tí que mu­chas ve­ces en­con­tra­mos en los mo­to­res de re­la­ti­va­men­te po­ca ci­lin­dra­da aso­cia­dos a cam­bios au­to­má­ti­cos.

El mo­tor tra­ba­ja bien des­de aba­jo, tie­ne un po­de­ro­so me­dio ré­gi­men y no bri­lla es­pe­cial­men­te a al­tas re­vo­lu­cio­nes, al­go que so­lo no­ta­re­mos en las ace­le­ra­cio­nes pro­lon­ga­das con el pie “en la ta­bla” o si usa­mos el cam­bio en mo­do ma­nual. Y es que pre­ci­sa­men­te la ca­ja de cam­bios, y su in­te­gra­ción con el res­to del vehícu­lo, es uno de los ma­yo­res acier­tos de es­te Ja­guar.

En ca­rre­te­ra, el desa­rro­llo má­xi­mo nos per­mi­te via­jar siem­pre a re­gí­me­nes muy ba­jos. Ob­via­men­te, una no­ve­na lar­ga y una ma­sa im­por­tan­te obli­ga­rán oca­sio­nal­men­te al cam­bio a re­cu­rrir a la oc­ta­va o, in­clu­so, la sép­ti­ma ve­lo­ci­dad, pe­ro las tran­si­cio­nes son sua­ves y rá­pi­das; si cir­cu­la­mos con el con­trol de cru­ce­ro, es pro­ba­ble que ni nos de­mos cuen­ta de que ocu­rren.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.