RU­TA SU­ZU­KI

HO­CES DEL DURATÓN

Todo Terreno - - TT_SUMARIO - ÁLEX CIEN­FUE­GOS (TEX­TO Y FO­TOS)

En es­te via­je, a lo­mos de nues­tro pe­que­ño e in­tré­pi­do Su­zu­ki Ig­nis All­grip Au­to 4x4, he­mos po­di­do co­no­cer un nue­vo ca­pí­tu­lo de la his­to­ria cul­tu­ral y na­tu­ral de la pro­vin­cia de Se­go­via. La ru­ta tra­za un mar­ca­je en­tre hi­tos his­tó­ri­cos y na­tu­ra­les que van ofre­cien­do al via­je­ro una am­plia di­ver­si­dad de op­cio­nes.

El pri­me­ro de es­tos hi­tos es Tu­ré­gano y su cas­ti­llo, que sur­ge a po­cos ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal se­go­via­na. Des­de aquí ire­mos al es­te, en bus­ca de una vie­ja pla­za his­to­ria se de­tu­vo pa­ra con­tar­nos del vi­vir de los vie­jos li­na­jes cas­te­lla­nos. Sa­li­mos de la “pé­trea” má­qui­na del tiem­po pa­ra via­jar en di­rec­ción nor­te a uno de los pue­blos más be­llos de la pro­vin­cia, que es Se­púl­ve­da. A es­tas al­tu­ras a buen se­gu­ro ya es­ta­re­mos em­pa­pa­dos de his­to­ria, cul­tu­ra, tra­di­cio­nes, y có­mo no, gas­tro­no­mía… pues aquí, en Se­púl­ve­da re­za el di­cho de po­der­se de­gus­tar uno de los “me­jo­res cor­de­ros del mun­do”, y que a fa­ma lle­va es­ta vi­lla co­mo es­lo­gan tu­rís­ti­co. Y des­pués de dar bue­na fe de ello, qué me­jor que co­no­cer el te­rreno don­de se cría es­te man­jar, ca­mi­nan­do en Río Duratón.

Quien di­ce ca­mi­nar, otros mu­chos di­rán re­mar, pues una de las ma­yo­res atrac­cio­nes de es­ta re­ser­va na­tu­ral es co­no­cer los ca­ño­nes del río Duratón des­de sus mo­jar­se los pies, me­jor se­rá que si­ga con no­so­tros, ya que nues­tro in­tré­pi­do SUV, el Su­zu­ki Ig­nis, es un “ca­mi­ne­ro” ba­ta­lla­dor… y el ce­no­bio de San Fru­tos se­rá un gran

ME­DIE­VAL Y DECIMONÓNICO

an­tes de ini­ciar nues­tro pe­ri­plo. Va­ya­mos dis­fru­ta­re­mos de un en­tra­ma­do ur­bano me­die­val y decimonónico, que nos da­rá cuen­ta de un pa­sa­do his­tó­ri­co de mar­ca­do ca­rác­ter y don­de su cas­ti­llo es la co­ro­na que la en­cum­bra en el pai­sa­je. Y so­bre to­do en­tre las po­bla­cio­nes que com­po­nen

PE­DRA­ZA TIE­NE EL EN­CAN­TO DE SU PLA­ZA ME­DIE­VAL CON­GE­LA­DA EN EL TIEM­PO Y GUAR­DA­DA POR UNA MU­RA­LLA CON UNA ÚNI­CA PUER­TA

con el de­ta­lle de su for­ta­le­za-igle­sia, nos de­ja­re­mos per­der por sus ca­lles. Es­tas sa­len a mo­do ra­dial de su pla­za ma­yor por­ti­ca­da; tí­pi­ca de la cas­ti­lla co­mer­cial. Y en es­te deam­bu­lar hip­nó­ti­co-his­tó­ri­co po­de­mos in­ci­dir en una pe­que­ña is­la na­tu­ral: su Mu­seo Fo­res­tal. Pues an­tes de en­trar en Tu­ré­gano he­mos dis­fru­ta­do, y mu­cho, de la in­trín­se­ca agi­li­dad del Su­zu­ki Ig­nis por las pis­tas are­ne­ras de sus bos­ques de por su sis­te­ma de trac­ción All­grip Au­to, su ale­gre mo­tor de ga­so­li­na de 90 CV y su li­ge­ra es­truc­tu­ra au­to­por­tan­te, que le con Co­mo de­cía­mos, es­te Mu­seo Fo­res­tal nos da la ex­pli­ca­ción del por qué y el cuán­do de es­te pai­sa­je bos­co­so, en lo que fue­ra la an­ti­gua Ca­sa del In­ge­nie­ro y don­de se re­cuer­da la tra­di­ción re­si­ne­ra y pi­ño­ne­ra de la co­mar­ca.

En cuan­to a su cas­ti­llo, de ori­gen cel­ti­bé­ri­co, re­se­ñar que du­ran­te el si­glo pa­sa­do fue de­cla­ra­do Con­jun­to His­tó­ri­co-Ar­tís­ti­co. Y so­bre es­te fue don­de el - - re­mos có­mo em­bu­ti­da en­tre sus for­ni­dos mu­ros es­tá la igle­sia de cor­te ro­má­ni­co,

del si­glo XIII, de San Mi­guel. Tam­bién, po­de­mos dis­tin­guir en­tre la mal­tra­ta­da es­truc­tu­ra de­fen­si­va, que aún se pue­den - tas: la que cons­tru­ye­ra el Obis­po Dá­vi­la en el si­glo XIV, y otra más an­ti­guo, pro­ve­nien­te del an­ti­guo cas­tro cel­ti­bé­ri­co.

OTRA VI­LLA FOR­TI­FI­CA­DA

El ca­mino nos re­cla­ma y de­ja­mos a nues­tras es­pal­das Tu­ré­gano pa­ra bus­car al Es­te de nues­tra po­si­ción otra vi­lla, más in­tere­san­te aún si ca­be y tam­bién fue re­po­bla­da du­ran­te los si­glos X y XI tras la re­con­quis­ta, y su ma­yor es­plen­dor, orí­ge­nes so­bre un vie­jo cas­tro pre­rro­mano, y así des­de su na­ci­mien­to co­mo em im­por­tan­te mer­ca­do pa­ra la co­mar­ca. ga­na­do. És­ta es ade­más icono ha­bi­tual de in­nu­me­ra­bles cor­tos pu­bli­ci­ta­rios, da­da su con­ser­va­da im­pron­ta me­die­val. En ella se dis­tin­gue por las bal­co­na­das del ayun­ta­mien­to y ca­so­nas hi­dal­gas que se vierten a su ex­ten­sa aper­tu­ra co­mer­cial so­por­ta­la­da.

- sula del tiem­po. Y no so­lo por su so­lea­da me­die­val y que tie­ne un im­por­tan­te re­co­no­ci­mien­to de la Aso­cia­ción que en­glo­ba

An­tes de sa­lir por la úni­ca puer­ta de la vie­ja mu­ra­lla, co­no­ci­da co­mo Ar­co de cas­ti­llo. Es­tra­té­gi­ca­men­te co­lo­ca­do en­tre los ríos Ce­ga y Va­di­llo, que le per­mi­tie­ron realen­go. Hoy, su cas­ti­llo es un mu­seo al in­sig­ne pin­tor se­go­viano Ig­na­cio Zu­loa­ga (1870-1945), cu­ya fa­mi­lia, por el amor de es­te a su Se­go­via, lo con­vir­tie­ra en 1925 en pa­tri­mo­nio de la fa­mi­lia.

LAS HO­CES DEL DURATÓN

Aho­ra sí es el mo­men­to de echar­nos a los ne­gros ríos de as­fal­to, en bus­ca de más pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co y na­tu­ral se­go­viano. - que Na­tu­ral de las Ho­ces del Río Duratón y la tam­bién vi­lla me­die­val de Se­púl­ve­da.

- ra­tón y Cas­li­lla. Y di­bu­jan una vi­lla an­cla­da a ahon­dar por el pa­so del agua. La mo­nu­men­ta­li­dad de Se­púl­ve­da es po­co dis­cu­ti­ble. Su pro­pia pro­pa­gan­da tu­rís­ti­ca dic­ta que ha­ce fal­ta más de un día pa­ra co­no­cer en el Si­glo X, las igle­sias ro­má­ni­cas que re­sis­tie­ron al sa­queo na­po­leó­ni­co o el cen Duratón... Son par­te del de­ve­nir tu­rís­ti­co y que se con­mi­na en su hoy cos­mo­po­li­ta - pa­cio ur­bano que aún po­de­mos en­con­trar un col­ma­do y una al­mo­ne­da, im­per­té­rri­tas

pa­ra­da y fon­da en Se­púl­ve­da es su pa­tri­mo­nio gas­tro­nó­mi­co. Los se­pul­ve­da­nos “me­jor cor­de­ro asa­do del mun­do”. O por lo me­nos, es co­mo así hoy quie­ren en la an­ti­gua cár­cel de la vi­lla y al tiem pri­va­ti­vos fue­ros.

Has­ta aquí un re­co­rri­do his­tó­ri­co por la pro­vin­cia de Se­go­via. Don­de abo­len­gos, realen­gos y vie­jos fue­ros, en­mar­ca­dos en sus mu­ra­llas de­fen­si­vas que los ha­cía fuer­tes, nos dan pa­so a otros am­pa­ros na­tu­ra­les: las Ho­ces del río Duratón. Con sus fa­ra­llo­nes de has­ta 100 me­tros de pro­fun­di­dad, hoy es una de las ma­yo­res re­ser­vas to­tal de 250 pa­re­jas cen­sa­das, ade­más de la pre­sen­cia de gran nú­me­ro de ali­mo­ches, águi­las reales y los siem­pre es­qui­vos hal­co­nes pe­re­gri­nos.

Es­tos va­lo­res na­tu­ra­les se ven ade­más loa­dos en el plano his­tó­ri­co con el ce­no­bio y la er­mi­ta ro­má­ni­ca de San Fru­tos. igual de in­tere­san­tes: ha­cer el re­co­rri­do ha­cer­lo en nues­tro 4x4 y lue­go echar­nos al ca­mino por un sen­de­ro de me­dia ho­ra,

DI­CEN SUS HA­BI­TAN­TES QUE EN SE­PÚL­VE­DA SE PUE­DE DE­GUS­TAR EL ME­JOR COR­DE­RO ASA­DO DEL MUN­DO. Y, SI NO ES REAL­MEN­TE EL ME­JOR, SÍ ES UNO DE LOS ME­JO­RES

ro­má­ni­ca del Si­glo XII. En los dos ca­sos, to­ma­re­mos co­mo re­fe­ren­cia la lo­ca­li­dad de Vi­lla­se­ca, don­de po­de­mos en­con­trar la pis­ta fo­res­tal que nos acer­ca­rá a la sen­da, o bien to­mar pres­ta­da la ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal de los guías de pi­ra­guas, que nos lle­va­rán por el sua­ve des­li­zar de las em­bal­sa­das aguas del pan­tano de Bur­go­mi­llo­do, que hoy re­gu­la del Duratón.

La ex­cur­sión a pie, tie­ne a nues­tro gus­to va­lo­res que no en­con­tra­re­mos en el des­pla­za­mien­to por el agua. Pe­ro en gus­tos es­tán los co­lo­res. Si op­ta­mos por la ex­pe­rien­cia te­rres­tre, lle­gan­do a San Fru­tos y tras cru­zar el puen­te de pie­dra que sal­ta la pro­fun­da grie­ta que lo aís­la; po­de­mos vi­si­tar el an­ti­guo ce­no­bio be­ne­dic­tino y su igle­sia ro­má­ni­ca del si­glo XII. Des­de aquí, tam­bién po­de­mos acer­car­nos a las tum­bas tres san­tos. Y a la iz­quier­da de es­te en­te­rra­mien­to, ade­más, ha­cer al­go de aven­tu­ra y des­cen­der por la rús­ti­ca es­ca­le­ra ta­lla­da en la ro­ca, que sir­vió a los pri­mi­ti­vos er­mi­ta­ños pa­ra abas­te­cer­se de agua lim­pia del Duratón. Son mu­chas las his­to­rias y le­yen­das fun­da­cio­na­les e his­tó­ri­cas de es­te ce­no­bio que, por su­pues­to, hay que lle­var ya leídas de ca­sa, pa­ra po­der im­preg­nar­se bien de su ori­gi­nal as­ce­tis­mo hoy ro­to por el pe­re­gri­nar tu­rís­ti­co. TT

LAS HO­CES DEL RÍO DURATÓN PUE­DEN RE­CO­RRER­SE AN­DAN­DO O EN KA­YAK. CA­DA UNA DE ES­TAS OP­CIO­NES OFRE­CE DI­FE­REN­TES ATRAC­TI­VOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.