CON­SUL­TO­RIO

Todo Terreno - - TT_SUMARIO -

TÚ PRE­GUN­TAS Ten­go un Re­nault Koleos de 2008 que com­pró nue­vo mi fa­mi­lia. Siem­pre ha es­ta­do en ga­ra­je, y tie­ne 75.000 ki­ló­me­tros. Lo es­toy uti­li­zan­do des­de ha­ce unos me­ses y úl­ti­ma­men­te no­to que tien­de a ir­se a la iz­quier­da, so­bre to­do al fre­nar. El me­cá­ni­co me di­ce que tie­ne do­bla­da la sus­pen­sión de­lan­te­ra del la­do de­re­cho, y que hay que cam­biar­la en­te­ra. Si no he te­ni­do nin­gún ac­ci­den­te, ¿có­mo es po­si­ble y có­mo pue­do sa­ber que lo que me di­cen es co­rrec­to?

Carlota Sán­chez, Va­lla­do­lid

TT RES­PON­DE Rea­li­zar un diag­nos­ti­co sin dis­po­ner del vehícu­lo es po­co me­nos que im­po­si­ble, pe­ro lo que sí po­de­mos ha­cer es ana­li­zar las cau­sas que pue­den lle­var a la si­tua­ción, así co­mo plan­tear las ac­cio­nes po­si­bles an­te es­tos po­ten­cia­les pro­ble­mas. En pri­mer lu­gar, no ha­ce fal­ta un ac­ci­den­te pa­ra do­blar un ele­men­to de la sus­pen­sión. Un gol­pe fuer­te con un ba­che o con un bor­di­llo es su­fi­cien­te. Si un vehícu­lo tien­de a ir a un la­do, pue­de ser por pre­sión in­co­rrec­ta en las rue­das o por una ali­nea­ción in­de­bi­da. In­clu­so pue­de de­ber­se a un de­fec­to en un neu­má­ti­co. Es­tas si­tua­cio­nes pue­den pro­du­cir­se per­fec­ta­men­te con un gol­pe en un bor­di­llo. El he­cho que se agu­di­ce al fre­nar es com­pa­ti­ble con los pro­ble­mas an­te­rio­res, pe­ro tam­bién pue­de ser de­bi­do a un pro­ble­ma adi­cio­nal: freno aga­rro­ta­do o fu­ga en al­gún man­gui­to, por ci­tar al­gu­nos ejem­plos.

Por su­pues­to, tam­po­co hay que des­car­tar la pre­sen­cia de al­gún ele­men­to de la sus­pen­sión do­bla­do, e in­clu­so de la di­rec­ción. So­lo si es­te da­ño es muy acu­sa­do, se po­drá ob­ser­var a sim­ple vis­ta, pe­ro no siem­bre es así. Nues­tro con­se­jo es que re­vi­ses la pre­sión de las rue­das co­mo pri­mer pun­to. A con­ti­nua­ción, com­prue­ba vi­sual­men­te su es­ta­do, tan­to por fue­ra co­mo por la par­te in­te­rior. Un da­ño en el in­te­rior de un flan­co es di­fí­cil de ver, pe­ro no por ello de­ja de es­tar ahí. A con­ti­nua­ción, lle­va al co­che a rea­li­zar un ali­nea­do de las rue­das. Si hay al­go do­bla­do, se­rá di­fí­cil al­can­zar las cotas pres­cri­tas por el fa­bri­can­te, y ello in­di­ca­rá que efec­ti­va­men­te de­bes sus­ti­tuir el ele­men­to da­ña­do.

Ten en cuen­ta que el Re­nault Koleos es un to­do­ca­mino; no un to­do­te­rreno. Los ele­men­tos de sus sus­pen­sio­nes son si­mi­la­res a los de los tu­ris­mos, y no es­tán di­men­sio­na­dos pa­ra so­por­tar el tra­to du­ro de un ver­da­de­ro to­do­te­rreno. Así que un im­pac­to con una pie­dra, un ba­che o cual­quier otro ac­ci­den­te del te­rreno pue­den pro­du­cir un da­ño pa­ra el cual el vehícu­lo no es­tá pre­pa­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.