EL EFEC­TO DI­FE­REN­CIAL

Todos los TT del Mundo - - Cómo -

CA­DA EJE, EL RE­PAR­TO DE FUER­ZA SE REA­LI­ZA A TRA­VéS de un en­gra­na­je di­fe­ren­cial que, co­mo en el ca­so del cen­tral, per­mi­te la di­fe­ren­cia de gi­ro en­tre las rue­das. Tam­bién tie­ne el in­con­ve­nien­te de que, en ca­so de pér­di­da de trac­ción (por des­li­za­mien­to o por que­dar en el ai­re), una rue­da pue­de gi­rar sin con­trol, es­ca­pán­do­se así to­da la fuer­za del eje. A no ser que la blo­quee­mos. Un di­fe­ren­cial blo­quea­do ha­ce fun­cio­nar de for­ma so­li­da­ria las rue­das del mis­mo eje, sin nin­gu­na po­si­bi­li­dad de res­ba­la­mien­to.

Otro dis­po­si­ti­vo ca­paz de mi­ti­gar efec­tos no desea­dos del di­fe­ren­cial es el au­to­blo­can­te (Tor­sen), sis­te­ma me­cá­ni­co que se ac­ti­va cuan­do hay una di­fe­ren­cia de gi­ro acu­sa­da en­tre los dos ár­bo­les de trans­mi­sión de un mis­mo eje. Así, si una rue­da mo­triz pa­ti­na, el au­to­blo­can­te fre­na el efec­to di­fe­ren­cial per­mi­tien­do que par­te de la trac­ción (ha­bi­tual­men­te no más del 30%) se trans­mi­ta a la rue­da con aga­rre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.