Mer­ce­des G Sta­tion Wa­gon

Todos los TT del Mundo - - Catálogo -

Só­lo el G y sus ca­si 40 años de vi­da co­mer­cial pue­den per­mi­tir­se el lu­jo de ven­der un vehícu­lo de es­te ti­po con un pre­cio de au­tén­ti­co lu­jo pa­ra los mo­de­los “de ca­lle”.

Sus for­mas cua­dra­das ape­nas han va­ria­do des­de su lan­za­mien­to y so­lo los abul­ta­dos ale­ti­nes en los pa­sos de rue­das de­la­tan que con el tiem­po ha ido en­san­chan­do de vías. El es­pa­cio in­te­rior no es un pro­di­gio de am­pli­tud a pe­sar de sus for­mas cua­dra­das y tan­to las puer­tas co­mo el pa­ra­bri­sas que­dan muy verticales y cer­ca de los ocu­pan­tes, al­go a lo que ya ca­si no es­ta­mos acos­tum­bra­dos. La de­no­mi­na­ción Pro­fes­sio­nal ya só­lo se ofre­ce ba­jo pe­di­do y en una úni­ca va­rian­te pa­ra el tra­ba­jo, con el mo­tor Diesel V6 300 CDI. Aho­ra pue­de de­cir­se que es una ga­ma di­se­ña­da pa­ra los gus­tos de la ma­yo­ría de sus clien­tes, ca­si to­dos de USA y en Me­dio Orien­te, sus prin­ci­pa­les mer­ca­dos. Es­te año se ha uni­do una va­rian­te to­da­vía más ex­clu­si­va y exó­ti­ca, el 6x6. Só­lo dis­po­ni­ble con el mo­tor V8 bi­tur­bo 63 AMG, en es­te ex­clu­si­vo G to­do es des­me­di­do, des­de su lon­gi­tud a su al­tu­ra li­bre, sus enor­mes neu­má­ti­cos, su sor­pren­den­te sis­te­ma de trans­mi­sión con cin­co bloqueos de di­fe­ren­cial o su exa­ge­ra­do pre­cio al que to­da­vía se le pue­den aña­dir un sin­fín de ca­ras op­cio­nes. El com­por­ta­mien­to en as­fal­to es uno de los pun­tos fla­cos del G y cuan­to más ca­ro y po­ten­te, más acu­sa­da es esa ca­ren­cia ya que son las ver­sio­nes equi­pa­das con los mo­to­res más po­ten­tes las que de­jan cla­ro que su ro­bus­to pe­ro ve­te­rano cha­sis no pue­de so­por­tar tan­to po­de­río en for­ma de ca­ba­llos y par. La di­rec­ción, de re­cir­cu­la­ción de bo­las, re­sul­ta im­pre­ci­sa, len­ta y con un acu­sa­do re­tar­do en su ac­tua­ción. La trans­fe­ren­cia de ma­sas en ca­da gi­ro es exa­ge­ra­da y las sus­pen­sio­nes de eje rí­gi­do son in­ca­pa­ces de con­tro­lar los mo­vi­mien­tos de la ca­rro­ce­ría y las fuer­tes iner­cias de su pe­so, por lo que me­jor no in­ten­tar sa­car­le par­ti­do a la ge­ne­ro­sa po­ten­cia de sus mo­to­res, en es­pe­cial de los AMG, a me­nos que se sea un pi­lo­to ex­pe­ri­men­ta­do y con ner­vios de ace­ro. En el mo­men­to que de­ja­mos el as­fal­to la co­sa cam­bia y el G sa­ca a re­lu­cir la ra­zón por la que fue crea­do.

To­do lo que obra en su con­tra en as­fal­to, se trans­for­ma en una ven­ta­ja cuan­do sa­le de la ca­rre­te­ra. En pis­tas rá­pi­das si­gue sien­do al­go im­pre­ci­so, pe­ro con una ex­tra­or­di­na­ria ca­pa­ci­dad pa­ra tra­gar­se las irre­gu­la­ri­da­des. Cuan­to más se com­pli­can las co­sas, más fá­cil es enamo­rar­se del G ha­cien­do ac­tuar ca­da uno de sus bloqueos de di­fe­ren­cial, pri­me­ro el cen­tral, lue­go el tra­se­ro y fi­nal­men­te el de­lan­te­ro si las co­sas se po­nen muy di­fí­ci­les. Y eso a pe­sar de que los neu­má­ti­cos de se­rie son ca­si ex­clu­si­va­men­te de as­fal­to. Con el Pro­fes­sio­nal ni si­quie­ra ten­dre­mos que preo­cu­par­nos por en­su­ciar su in­te­rior, ya que la mo­que­ta es una al­fom­bri­lla de plás­ti­co y la ta­pi­ce­ría una prác­ti­ca te­la que pa­re­ce aguan­tar­lo to­do.

n Afor­tu­na­da­men­te la evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca del G ha afec­ta­do prin­ci­pal­men­te a los gad­gets de co­mu­ni­ca­ción y ayu­das a la con­duc­ción sin al­te­rar su es­que­ma bá­si­co de trans­mi­sión. Se man­tie­ne el di­fe­ren­cial cen­tral clá­si­co con po­si­bi­li­dad de blo­queo pe­ro tam­bién se pue­den blo­quear el tra­se­ro y el de­lan­te­ro. El Pro­fes­sio­nal equi­pa neu­má­ti­cos de ti­po mix­to, mu­cho más cam­pe­ros, mon­ta­dos en llan­tas de cha­pa, unas pro­tec­cio­nes de ba­jos mu­cho más re­sis­ten­tes y mon­ta la preins­ta­la­ción de ca­bres­tan­te, tan­to de­lan­te­ro co­mo tra­se­ro, ade­más de la to­ma de ad­mi­sión ele­va­da con la que su­pe­rar va­deos mu­cho más pro­fun­dos. In­clu­so pue­de lle­var el ca­pó de­lan­te­ro con pin­tu­ra an­ti­des­li­zan­te pa­ra ca­mi­nar so­bre él por­que nun­ca se sa­be lo que pue­de ocu­rrir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.