Land Ro­ver De­fen­der 90

Todos los TT del Mundo - - Catálogo -

Con el Land Ro­ver De­fen­der pa­sa lo mis­mo que con los Ro­lling Sto­nes. Ca­da vez que los abue­los-roc­ke­ros anun­cian una nue­va gi­ra hay que ir a ver­la por aque­llo de que po­si­ble­men­te sea la úl­ti­ma, pe­ro así lle­va­mos des­de ha­ce dé­ca­das. El Land Ro­ver De­fen­der se ve ame­na­za­do ca­da po­cos años con un concept que “pre­di­ce” su des­apa­ri­ción pe­ro si­gue tan en for­ma co­mo los Ro­lling Sto­nes. Su es­que­ma es uno de los más clá­si­cos del mun­do del au­to­mó­vil pe­ro res­pon­de a una fór­mu­la ca­si des­apa­re­ci­da que es per­fec­ta­men­te vá­li­da pa­ra mu­chos usua­rios. Es un ver­da­de­ro to­do­te­rreno ro­bus­to, pen­sa­do pa­ra cir­cu­lar fue­ra del as­fal­to y pa­ra su­pe­rar las con­di­cio­nes más du­ras.

Dis­po­ni­ble en tres lar­gos de ca­rro­ce­ría en fun­ción de su dis­tan­cia en­tre ejes y de­no­mi­na­dos co­mo 90, 110 y 130, es po­si­ble dis­po­ner de ca­rro­ce­ría ce­rra­da o pick up con cual­quie­ra de sus tres lon­gi­tu­des. En la fá­bri­ca de So­lihull dis­po­nen de va­rias uni­da­des con una lon­gi­tud su­pe­rior, ca­rro­ce­ría ce­rra­da y seis puer­tas la­te­ra­les cu­ya de­no­mi­na­ción po­dría ser 150, pe­ro que só­lo se uti­li­zan pa­ra lle­var a los vi­si­tan­tes por den­tro del re­cin­to. En to­dos los ca­sos el cha­sis es de lar­gue­ros y tra­ve­sa­ños con la ca­rro­ce­ría de alu­mi­nio an­cla­da so­bre él. Las sus­pen­sio­nes son de eje rí­gi­do con mue­lles, con bas­tan­te re­co­rri­do y po­co con­for­ta­bles, pe­ro ro­bus­tas y per­fec­tas pa­ra las si­tua­cio­nes más du­ras.

Uno de las evo­lu­cio­nes más im­por­tan­tes en el De­fen­der 90 fue la des­apa­ri­ción del ta­bi­que trans­ver­sal que re­for­za­ba la ca­rro­ce­ría por de­trás de los asien­tos de­lan­te­ros. Es­to per­mi­tió que los pa­sa­je­ros de atrás pu­die­ran sen­tar­se en el mis­mo sen­ti­do de la mar­cha y no en los trans­por­ti­nes trans­ver­sa­les. El in­te­rior de to­das las va­rian­tes tam­bién ha me­jo­ra­do con la in­cor­po­ra­ción de sis­te­ma de ai­re acon­di­cio­na­do, equi­po de so­ni­do, asien­tos más er­go­nó­mi­cos, in­clu­so unos op­cio­na­les de al­to con­fort con ca­le­fac­ción, y has­ta ele­va­lu­nas eléc­tri­cos. Las se­ries es­pe­cia­les li­mi­ta­das po­nen de mo­da a es­te mo­de­lo ca­da cier­to tiem­po y es ha­bi­tual que en Lon­dres mu­chos “fas­hion vic­tim” los uti­li­cen co­mo vehícu­lo ur­bano. La úni­ca mo­to­ri­za­ción dis­po­ni­ble es un tur­bo­die­sel de cua­tro ci­lin­dros con una po­ten­cia li­mi­ta­da pe­ro con buen par aco­pla­do a una ca­ja ma­nual de seis ve­lo­ci­da­des. En al­gu­nos mer­ca­dos se ofre­ce con un ve­te­rano ga­so­li­na V8 de es­ca­sa po­ten­cia pa­ra su ci­lin­dra y con cam­bio au­to­má­ti­co. In­có­mo­do, rui­do­so y po­co pre­ci­so en ca­rre­te­ra, el De­fen­der, en cual­quie­ra de sus va­rian­tes de ca­rro­ce­ría, se trans­for­ma cuan­do aban­do­na el as­fal­to. Ni si­quie­ra es ne­ce­sa­rio in­ser­tar la re­duc­to­ra pa­ra apre­ciar su ca­pa­ci­dad de trac­ción. Sus án­gu­los de ca­rro­ce­ría le per­mi­ten afron­tar obs­tácu­los real­men­te di­fí­ci­les que con la ayu­da de la re­duc­to­ra, unos neu­má­ti­cos es­pe­cia­li­za­dos y al­gún que otro ac­ce­so­rio lo con­vier­ten en el ar­ma de­fi­ni­ti­va pa­ra lle­gar a don­de sea ne­ce­sa­rio.

NOS GUS­TA La gran can­ti­dad de ac­ce­so­rios que ofre­ce el mer­ca­do pa­ra es­te mo­de­lo. n Aun­que con los años se ha ido re­fi­nan­do en al­gu­nos as­pec­tos de co­mo­di­dad, el sis­te­ma de trans­mi­sión per­ma­ne­ce bas­tan­te fiel al ori­gi­nal. La trac­ción to­tal cuen­ta con un di­fe­ren­cial cen­tral me­cá­ni­co, blo­quea­ble por el con­duc­tor, y re­duc­to­ra. El ma­ne­jo de la trans­mi­sión se rea­li­za me­dian­te una pa­lan­ca si­tua­da jun­to a la del cam­bio que exi­ge es­fuer­zo, ma­ña y prác­ti­ca pa­ra ma­ne­jar­la con cier­ta sol­tu­ra. La úni­ca op­ción pa­ra com­ple­tar el sis­te­ma de trans­mi­sión es el con­trol elec­tró­ni­co de trac­ción que des­de ha­ce unos años se ofre­ce co­mo op­ción y que aho­ra in­clu­ye tam­bién el con­trol de es­ta­bi­li­dad. En cual­quier ca­so el mer­ca­do de ac­ce­so­rios del De­fen­der es in­men­so y po­de­mos en­con­trar bloqueos pa­ra ca­da uno de los dos ejes, ade­más de to­da cla­se de adi­ta­men­tos es­té­ti­cos y téc­ni­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.