Jeep Wran­gler

Todos los TT del Mundo - - Catálogo -

Si hay un vehícu­lo mí­ti­co, que to­do el mun­do co­no­ce, y que ha da­do nom­bre ge­né­ri­co a los to­do­te­rreno, ese es el Wran­gler, más co­no­ci­do co­mo el Jeep a se­cas. Su fa­ma se la de­be a su an­te­ce­sor, el Willys de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, a par­tir del cual ha ido evo­lu­cio­nan­do du­ran­te 70 años pa­ra lle­gar has­ta nues­tros días con­ver­ti­do en un vehícu­lo mu­cho más re­fi­na­do que el de su guerrero an­ces­tro, aun­que man­te­nien­do in­tac­tas mu­chas de sus cua­li­da­des de ver­da­de­ro to­do­te­rreno. El úni­co mo­tor dis­po­ni­ble es un ve­te­rano tur­bo­die­sel de 2.8 li­tros que, a pe­sar de su ele­va­da po­ten­cia y par, es de un fun­cio­na­mien­to tos­co y ás­pe­ro, que na­da tie­ne que ver con los Diesel ac­tua­les. El cam­bio ma­nual de seis ve­lo­ci­da­des no ayu­da pa­ra ha­cer que la con­duc­ción sea más sua­ve, pues su ma­ne­jo es du­ro e im­pre­ci­so, por lo que me­jor mon­tar la op­ción del cam­bio au­to­má­ti­co de cin­co re­la­cio­nes, al­go len­to pe­ro que me­jo­ra no­ta­ble­men­te la co­mo­di­dad de con­duc­ción y es­pe­cial­men­te en zo­nas tria­le­ras. En su evo­lu­ción a lo lar­go de más de sie­te dé­ca­das, el Wran­gler ha re­ci­bi­do una va­rian­te lar­ga, con cua­tro puer­tas la­te­ra­les y un ma­le­te­ro que me­re­ce ese nom­bre. La di­fe­ren­cia la mar­can 53 cm más de lon­gi­tud, de los cua­les 52 son de dis­tan­cia en­tre ejes, por lo que el vo­la­di­zo tra­se­ro si­gue sien­do co­mo en el cor­to, ca­si inexis­ten­te, y la úni­ca va­ria­ción apre­cia­ble es el án­gu­lo ven­tral y al­go de al­tu­ra li­bre. La ma­yor dis­tan­cia en­tre ejes pro­por­cio­na una ma­yor co­mo­di­dad en ca­rre­te­ra (los pa­sa­je­ros no su­fren ca­da irre­gu­la­ri­dad del fir­me con tan­ta in­ten­si­dad) y en pis­ta ocu­rre lo mis­mo, a pe­sar de que pier­de al­go de agi­li­dad. En cam­po du­ro las co­sas em­peo­ran por su ma­yor ta­ma­ño, pe­ro no por su ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción y só­lo en fran­queos real­men­te com­pli­ca­dos echa­re­mos en fal­ta el no con­du­cir el Wran­gler tra­di­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.