Mer­ce­des G63 AMG 6x6

¿Quién di­jo vie­jo?

Todos los TT del Mundo - - Catálogo -

En Mer­ce­des han sa­bi­do sa­car ren­di­mien­to de la ve­te­ra­nía y la bue­na ima­gen del G sin que sus 37 años pa­rez­can pa­sar­le fac­tu­ra; más bien al con­tra­rio, ya que se ha con­ver­ti­do en la ima­gen del res­to de la ga­ma 4x4 de la mar­ca. La ca­rro­ce­ría cor­ta, has­ta el año pa­sa­do uti­li­za­da so­lo pa­ra la va­rian­te Ca­brio, des­apa­re­ce y úni­ca­men­te que­dan el SW de cin­co puer­tas en sus va­rian­tes lu­jo­sas, Pro­fes­sio­nal y Pro­fes­sio­nal pick-up y los im­po­nen­tes, su­per­efec­ti­vos y ca­rí­si­mos 4x4² y 6x6. Las va­rian­tes más po­ten­tes, los AMG, se di­fe­ren­cian por el di­se­ño de la pa­rri­lla, los pa­ra­gol­pes y las llan­tas.

En to­das sus va­rian­tes de ca­rro­ce­ría, el cha­sis es de lar­gue­ros y tra­ve­sa­ños con ejes rí­gi­dos y sus­pen­sión de mue­lles. En el 4x4² y en el 6x6 se mon­tan dos amor­ti­gua­do­res por rue­da, que pue­den ser de du­re­za re­gu­la­ble en tres ni­ve­les. To­dos mon­tan blo­queos de di­fe­ren­cial cen­tral y de ca­da uno de los ejes, una ines­ti­ma­ble ayu­da fue­ra del as­fal­to y un ele­men­to que siem­pre ha dis­tin­gui­do los G.

En la ga­ma so­lo que­da una mo­to­ri­za­ción dié­sel que se uti­li­za tan­to en las va­rian­tes Pro­fes­sio­nal, las más rús­ti­cas des­pro­vis­tas de lu­jo y des­ti­na­das al tra­ba­jo, como en el SW. Los mo­to­res de ga­so­li­na son tres, el G500 y los po­de­ro­sos 63 AMG y 65 AMG. A pe­sar de las con­ti­nuas ac­tua­li­za­cio­nes y de la in­cor­po­ra­ción de la elec­tró­ni­ca y to­da cla­se de ele­men­tos de lu­jo, el G si­gue sien­do un vehícu­lo im­pre­ci­so en as­fal­to, con unas reac­cio­nes po­co tran­qui­li­za­do­ras a me­nos que se sea un pi­lo­to ex­pe­ri­men­ta­do, en par­ti­cu­lar con los mo­to­res más po­ten­tes y que ofre­cen un par sor­pren­den­te. La di­rec­ción, con un ar­cai­co sis­te­ma de re­cir­cu­la­ción de bo­las, es uno de los pun­tos más cri­ti­ca­bles, por su len­ti­tud y hol­gu­ra, con su con­si­de­ra­ble des­fa­se en­tre los mo­vi­mien­tos que rea­li­za­mos en el vo­lan­te y la reac­ción que se pro­du­ce en las rue­das de­lan­te­ras. A pe­sar de los amor­ti­gua­do­res de du­re­za re­gu­la­ble y de las con­ti­nuas pues­tas al día, los apo­yos fuer­tes con el G son real­men­te ex­ci­tan­tes por­que su exa­ge­ra­do pe­so y sus an­ti­cua­do sis­te­ma de sus­pen­sión ha­cen que se pro­duz­can unas es­pec­ta­cu­la­res trans­fe­ren­cias de ma­sas, obli­gan­do a co­rre­gir con­ti­nua­men­te la tra­yec­to­ria en cuan­to se quie­re ir de­pri­sa, al­go a lo que no ayu­da su di­rec­ción. Pe­ro cuan­do sa­le del as­fal­to el G de­mues­tra que fue crea­do pa­ra el cam­po y no pa­ra la ca­rre­te­ra. Aquí tam­bién si­gue sien­do im­pre­ci­so en su com­por­ta­mien­to, pe­ro to­do que­da más di­fu­mi­na­do y su ex­tra­or­di­na­ria ca­pa­ci­dad pa­ra su­pe­rar ba­ches y obs­tácu­los ha­ce ol­vi­dar que la di­rec­ción sea len­ta y con hol­gu­ras. El sis­te­ma de trans­mi­sión de­mues­tra que es­te es su te­rreno y per­mi­te avan­zar en si­tua­cio­nes ab­so­lu­ta­men­te des­fa­vo­ra­bles. Los im­po­nen­tes 4x4² y 6x6 pa­re­cen de otro pla­ne­ta y tan so­lo ac­ce­der al pues­to de con­duc­ción, si­tua­do a más de un me­tro de al­tu­ra, ya exi­ge bue­na for­ma fí­si­ca.

n Las no­ve­da­des téc­ni­cas del G es­tán en sus dos ver­sio­nes más ra­di­ca­les, el 4x4² y el 6x6. Los dos uti­li­zan ejes desa­rro­lla­dos pa­ra apli­ca­cio­nes mi­li­ta­res. La pe­cu­lia­ri­dad de es­tos ejes ti­po pór­ti­co es que las rue­das que­dan des­cen­tra­das con res­pec­to al eje, ya que los pa­lie­res no mue­ven di­rec­ta­men­te las rue­das; el mo­vi­mien­to de los pa­lie­res se trans­mi­te a las rue­das a tra­vés de en­gra­na­jes, con lo que se con­si­gue una al­tu­ra li­bre sor­pren­den­te, de más de 45 cen­tí­me­tros, al que­dar los ejes ca­si por en­ci­ma de las rue­das. La gran an­chu­ra de vías de es­tos dos mo­de­los per­mi­te com­pen­sar el in­cre­men­to de la al­tu­ra y, por ex­ten­sión, la al­tu­ra del cen­tro de ma­sas. Ade­más, los dos cuen­tan con un sis­te­ma que per­mi­te su­bir o ba­jar la pre­sión de sus des­co­mu­na­les neu­má­ti­cos des­de el pues­to de con­duc­ción. NOS GUS­TA Cuen­ta con blo­queos ac­cio­na­bles por el con­duc­tor en to­dos los di­fe­ren­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.