In­fi­ni­ti QX50

El po­der del di­se­ño

Todos los TT del Mundo - - Catálogo -

Rea­li­zar un SUV a par­tir de la pla­ta­for­ma de un tu­ris­mo es la ten­den­cia de los úl­ti­mos años, aun­que en al­gu­nos ca­sos, como en los In­fi­ni­ti, las di­fe­ren­cias son pu­ra­men­te es­té­ti­cas sin que ape­nas sean apre­cia­bles los cam­bios en la con­duc­ción. Con una al­tu­ra li­bre real­men­te re­du­ci­da y unas sus­pen­sio­nes pen­sa­das pa­ra el as­fal­to, el QX50 es de los mo­de­los me­nos re­co­men­da­bles pa­ra sa­lir de la ca­rre­te­ra, a me­nos que sea pa­ra cir­cu­lar por una pis­ta com­ple­ta­men­te pla­na y sin el más mí­ni­mo obs­tácu­lo.

A cam­bio ofre­ce uno de los di­se­ños más atra­yen­tes y di­fe­ren­tes de su ca­te­go­ría, con un es­ti­lo úni­co. La co­mo­di­dad en ca­rre­te­ra es ex­ce­len­te como en una bue­na ber­li­na de al­to ni­vel, que en reali­dad es lo que era en ori­gen.

NOS GUS­TA La pin­tu­ra au­to­re­pa­ra­ble eli­mi­na por sí so­la pe­que­ños ara­ña­zos su­per­fi­cia­les. n Pa­ra su sen­ci­lla trac­ción to­tal uti­li­za un em­bra­gue de aco­pla­mien­to elec­tro­mag­né­ti­co con con­trol elec­tró­ni­co que rea­li­za el pa­so de par a las rue­das de­lan­te­ras, pues son las tra­se­ras las que re­ci­ben la ma­yor par­te de la fuer­za con bue­na ad­he­ren­cia. No hay con­trol de des­cen­so ni blo­queo del em­bra­gue cen­tral. NOS GUS­TA La di­rec­ción a las cua­tro rue­das ac­túa a par­tir de los 40 ki­ló­me­tros/ho­ra. n El sis­te­ma de trac­ción es el mis­mo que el de su her­mano QX50, es de­cir, con aco­pla­mien­to au­to­má­ti­co de la trans­mi­sión de­lan­te­ra, pe­ro en es­te ca­so aña­de un sis­te­ma de di­rec­ción en las cua­tro rue­das que va­ría has­ta cua­tro gra­dos el án­gu­lo de las tra­se­ras pa­ra fa­ci­li­tar las ma­nio­bras y el tra­za­do de cur­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.