CLA­VES PA­RA ELE­GIR TT

Todos los TT del Mundo - - Catálogo -

En el pro­ce­so de com­pra de un TT, el pu­ro ca­pri­cho es mu­chas ve­ces el fac­tor de­ci­si­vo. Pe­ro siem­pre vie­ne bien sa­ber un po­co más an­tes de to­mar esa de­ci­sión que nos ata­rá pa­ra siem­pre a nues­tro com­pa­ñe­ro de aven­tu­ras. Es im­por­tan­te sa­ber dón­de nos me­te­mos, qué ofre­ce el mo­de­lo ele­gi­do y si eso es real­men­te lo que ne­ce­si­ta­mos.

Una fór­mu­la clá­si­ca es res­pon­der a una se­rie de pre­gun­tas que pue­den ayu­dar­nos a com­po­ner el re­tra­to ro­bot de nues­tro co­che ideal. Y si el re­sul­ta­do no coin­ci­de con el de nues­tros sue­ños, pues no pa­sa na­da: nos lo com­pra­mos igual. Pe­ro lo ha­re­mos, al me­nos, co­no­cien­do sus for­ta­le­zas y pun­tos dé­bi­les.

TO­DO­TE­RRENO O TO­DO­CA­MINO

Si te gus­tan las ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre, si te me­tes de vez en cuan­do por ca­rre­te­ras de mon­ta­ña o pis­tas de tie­rra que pue­den es­tar he­la­das, su­cias o res­ba­lo­sas, pe­ro no te ha­ce gra­cia la idea de ara­ñar tu co­che ni de arries­gar­te a que­dar atas­ca­do en un ca­mino em­ba­rra­do, lo más pro­ba­ble es que no ne­ce­si­tes más que un vehícu­lo 4x4 con sis­te­mas de con­trol de trac­ción pa­ra ser fe­liz.

Pe­ro si te atrae la aven­tu­ra, ex­plo­rar te­rri­to­rio des­co­no­ci­do y des­cu­brir si­tios nue­vos, aun­que eso sig­ni­fi­que me­ter­te por ca­mi­nos ro­tos o en­fan­ga­dos, o en ca­lle­jo­nes sin sa­li­da apa­ren­te, arries­gán­do­te a te­ner que echar pie a tie­rra y mano a la pa­la, en­ton­ces ne­ce­si­tas un to­do­te­rreno pu­ro, de co­tas ge­ne­ro­sas, do­ta­do de re­duc­to­ra y pre­fe­ri­ble­men­te con blo­queos de di­fe­ren­cial. Y si aún se que­da cor­to, ya ha­brá tiem­po de me­jo­rar sus ha­bi­li­da­des ins­ta­lán­do­le me­jo­res rue­das y do­tán­do­le de re­cur­sos de au­to­rres­ca­te, que de em­pan­zar­se no se sal­va na­die.

PIS­TAS úTI­LES

En es­te ca­tá­lo­go, de to­das for­mas, ha­lla­rás pis­tas que te pue­den ser de gran uti­li­dad. En la ficha de ca­da mo­de­lo se in­clu­ye un cua­dro técnico re­fe­ri­do a la ver­sión ele­gi­da por el equi­po de prue­bas. Pa­ra es­ta se­lec­ción se ha se­gui­do el cri­te­rio de la ido­nei­dad: la me­jor do­ta­da en su de­fi­ni­ción de se­rie (o con pa­que­tes op­cio­na­les) pa­ra un uso to­do­te­rreno, la más des­ta­ca­ble por apli­ca­cio­nes tec­no­ló­gi­cas o, sen­ci­lla­men­te, la más sin­gu­lar. El dia­gra­ma ‘De un vis­ta­zo’, te ser­vi­rá pa­ra des­cu­brir rá­pi­da­men­te las cua­li­da­des fun­da­men­ta­les del es­que­ma técnico de un vehícu­lo: si dis­po­ne de trac­ción to­tal per­ma­nen­te o co­nec­ta­ble pa­ra aco­me­ter zo­nas o pa­sos di­fí­ci­les; si hay di­fe­ren­cia­les blo­quea­bles o au­to­blo­can­tes o em­bra­gues ca­pa­ces de dis­tri­buir la fuer­za con pro­gre­si­vi­dad en­tre los ejes; si la sus­pen­sión es in­de­pen­dien­te o de eje rí­gi­do (la pri­me­ra es ya una so­lu­ción ge­ne­ra­li­za­da y se en­tien­de por de­fec­to en el cro­quis; la se­gun­da, es la idó­nea pa­ra las con­di­cio­nes más du­ras); tam­bién si la al­tu­ra del cha­sis es re­gu­la­ble y, por su­pues­to, si se cuen­ta con se­lec­tor de mar­chas con re­duc­to­ra.

EN BUS­CA DEL TRIALERO

El cua­dro de co­tas es otra he­rra­mien­ta cla­ve pa­ra en­ten­der si el di­se­ño del vehícu­lo es ade­cua­do a un uso por te­rre­nos ac­ci­den­ta­dos. Aun­que pa­ra va­lo­rar los da­tos, de­ben ser ob­ser­va­dos en su con­jun­to: Un án­gu­lo de ata­que ex­cep­cio­nal, por ejem­plo, sir­ve de po­co si un vo­la­di­zo tra­se­ro muy pro­mi­nen­te (al­go tí­pi­co en los pick up) pe­na­li­za el án­gu­lo de sa­li­da. En tal ca­so, al aco­me­ter una pen­dien­te con un fuer­te cam­bio de plano, el mo­rro po­drá pa­sar sin ro­zar con na­da pe­ro la tra­se­ra, al lle­gar al mis­mo si­tio, se que­da­rá en­gan­cha­da. Pa­ra la me­di­da del án­gu­lo ven­tral se in­di­ca el va­lor po­si­ti­vo y su com­ple­men­ta­rio en­tre pa­rén­te­sis, una fór­mu­la tam­bién muy uti­li­za­da pa­ra in­di­car es­te da­to.

Tam­bién es in­te­re­san­te fi­jar­se en el re­lo­ji­to del ‘Desa­rro­llo Mí­ni­mo’. ¿Pa­ra qué sir­ve?: Se tra­ta de un da­to muy re­ve­la­dor, cal­cu­la­do a par­tir de la des­mul­ti­pli­ca­ción de los en­gra­na­jes de la trans­mi­sión y del desa­rro­llo de rue­da (dis­tan­cia que re­co­rre en una vuel­ta) y nos di­ce a qué ve­lo­ci­dad se mueve el co­che en la mar­cha más cor­ta con el mo­tor gi­ran­do a 1.000 rpm. En los to­do­te­rreno pu­ros se tie­ne en cuen­ta ade­más el efec­to des­mul­ti­pli­ca­dor de la re­duc­to­ra. El ‘Desa­rro­llo Mí­ni­mo’ es un ele­men­to que nos per­mi­te va­lo­rar la ca­pa­ci­dad de avan­ce en mar­cha len­ta de ca­da co­che en com­pa­ra­ción con otros ri­va­les o con mo­de­los de re­fe­ren­cia. Po­dre­mos ver, por ejem­plo, en qué se tra­du­ce el efec­to de la mar­cha‘su­per­cor­ta’con la que cuen­tan al­gu­nos to­do­ca­mino con am­bi­cio­nes; o el sor­pren­den­te pa­so len­to al que son ca­pa­ces de mo­ver­se los TT de cua­li­da­des más tria­le­ras. El ré­cord lo tie­ne el cu­rio­so Ive­co Daily 4x4, con 1,7 km/h. In­clu­so an­dan­do se ha­ce di­fí­cil ir tan despacio.

¿BUS­CAS UN AU­TéN­TI­CO TO­DO­TE­RRENO? SI AúN NO LO TIE­NES DEL TO­DO CLA­RO, SE­GU­RO QUE EN ES­TAS Pá­GI­NAS EN­CUEN­TRAS LA INS­PI­RA­CIóN. AQUí TIE­NES LAS PIS­TAS PA­RA EN­TEN­DER, ADE­MáS, LAS CLA­VES DE ES­TE CA­Tá­LO­GO.

ES­TE ES­QUE­MA DE EJEM­PLO sig­ni­fi­ca que nos en­con­tra­mos an­te un to­do­te­rreno con trac­ción to­tal per­ma­nen­te y re­duc­to­ra; tan­to el di­fe­ren­cial cen­tral como el tra­se­ro son blo­quea­bles ma­nual­men­te y las rue­das dis­po­nen de con­trol de trac­ción; tie­ne sus­pen­sión in­de­pen­dien­te de­lan­te y eje rí­gi­do tra­se­ro; y cuen­ta con sus­pen­sión re­gu­la­ble en al­tu­ra. AL EVA­LUAR LAS CO­TAS, hay que con­si­de­rar va­rios as­pec­tos: de na­da sir­ve un buen án­gu­lo de ata­que o ven­tral si el de sa­li­da es ma­lo. La pro­fun­di­dad de va­deo se mi­de a ba­ja ve­lo­ci­dad pa­ra evi­tar ge­ne­rar olas. La al­tu­ra mínima con un eje rí­gi­do es cons­tan­te; con sus­pen­sión in­de­pen­dien­te se re­du­ce cuan­do los mue­lles se com­pri­men.

LAS CO­TAS de­ter­mi­nan las ca­pa­ci­da­des TT de nues­tro 4x4. El cru­ce de puen­tes (1) de­pen­de no so­lo de las co­tas, sino de los re­co­rri­dos de la sus­pen­sión. El án­gu­lo ven­tral (2) sue­le ser el pun­to crí­ti­co, aun­que el de ata­que (3) es el pri­me­ro que su­fri­rá nues­tros ex­ce­sos de op­ti­mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.