Jeep Wran­gler Un­li­mi­ted

El mi­to eterno

Todos los TT del Mundo - - Catálogo -

Sie­te dé­ca­das des­pués de ver la luz como Willys, el Wran­gler si­gue te­nien­do cuer­da pa­ra ra­to. Es el “jeep” por ex­ce­len­cia, el mo­de­lo que to­do el mun­do co­no­ce y que to­do el mun­do mi­ra con de­seo. Uno de esos co­ches que atraen in­clu­so a los que ni si­quie­ra se in­tere­san por el to­do­te­rreno.

El in­te­rior po­co tie­ne que ver con lo que la gen­te re­cuer­da de los pri­mi­ti­vos Wran­gler. La me­jo­ra en ca­li­dad, co­mo­di­dad y di­se­ño es sor­pren­den­te y aho­ra el ve­te­rano Jeep pue­de lle­var ele­men­tos como cli­ma­ti­za­dor, na­ve­ga­dor in­te­gra­do, ele­va­lu­nas, equi­po de mú­si­ca In­fi­ni­ti con 400 wa­tios y has­ta ta­pi­ce­ría de cue­ro y asien­tos con ca­le­fac­ción, to­do un lu­jo que pa­ra mu­chos se­rá como un sa­cri­le­gio en un mo­de­lo de es­te ti­po.

En Es­pa­ña so­lo se co­mer­cia­li­za con un úni­co mo­tor, un ve­te­rano tur­bo­die­sel de 2.8 li­tros que se uti­li­za­ba en el an­te­rior Che­ro­kee y que a pe­sar de su ele­va­da po­ten­cia y par tie­ne un fun­cio­na­mien­to tos­co y ás­pe­ro, que tie­ne po­co de los Die­sel ac­tua­les que se mon­tan en el res­to de los Jeep. El cam­bio ma­nual de seis ve­lo­ci­da­des es otro ele­men­to com­ple­ta­men­te des­fa­sa­do, por su ma­ne­jo du­ro e im­pre­ci­so, por lo que re­sul­ta más que re­co­men­da­ble de­can­tar­se por la op­ción del cam­bio au­to­má­ti­co, tan­to por co­mo­di­dad como por su efec­ti­vi­dad si se uti­li­za nor­mal­men­te en cam­po y, en es­pe­cial, en re­co­rri­dos tria­le­ros.

Qui­zás la evo­lu­ción más im­por­tan­te que ha ex­pe­ri­men­ta­do el Wran­gler a lo lar­go de su his­to­ria es la ver­sión lar­ga de­no­mi­na­da Un­li­mi­ted, muy de­man­da­da en al­gu­nos mer­ca­dos. Dis­po­ne de un te­cho du­ro de plás­ti­co que se pue­de re­ti­rar, aun­que es una ta­rea com­pli­ca­da, y so­bre to­do a la ho­ra de vol­ver a mon­tar­lo. Los 53 cen­tí­me­tros más de lon­gi­tud per­mi­ten dis­po­ner de cua­tro puer­tas la­te­ra­les y un ma­le­te­ro de verdad. De ese au­men­to so­lo un cen­tí­me­tro va a pa­rar al vo­la­di­zo tra­se­ro ya que la par­te que más cre­ce es la dis­tan­cia en­tre ejes, ra­zón por la que úni­ca­men­te va­ría el án­gu­lo ven­tral. Cier­ta­men­te su­po­ne una pér­di­da de ap­ti­tu­des y de agi­li­dad en tria­le­ras, te­rre­nos es­car­pa­dos y zo­nas muy re­vi­ra­das, es­pe­cial­men­te en el pa­so de lo­mas y cres­tas pro­mi­nen­tes (en du­nas, por ejem­plo) pe­ro la me­jo­ra abis­mal en co­mo­di­dad, pre­ci­sión y es­ta­bi­li­dad lo com­pen­sa to­do.

Y es que ver­da­de­ra­men­te las ver­sio­nes cor­ta y lar­ga de­fi­nen un per­fil de usua­rio muy di­fe­ren­te. El pu­ris­ta, el que bus­ca las má­xi­mas ha­bi­li­da­des en cam­po, sin du­da op­ta­rá por el tra­di­cio­nal Wran­gler cor­to y se­gu­ra­men­te e sen­ti­rá es­pe­cial­men­te atraí­do por la ex­tre­ma ver­sión Ru­bi­cón, do­ta­da de blo­queos, re­duc­to­ra 4:1 y es­ta­bi­li­za­do­ra des­co­nec­ta­ble; el via­je­ro, enamo­ra­do de la ima­gen eter­na de un Jeep pe­ro que exi­ge fun­cio­na­li­dad en un uso más con­ven­cio­nal, se de­can­ta­rá por el lar­go Un­li­mi­ted.

Las edi­cio­nes es­pe­cia­les en se­rie li­mi­ta­da como la re­cien­te Po­lar, no ha­cen más que in­cre­men­tar su atrac­ti­vo, aun­que los pre­cios de es­tas ver­sio­nes, que in­clu­yen cam­bios es­té­ti­cos pe­ro no me­cá­ni­cos, son real­men­te ele­va­dos.

n La elec­tró­ni­ca no ha lle­ga­do a la trans­mi­sión del Wran­gler y uti­li­za un sis­te­ma tra­di­cio­nal, sin di­fe­ren­cial cen­tral y con una pa­lan­ca que sir­ve tan­to pa­ra rea­li­zar la co­ne­xión de la trac­ción de­lan­te­ra (que pue­de rea­li­zar­se en mar­cha) como pa­ra la in­ser­ción de la re­duc­to­ra. En fun­ción del aca­ba­do, la trans­fer del Wran­gler es di­fe­ren­te; la de se­rie se lla­ma Com­mand Track y tie­ne una re­duc­to­ra nor­mal. El aca­ba­do Ru­bi­con in­clu­ye la trans­fer Rock-Trac, con una re­duc­to­ra de re­la­cio­nes más cor­tas y un dis­po­si­ti­vo que li­be­ra la ba­rra es­ta­bi­li­za­do­ra de­lan­te­ra pa­ra in­cre­men­tar el re­co­rri­do li­bre de to­do el eje, au­men­tan­do su ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción al te­rreno. Pa­ra ter­mi­nar, es­ta ver­sión más ex­tre­ma in­clu­ye tam­bién los blo­queos de di­fe­ren­cial de­lan­te­ro y tra­se­ro, de­no­mi­na­dos Tru-lock. NOS GUS­TA Las atrac­ti­vas se­ries li­mi­ta­das que ca­da cier­to tiem­po lan­za Jeep su­po­nen una ori­gi­nal for­ma de per­so­na­li­za­ción. Al­gu­nas se con­vier­ten en pie­zas co­di­cia­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.