TU PIEL, UN ES­CU­DO CON­TRA EL SOL

Guía del buen uso del pro­tec­tor so­lar

Trail Run - - UP&DOWN -

Por el ti­po de de­por­te que prac­ti­ca­mos, los co­rre­do­res de mon­ta­ña so­mos uno de los gre­mios más pro­cli­ves a su­frir las con­se­cuen­cias de los ra­yos del sol. Pa­sa­mos ho­ras en la mon­ta­ña, lo que sig­ni­fi­ca es­tar mu­cho tiem­po ex­pues­tos a los ra­yos, con los pe­li­gros que eso con­lle­va. En es­tos me­ses de ve­rano la cre­ma pro­tec­to­ra es un ele­men­to tan im­pres­cin­di­ble en nues­tra equi­pa­ción co­mo las pro­pias za­pa­ti­llas o la mo­chi­la de hi­dra­ta­ción. Te da­mos unas cla­ves que te ayu­da­rán a usar co­rrec­ta­men­te tu cre­ma so­lar. Eli­ge un pro­tec­tor so­lar de­por­ti­vo. Los hay de va­rios ti­pos. No es lo mis­mo uno pa­ra ir a tum­bar­te a la pis­ci­na to­do el día que pa­ra es­tar ho­ras co­rrien­do en mon­ta­ña. Op­ta por un pro­tec­tor de­por­ti­vo, con­sul­ta con el ven­de­dor si es ne­ce­sa­rio. Apli­ca a con­cien­cia so­bre zo­nas cla­ve. Hay par­tes del cuer­po que son hi­per­sen­si­bles al sol, co­mo el cue­llo, la ca­ra, el em­pei­ne, las ore­jas o el es­co­te. Ca­da uno tie­ne las su­yas. Apli­ca de ma­ne­ra abun­dan­te en es­tos lu­ga­res o en otras zo­nas en las que te que­mes con fa­ci­li­dad. Pro­te­ge tus tatuajes. Si tie­nes ta­toos, ya sa­bes que tie­nes que echar­te bien de cre­ma so­bre ellos. Pe­go­tón si ha­ce fal­ta, no lo ol­vi­des, no es una par­te más del cuer­po. Usa un pro­tec­tor que aguan­te el su­dor. Lo ideal pa­ra no­so­tros, co­mo co­rre­do­res, es op­tar por un pro­tec­tor que sea re­sis­ten­te al su­dor y ab­sor­ba rá­pi­da y efi­caz­men­te las pro­pie­da­des de la cre­ma. Los sprays trans­pa­ren­tes son efec­ti­vos, có­mo­dos y ade­cua­dos pa­ra los de­por­tis­tas. Apli­ca la cre­ma ca­da dos ho­ras. Es el tiem­po “de vi­da” que tie­ne el pro­tec­tor so­lar una vez lle­ga a nues­tra piel. A par­tir de en­ton­ces, de­ja­re­mos de es­tar pro­te­gi­dos.

Fí­ja­te en la fe­cha de ca­du­ci­dad. Ten­de­mos a pen­sar que un pro­tec­tor so­lar no ca­du­ca. ¡Y es men­ti­ra! Los pro­tec­to­res so­la­res du­ran apro­xi­ma­da­men­te un año, por lo que si res­ca­tas uno a me­dias del pa­sa­do ve­rano, fí­ja­te en la fe­cha de ca­du­ci­dad. Aun­que no es­té ca­du­ca­do, lo ideal es com­prar­se uno nue­vo, ya que du­ran­te to­dos es­tos me­ses la cre­ma – des­de que se abre– ha per­di­do pro­pie­da­des. Y des­pués… ¡Af­ter sun! Igual que es­ti­ra­mos des­pués de co­rrer o nos da­mos una du­cha de agua fría pa­ra re­du­cir la fa­ti­ga mus­cu­lar, de­be­mos apli­car­nos af­ter sun en nues­tra piel. Tras la ex­po­si­ción so­lar, es im­por­tan­te rehi­dra­tar­la, re­fres­car­la y re­la­jar­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.