El buen es­ti­lo

Trail Run - - UP&DOWN -

Só­lo ha­bían pa­sa­do seis años de la pri­me­ra as­cen­sión his­tó­ri­ca al Cer­vino cuan­do un jo­ven de quin­ce años, es­pi­ga­do y so­bra­do de arro­jo, al­can­za­ba de nue­vo la em­ble­má­ti­ca ci­ma de los Al­pes. Era 1871 y Al­fred Mum­mery aña­día el pri­mer hi­to a su ca­rre­ra al­pi­na, una que desem­bo­ca­ría en un cam­bio ra­di­cal en la for­ma de en­fren­tar­se a las mon­ta­ñas. Mum­mery ha­bía des­ta­ca­do la be­lle­za y di­fi­cul­tad de la ru­ta de as­cen­sión al Cer­vino y fue pre­ci­sa­men­te eso lo que le in­du­jo a re­gre­sar a la mon­ta­ña pa­ra aco­me­ter nue­vas ru­tas, más di­rec­tas, más se­ve­ras, co­mo la que lle­va­ba a ca­bo en la aris­ta Zmutt el 3 de sep­tiem­bre de 1879, con dos guías. Pe­ro aún fal­ta­ba dar un pa­so más ha­cia lo que él en­ten­día co­mo la ma­ne­ra más pu­ra de aco­me­ter una as­cen­sión: con la uti­li­za­ción mí­ni­ma de me­dios ar­ti­fi­cia­les o aje­nos. Eli­mi­nar los guías de su ac­ti­vi­dad era el si­guien­te es­ca­lón. Él lo de­fi­nió co­mo es­ca­lar “by fair means”, es de­cir, con los me­dios jus­tos pa­ra equi­li­brar la ba­ta­lla con la mon­ta­ña. Su es­ti­lo rá­pi­da­men­te cau­só sen­sa­ción en los Al­pes… y en­ton­ces pe­gó el sal­to de­fi­ni­ti­vo ha­cia el futuro: in­ten­tar tras­la­dar es­ta fi­lo­so­fía a los gran­des gi­gan­tes de ro­ca y hie­lo del Hi­ma­la­ya, a los ocho­mi­les, es­co­gien­do co­mo pri­mer ob­je­ti­vo na­da me­nos que el Nan­ga Par­bat, que es­ta­ba a pun­to de em­pe­zar a ga­nar­se su so­bre­nom­bre de “la mon­ta­ña ase­si­na”. Jun­to a sus com­pa­ñe­ros ha­bi­tua­les Co­llie y Hastings, en 1895, se plan­ta­ban a los pies de la no­ve­na mon­ta­ña más al­ta de la Tie­rra, don­de pre­ten­dían la as­cen­sión de la ver­ti­gi­no­sa ver­tien­te Dia­mir ( la ca­ra oes­te). Mum­mery fa­lle­ce­ría, jun­to a dos por­tea­do­res, tras ser ba­rri­dos por una ava­lan­cha. Su ejem­plo, sin em­bar­go, iba a im­preg­nar a to­das las ge­ne­ra­cio­nes, has­ta hoy, que han mi­ra­do las ci­mas con im­pa­cien­cia y an­he­lo. Es cu­rio­so pen­sar có­mo ca­da vez que al­pi­nis­tas co­mo Ue­li Steck o Ki­lian Jor­net han re­gre­sa­do a ca­sa con una de sus ges­tas en el zu­rrón, se ha ha­bla­do de una ac­ti­vi­dad fu­tu­ris­ta, co­mo la im­pron­ta del es­ti­lo que es­tá por ve­nir, cuan­do es más bien un re­gre­so al pa­sa­do, a un pa­sa­do en el que la vi­sión de un hom­bre se iba a ade­lan­tar ca­si un si­glo a sus fie­les. De­vo­tos de la lim­pie­za y la li­ge­re­za, los años ochen­ta sir­vie­ron pa­ra, una vez do­ble­ga­dos los gran­des desafíos geo­grá­fi­cos, vol­ver a mi­rar las as­cen­sio­nes des­de el pun­to de vis­ta del es­ti­lo. Así, ti­pos co­mo Christophe Pro­fit, que en 1985 as­cen­día la ca­ra nor­te del Ei­ger en so­li­ta­rio y en 10 ho­ras (pri­me­ra vez que se lo­gra­ba en el día), o Er­hard Lo­re­tan, ter­cer hom­bre en lo­grar los 14 ocho­mi­les -y prin­ci­pal im­pul­sor del es­ti­lo al­pino y de la ve­lo­ci­dad-, iban a con­ti­nuar con un ca­mino al que po­cos, muy po­cos, pue­den te­ner ac­ce­so. Tras­la­dar el con­cep­to de ve­lo­ci­dad y li­ge­re­za de las cum­bres de los Al­pes a los Hi­ma­la­yas no es só­lo un cam­bio de jue­go, es ca­si un de­por­te nue­vo. La al­ti­tud, la mag­ni­tud de los im­pon­de­ra­bles, la ne­ce­si­dad de acli­ma­ta­ción y la ma­yús­cu­la se­ve­ri­dad de algunas ru­tas han he­cho que es­te es­ti­lo sea permea­ble pe­ro po­co prac­ti­ca­do. El des­apa­re­ci­do Ue­li Steck, po­si­ble­men­te uno de los me­jo­res mon­ta­ñe­ros de to­dos los tiem­pos, iba a ser su prin­ci­pal va­le­dor, de­jan­do un tes­ti­go que otro ex­tra­te­rres­tre, Ki­lian Jor­net, no ha tar­da­do en re­co­ger, al tiem­po que otros al­pi­nis­tas co­mo Her­vé Bar­mas­se, con una di­la­ta­dí­si­ma tra­yec­to­ria en los Al­pes, tam­bién se han en­fren­ta­do es­ta tem­po­ra­da a un ocho­mil (el pri­me­ro en su ca­so, co­mo en el de Ki­lian), en “el buen es­ti­lo”: no usar cuer­das fi­jas, ni la ayu­da de sher­pas, ni cam­pos de al­tu­ra… el es­ti­lo al­pino en­ten­di­do de su for­ma más pu­ra y ex­prés. No sa­be­mos has­ta dón­de se pue­de lle­gar, has­ta dón­de se pue­den re­ba­jar las mar­cas de ve­lo­ci­dad o si es aca­so po­si­ble ma­yor pu­re­za en una as­cen­sión que es­tas en los ocho­mi­les, pe­ro des­de que Mum­mery se aso­mó por pri­me­ra vez a uno de los bal­co­nes de los Al­pes sí que te­ne­mos cla­ra una co­sa: “Cuan­do to­do in­di­ca que por un lu­gar no se pue­de pa­sar, es ne­ce­sa­rio pa­sar. Se tra­ta pre­ci­sa­men­te de eso”.

KI­LIAN EN MO­DO DIOS

A pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na del 19 de ma­yo se ha­cía ofi­cial la no­ti­cia: Ki­lian lle­gó a la cum­bre del Eve­rest en 26 ho­ras. Sa­lió des­de el mo­nas­te­rio de Rong­buk, a 5.100 me­tros, y de una so­la ti­ra­da co­ro­nó y re­gre­só has­ta el Cam­po Ba­se Avan­za­do, a 6.400 me­tros, pa­ran­do el re­loj tras una ac­ti­vi­dad inin­te­rrum­pi­da de 38 ho­ras. Lo hi­zo con la fi­lo­so­fía que pro­fe­sa des­de ni­ño, la más pu­ris­ta po­si­ble en la mon­ta­ña: sin uti­li­zar oxí­geno, sin va­ler­se de cuer­das fi­jas y sin el res­pal­do de los sher­pas. A pe­lo. A fi­na­les de esa mis­ma se­ma­na em­pe­za­ron a co­rrer en las re­des so­cia­les los ru­mo­res de una nueva ten­ta­ti­va de Ki­lian al gi­gan­te asiá­ti­co. Y así su­ce­dió. Pa­re­cía in­creí­ble, pe­ro el co­rre­dor de la Cer­dan­ya, con tiem­po y per­mi­so pa­ra ello, vol­vía a ha­cer cum­bre en el Eve­rest. Es­ta vez sa­lió des­de el Cam­po Ba­se Avan­za­do (6.400 m) y mar­có un crono de 17 ho­ras. “Es­toy muy emo­cio­na­do por ha­ber po­di­do ha­cer dos cum­bres en el Eve­rest en una so­la se­ma­na y sin oxí­geno. Creo que es­te re­to es­ta­ble­ce una nueva lí­nea de po­si­bi­li­da­des en el al­pi­nis­mo”, de­cla­ra­ba Ki­lian. “Des­de ha­ce tiem­po voy bus­can­do ir ligero a la mon­ta­ña. Me apor­ta ra­pi­dez y po­der ha­cer ac­ti­vi­da­des que con­si­de­ro muy in­tere­san­tes. Es­toy muy con­ten­to con el re­sul­ta­do en el Eve­rest por­que he po­di­do com­pro­bar al­go que me pre­gun­ta­ba des­de ha­ce tiem­po: ¿se pue­de ha­cer ac­ti­vi­dad en el Hi­ma­la­ya co­mo lo ha­ce­mos en los Al­pes? Y creo que la respuesta es que si es­tás bien en­tre­na­do y bien pre­pa­ra­do, sí. Que­ría ha­cer una ex­pe­di­ción li­ge­ra en to­dos los sen­ti­dos: su­bir sin oxí­geno y con el mí­ni­mo ma­te­rial, sin ayu­da ex­ter­na de sher­pas o de cuer­das fi­jas y su­bien­do de una so­la ti­ra­da. Esa li­ge­re­za tan­to de ma­te­rial co­mo de per­so­nal ha­ce que el cos­te de las ex­pe­di­cio­nes tam­bién se re­duz­ca y que los pla­zos tam­bién sean más cor­tos. Des­de la ci­ma del Eve­rest a la puer­ta de mi ca­sa en No­rue­ga tar­dé 3 días, así que pa­ra mí ha si­do una ex­pe­di­ción que me ha abier­to mu­chas po­si­bi­li­da­des. Evi­den­te­men­te sa­be­mos que to­do tie­ne su par­te ma­la y en es­te ca­so es que nos arries­ga­mos más por­que es­ta­mos más ex­pues­tos, pe­ro tam­bién es al­go que asu­mi­mos pa­ra po­der ha­cer al­pi­nis­mo de la ma­ne­ra que nos gus­ta. Tam­bién le pre­gun­ta­mos a Ki­lian por la po­lé­mi­ca por par­te de al­gu­nos me­dios que exi­gían de­mos­trar su as­cen­so pu­bli­can­do los tracks: “Bueno, la ver­dad es que no me preo­cu­pa de­ma­sia­do. To­das las ex­pe­di­cio­nes que ha­go co­mu­ni­co igual: una vez vuel­vo a ca­sa cuen­to lo que he he­cho, pu­bli­co los tracks… En­tien­do que pue­de ha­ber cier­ta pre­sión, o sim­ple­men­te cu­rio­si­dad, pe­ro no me preo­cu­pa de­ma­sia­do. A la mon­ta­ña voy a es­ca­lar, y eso al fi­nal es lo me mo­ti­va y me lle­va a se­guir ha­cien­do co­sas”.

“Cuan­do to­do in­di­ca que por un lu­gar no se pue­de pa­sar, es ne­ce­sa­rio pa­sar. Se tra­ta pre­ci­sa­men­te de eso”.

He­mos pre­gun­ta­do a tres gran­des al­pi­nis­tas y es­ca­la­do­res por la ac­ti­vi­dad de Ki­lian Jor­net en el Eve­rest y la ten­den­cia en el al­pi­nis­mo mun­dial de rea­li­zar as­cen­sio­nes más rá­pi­das y li­ge­ras.

ALEX TXIKON

“Las ac­ti­vi­da­des ac­tua­les son el ca­mino que em­pe­za­ron los pio­ne­ros co­mo Kurty­ka, Lo­rean Troi­llet o Rein­hold Mess­ner. En mi opi­nión, las úni­cas tres ci­mas en es­ti­lo al­pino son las de Mess­ner y Lo­re­tan y Troi­llet. Ki­lian a mí me ha he­cho dis­fru­tar, mu­cho. Ha de­mos­tra­do que es muy buen alpinista y que se desen­vuel­ve per­fec­ta­men­te en el Hi­ma­la­ya, y que las ac­ti­vi­da­des que se pue­den lle­var a ca­bo en los Al­pes se pue­den ex­tra­po­lar al Hi­ma­la­ya. En el futuro creo que se de­be­ría de va­lo­rar más la di­fi­cul­tad en es­ti­lo al­pino en mon­ta­ñas de ocho­mil, sie­te­mil y seis­mil me­tros, gra­cias a lo que Ki­lian, Her­vé y mu­chos otros y otras apor­tan al al­pi­nis­mo ac­tual”.

CAR­LOS SUÁREZ

“Hay des­de ha­ce años una ten­den­cia na­tu­ral a las ac­ti­vi­da­des más rá­pi­das en mon­ta­ña, aun­que to­da­vía no en te­rreno muy téc­ni­co co­mo ha ocu­rri­do du­ran­te años en Yo­se­mi­te o Pa­ta­go­nia, por po­ner ejem­plos. En mi opi­nión, es co­mo si se es­tu­vie­ra asen­tan­do aho­ra, aun­que his­tó­ri­ca­men­te ha ha­bi­do ac­ti­vi­da­des en los mis­mos ochen­ta ab­so­lu­ta­men­te im­pre­sio­nan­tes co­mo las pro­ta­go­ni­za­das por Pro­fit, Boi­vin o Es­co­fier en las ca­ras nor­te de los Al­pes. Aun­que hay mu­chos más y en el Hi­ma­la­ya -To­mo Ces­sen, Hum­mar, por ejem­plo- pe­ro sin du­da que lo de Ki­llian es bes­tial, pa­re­ce de otro pla­ne­ta có­mo co­rre por ahí. No hay lu­gar a du­das de que Ki­lian es­tá re­vo­lu­cio­nan­do tam­bién el al­pi­nis­mo y es­tá es­cri­bien­do el futuro pró­xi­mo. Bar­mas­se es otra ge­ne­ra­ción y ade­más es más es­ca­la­dor, es di­fe­ren­te, aun­que tam­bién tie­ne tiem­pos im­pre­sio­nan­tes co­mo en el Cer­vino. La es­ca­la­da en so­li­ta­rio tam­bién ha­ce que los tiem­pos se re­duz­can mu­cho. Yo re­cuer­do ha­ce años cuan­do hi­ce la Wal­ker en seis ho­ras no me lo po­día creer aun­que no fue­ra es­pe­cial­men­te rá­pi­do, era tam­bién el he­cho de ir en so­li­ta­rio lo que ba­ja los tiem­pos. Yo só­lo sé que no me quie­ro per­der lo que es­tán ha­cien­do las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes”.

CAR­LOS SO­RIA

“Es in­creí­ble lo que es­tá ha­cien­do. Hay gen­te que di­ce que su ac­ti­vi­dad per­ju­di­ca a la mon­ta­ña, que pue­de lla­mar la aten­ción a mu­cha gen­te que no es­té pre­pa­ra­da pa­ra in­ten­tar ha­cer lo mis­mo, y pue­den te­ner al­go de ra­zón, por­que hay gen­te que es­tá un po­co “pa’llá”, es una pena, por­que con es­to del te­lé­fono uno pue­de ha­cer las ton­te­rías que quie­ra y lla­mar por te­lé­fono pa­ra que les sa­quen de ahí arri­ba… Pe­ro lo de Ki­lian Jor­net es ver­da­de­ra­men­te al­go in­creí­ble. Y eso que es­to que ha he­cho en el Eve­rest pa­ra mí no ha si­do lo me­jor que ha he­cho en ab­so­lu­to, a mí me lla­mó mu­cho más la aten­ción su tra­ve­sía de su­bir al Mont Blanc por la “In­no­mi­na­ta” des­de la igle­sia de Cor­ma­yeur a la de Cha­mo­nix en 6 ho­ras y pi­co. En el ca­so del Eve­rest, él ha­bía di­cho mu­chas ve­ces que iba a su­bir por el co­rre­dor Horn­bein, y al fi­nal ha subido por la vía nor­mal de la ca­ra nor­te. Lue­go los me­dios de co­mu­ni­ca­ción te­néis que te­ner un po­co de cui­da­do por­que en­se­gui­da sa­len las co­sas un po­co dis­pa­ra­das: “lo ha he­cho sin cuer­das”… No iba sin cuer­da, ha­bía cuer­da pues­ta y no se aga­rra­ba a ella. Una co­sa es eso, y otra su­bir por si­tios en los que no ha­ya nin­gu­na cuer­da, hay mu­cha di­fe­ren­cia… Pe­ro Ki­lian el ver­da­de­ro re­to, enor­me, que ha he­cho ha si­do su­bir dos ve­ces en seis días al Eve­rest. Uno de­trás de otro, con seis días de di­fe­ren­cia, eso es una bar­ba­ri­dad. Al­gún sher­pa ha he­cho al­gu­na co­sa pa­re­ci­da, pe­ro un sher­pa más des­pa­ci­to, no a esa ve­lo­ci­dad de él, otra per­so­na no lo pue­de ha­cer yo creo… Ki­lian es una per­so­na fue­ra de se­rie…

No hay lu­gar a du­das de que Ki­lian es­tá re­vo­lu­cio­nan­do tam­bién el al­pi­nis­mo y es­tá es­cri­bien­do el futuro pró­xi­mo. Yo só­lo sé que no me quie­ro per­der lo que es­tán ha­cien­do las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes”. Car­los Suárez

Y res­pec­to a que el equi­po sea ca­da vez más ligero… To­do es más ligero; yo las pri­me­ras bo­tas que lle­va­ba al Hi­ma­la­ya en el 73 pe­sa­ban un ki­lo más que las que lle­vo aho­ra. To­do es más ligero y más rá­pi­do, es ló­gi­co, an­tes pues pa­ra ir a Gre­dos ne­ce­si­ta­bas va­rios días, y aho­ra en un día o fin de se­ma­na subes rá­pi­do, hay mu­cha in­for­ma­ción… Es ló­gi­co lo que es­tá pa­san­do. Hay co­sas que se sa­len de lo co­rrien­te, co­mo es el ca­so de Ki­lian, pe­ro hay mu­chos es­ca­la­do­res vas­cos tra­di­cio­na­les, co­mo la cor­da­da de Iñu­rra­te­gui, que es­tá ha­cien­do co­sas de un va­lor al­pi­nís­ti­co bue­ní­si­mo, y co­mo ellos hay mu­cha gen­te que es­ca­la en ese plan, es­to no es­tá só­lo en los ocho­mi­les. En los ocho­mi­les hay mu­cho despistado y mu­cho lo­co, lo he­mos vis­to en es­ta ex­pe­di­ción al Dhau­la­gi­ri, y eso no es bueno. Ver­da­de­ra­men­te eso es peor que el ejem­plo que al­gu­nos di­cen que da Ki­lian: el que cual­quie­ra va­ya y se crea que es­tá en con­di­cio­nes de afron­tar una co­sa tan com­pli­ca­da co­mo es su­bir a una mon­ta­ña de ocho­mil me­tros y ba­jar en­te­ro… pues no es fá­cil, y eso sí se es­tá dis­pa­ran­do un po­co, hay mu­cha gen­te que va a ocho­mi­les sin una pre­pa­ra­ción ade­cua­da y eso es peor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.