Rei­na­do por­tu­gués

Trail Run - - UP&DOWN -

Ter­mi­na la ca­rre­ra, han si­do sie­te días de du­ra com­pe­ti­ción pa­ra los par­ti­ci­pan­tes que vuel­ven a sus ca­sas con el buen sabor de bo­ca tras ha­ber dis­fru­ta­do de una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble en torno a unos pai­sa­jes sor­pren­den­tes, unos lo han da­do to­do pa­ra es­tar de­lan­te en la cla­si­fi­ca­ción fi­nal, otros han vi­vi­do unos días de con­vi­ven­cia con otros co­rre­do­res y co­rre­do­ras de otras par­tes del mun­do en los que lo im­por­tan­te no ha si­do el re­sul­ta­do sino la vi­ven­cia. Y pa­ra otros, han si­do mu­cho más de sie­te días de tra­ba­jo, de ten­sión, de de­di­ca­ción y de es­tar pen­san­do úni­ca­men­te en que to­do de­be sa­lir bien, de que to­do de­be­ría ro­zar la per­fec­ción. Al fren­te de ese equi­po de per­so­nas, se en­cuen­tra Car­los Sá y él es el al­ma, el ce­re­bro y en mu­chos ca­sos tam­bién el cuer­po mer­ced al cual se han ido for­jan­do algunas de las ca­rre­ras más im­por­tan­tes del mun­do del trail en nues­tro ve­cino Por­tu­gal.

Car­los Sá Na­tu­re Events

Po­cos co­rre­do­res de mon­ta­ña de los que aho­ra es­tán en la éli­te mun­dial o de aque­llos que han con­se­gui­do al­gu­nos éxi­tos re­co­no­ci­dos a lo lar­go de su ca­rre­ra de­por­ti­va pue­den te­ner una his­to­ria vi­tal tan va­rio­pin­ta e in­ten­sa co­mo la de nues­tro pro­ta­go­nis­ta del mes, Car­los Sá (Bar­ce­los, 1973). Co­men­zó a tra­ba­jar cuan­do aún era muy jo­ven en una em­pre­sa tex­til de esas tan­tas del país ve­cino que con la lle­ga­da de otros mer­ca­dos de pro­duc­ción in­ter­na­cio­nal con mano de obra más ba­ra­ta se vio obli­ga­da a re­ajus­tar­se, a rein­ven­tar­se o a des­apa­re­cer (qui­zá pa­ra al­guno esa his­to­ria, aquí en Es­pa­ña, tam­po­co le sea muy aje­na). El ca­so de Car­los fue el ejem­plo de re­ajus­te y de rein­ven­ción per­so­nal. De los te­la­res, las bor­da­do­ras, las plan­cha­do­ras y las al­tas tem­pe­ra­tu­ras de los hor­nos de va­por a las cuer­das fi­jas, a los an­cla­jes, a las cin­tas ex­prés y a los ar­ne­ses de se­gu­ri­dad pa­ra tra­ba­jar en una em­pre­sa de tra­ba­jos verticales, col­ga­do en las fa­cha­das de los edi­fi­cios, Car­los no de­ja­ba de pen­sar que con los cam­bios lle­gan las opor­tu­ni­da­des y que es­tas se pre­sen­tan pa­ra ser apro­ve­cha­das, el pri­mer pa­so ya es­ta­ba da­do, ya ha­bía sa­li­do del am­bien­te de la fá­bri­ca, del ta­ller, del rui­do... Aho­ra ya el cie­lo era su úni­co te­cho. Apro­ve­chan­do la ex­pe­rien­cia que va co­gien­do en la nueva ocu­pa­ción y el ma­ne­jo de las cuer­das, los ar­ne­ses y los mos­que­to­nes, un día de­ci­de ba­jar­se del mu­ro del edi­fi­cio en el que an­da­ba dan­do los úl­ti­mos re­to­ques a esa fa­cha­da en me­dio del bu­lli­cio ur­bano, co­ge sus co­sas, las me­te en la mo­chi­la y se va pa­ra el mon­te. Lo tie­ne cla­ro, aho­ra sí, ha lle­ga­do el mo­men­to y el sue­ño tie­ne has­ta nom­bre: Car­los Sá Na­tu­re Events. “El pro­yec­to tu­vo su pri­mer gran mo­men­to en el año 2011 cuan­do or­ga­ni­za­mos nues­tra pri­me­ra ca­rre­ra pro­pia en la que ha­bía­mos par­ti­ci­pa­do des­de la con­cep­ción de la mis­ma has­ta la

CAR­LOS ES UN ENAMO­RA­DO DE LOS RE­TOS DE UL­TRA­DIS­TAN­CIA. EL MÁS DU­RO, DI­CE, FUE LA TRA­VE­SÍA EN AU­TO­SU­FI­CIEN­CIA POR GROEN­LAN­DIA EN LA QUE RE­CO­RRIÓ 800 KI­LÓ­ME­TROS

pues­ta en mar­cha so­bre el te­rreno, fue el Gran Trail Se­rra Lar­ga. En aque­lla épo­ca yo ya te­nía ex­pe­rien­cia en par­ti­ci­pa­ción de prue­bas de trail por to­do el mun­do y pen­sa­ba que en mi país aún que­da­ba mu­cho por ha­cer y que ha­bía mu­chas po­si­bi­li­da­des de con­se­guir crear al­go bo­ni­to y mo­ti­van­te, así que ti­ré pa­ra ade­lan­te y has­ta hoy. Es­te año, el 2017, va­mos a or­ga­ni­zar cua­tro ca­rre­ras: Pe­ne­da Ge­res Trail Ad­ven­tu­re (eta­pas), Pe­na­co­ba Trail do Cen­tro (ma­ra­tón), GT Se­rra Lar­ga ( la pri­me­ra) y Ge­res Ex­tre­me Ma­rat­hon. Es­ta úl­ti­ma es una ca­rre­ra en dis­tan­cias de 21 y 42 ki­ló­me­tros que se dispu­ta en su to­ta­li­dad por as­fal­to pe­ro que cuen­ta con un des­ni­vel de 2.700 me­tros acu­mu­la­dos y en la que com­pi­ten ca­si 1.500 per­so­nas”. En la ac­tua­li­dad hay 6 per­so­nas tra­ba­jan­do du­ran­te to­do el año en la em­pre­sa de even­tos y eso es al­go que se no­ta: la pro­fe­sio­na­li­dad, el ri­gor y el buen ha­cer son mar­ca de la ca­sa en to­das las ca­rre­ras que se or­ga­ni­zan ba­jo la su­per­vi­sión de Car­los, tan­to es así que el año pa­sa­do se lan­zó a or­ga­ni­zar el Cam­peo­na­to del Mun­do de Trail, en el que se co­ro­nó con el tí­tu­lo mun­dial Luis Al­ber­to Her­nan­do y que fue un éxi­to des­de el pun­to de vis­ta or­ga­ni­za­ti­vo. “Aho­ra mis­mo ade­más de las ca­rre­ras que ya es­tán asen­ta­das es­ta­mos tra­ba­jan­do en la im­plan­ta­ción de va­rios cen­tros del trail por to­do el país. Es un pro­yec­to que na­ce pa­ra ayu­dar a los afi­cio­na­dos a es­te y otros de­por­tes en la na­tu­ra­le­za a ser au­tó­no­mos e in­de­pen­dien­tes y re­co­rrer zo­nas por sus pro­pios me­dios. Se tra­ta de lo­ca­li­zar un lu­gar y crear una red de sen­de­ros y ca­mi­nos se­ña­li­za­dos y ba­li­za­dos con el ob­je­ti­vo de orien­tar al vi­si­tan­te y ade­más do­tar­le de in­for­ma­ción cul­tu­ral y so­cial de la zo­na pa­ra que la ex­pe­rien­cia sea com­ple­ta”. De mo­men­to ya es­tá fun­cio­nan­do el de Pe­na­co­ba pe­ro muy pron­to ha­brá dos más en Ge­res y Ma­rao y el pro­yec­to es im­plan­tar has­ta 10 en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal, en­fo­ca­do prin­ci­pal­men­te al tu­ris­mo de fue­ra de Por­tu­gal, así que ya sa­béis...

Un hom­bre de desafíos

Car­los es un hom­bre par­co en pa­la­bras, tam­po­co es que sea muy ex­pre­si­vo con sus ges­tos ni lo­cuaz en sus ver­ba­li­za­cio­nes. Es un hom­bre de ac­ción, un hom­bre de ac­tos, de he­chos, de re­tos, de desafíos... “To­do em­pe­zó en el 2010, ese fue el año de mi pri­mer re­to o desafío ex­tre­mo. Me gus­ta plan­tear­me me­tas y ac­ti­vi­da­des lar­gas pe­ro tam­bién en las que la ve­lo­ci­dad cuen­te y sea un va­lor im­por­tan­te y di­fe­ren­cia­dor. En el 2010 com­ple­té 'en pe­re­gri­na­ción' la dis­tan­cia en­tre mi ca­sa de Bar­ce­los y San­tia­go de Com­pos­te­la, 203 ki­ló­me­tros en al­go más de 20 ho­ras. Pa­ra es­te 2017 ten­go pre­vis­to ha­cer una ru­ta 360º en Por­tu­gal, son 2.100 ki­ló­me­tros y me lo plan­teo com­ple­tar en 20 días en los que es­pe­ro po­der es­tar acom­pa­ña­do por otros co­rre­do­res y ami­gos”.

FRU­TO DE SU PA­SIÓN POR EL TRAIL Y SU ES­PÍ­RI­TU EM­PREN­DE­DOR NA­CE CAR­LOS SÁ NA­TU­RE EVENTS, EM­PRE­SA QUE ÉL MIS­MO DI­RI­GE Y QUE OR­GA­NI­ZA VA­RIOS EVEN­TOS DE CA­RRE­RA AL AÑO EN POR­TU­GAL

El re­to qui­zá más me­diá­ti­co pa­ra no­so­tros de Car­los fue cuan­do en el año 2013 asal­tó el ré­cord de as­cen­sión al Acon­ca­gua, en so­li­ta­rio, en ve­lo­ci­dad, sin apo­yo du­ran­te nin­gún tra­mo del re­co­rri­do, eso fue lo que más se es­cu­chó a es­te la­do de la fron­te­ra aun­que no ha si­do ni mu­cho me­nos el úni­co ni el más sal­va­je. “Pa­ra mí lo más du­ro qui­zá ha­ya si­do la tra­ve­sía de Groen­lan­dia. Fue­ron 600 ki­ló­me­tros en au­to­su­fi­cien­cia que tar­da­mos en ha­cer 12 días. La ex­pe­rien­cia fue bru­tal, to­do el ho­ri­zon­te ne­va­do y en me­dio úni­ca­men­te no­so­tros, cua­tro per­so­nas, 2 por­tu­gue­ses y 2 no­rue­gos, 3 tri­neos... A ve­ces la brújula no fun­cio­na­ba bien y se nos fue un po­co de las ma­nos, ca­si hi­ci­mos 700 ki­ló­me­tros, 70 más de lo pre­vis­to”.

Trío de ases

UTMB, MDS y Bad Wa­ter. Un trío de ases ven­ce­dor en cual­quier par­ti­da que se pre­cie, aquel ju­ga­dor que so­bre el ta­pe­te pue­da acre­di­tar se­me­jan­tes car­tas tie­ne mu­cho he­cho in­clu­so pa­ra ha­cer sal­tar la ban­ca. Lle­gó por pri­me­ra vez a Cha­mo­nix un po­co de re­bo­te, ya que en 2010 se que­dó fue­ra de la ins­crip­ción del Grand Raid des Py­ré­nées y de­ci­dió pos­tu­lar pa­ra el UTMB en 2011. “Mi pri­me­ra UTMB fue en el año 2011 y lle­gué en 5ª po­si­ción, des­pués he par­ti­ci­pa­do en cua­tro edi­cio­nes más con dos re­ti­ra­das, un 4º y un 8º pues­to”. Una de las his­to­rias más emo­ti­vas que he­mos vi­vi­do en es­te de­por­te la ru­bri­có Car­los en su UTMB del 2012 en el que cru­zó la me­ta en 4ª po­si­ción. Aquel año, los que es­tu­vi­mos por allí no lo ol­vi­da­re­mos fá­cil­men­te, las con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas en el ma­ci­zo del Mont Blanc fue­ron dan­tes­cas y el re­co­rri­do fue mo­di­fi­ca­do. En­tre los fa­vo­ri­tos es­ta­ba Miguel He­ras que te­nía una asig­na­tu­ra pen­dien­te con el UTMB, ya que no ha­bía con­se­gui­do ter­mi­nar­lo nunca. A mi­tad de ca­rre­ra más o me­nos, Miguel lle­gó al colapso fí­si­co con una ro­di­lla que ape­nas le per­mi­tía do­blar la pier­na, el do­lor se hi­zo in­so­por­ta­ble y ya ni an­dar po­día. El frío era in­hu­mano y la llu­via, in­ten­sa y cons­tan­te, ha­cía aún mu­cho más com­pli­ca­do mo­ver­se por esos sen­de­ros de al­tu­ra. En uno de los pun­tos de avi­tua­lla­mien­to Miguel te­nía ro­pa se­ca pa­ra cam­biar­se, se qui­tó to­da la ro­pa hú­me­da y con­ge­la­da co­mo pu­do pe­ro des­pués no era ca­paz de ves­tir­se ya que las ma­nos y las pier­nas no le res­pon­dían ni si­quie­ra pa­ra ma­nio­bras tan apa­ren­te­men­te sen­ci­llas co­mo po­ner­se unos cal­ce­ti­nes. De es­ta gui­sa se en­con­tró Car­los a He­ras, me­dio des­nu­do en mi­tad de la mon­ta­ña y ate­ri­do de frío, el por­tu­gués de­ci­dió pa­rar­se, ayu­dar a Miguel a ves­tir­se y des­pués le acom­pa­ñó an­dan­do has­ta la es­ta­ción de Les Con­ta­mi­nes. Des­pués Car­los Sá con­ti­nuó has­ta la me­ta de Cha­mo­nix, en­tran­do en me­ta a tan so­lo tres mi­nu­tos del ter­cer cla­si­fi­ca­do, el ame­ri­cano Michael Foo­te. Otro de los idi­lios de­por­ti­vos de Car­los ha te­ni­do lu­gar en Áfri­ca y ese aman­te se lla­ma Ma­rat­hon des Sa­bles (MDS), aun­que en la ac­tua­li­dad su re­la­ción no pa­re­ce es­tar pa­san­do por el me­jor mo­men­to, des­pués de 6 par­ti­ci­pa­cio­nes su­ce­si­vas, y dos cuar­tos pues­tos co­mo me­jo­res re­sul­ta­dos -des­de el 2011 has­ta el 2016-, es­te año el por­tu­gués no ha es­ta­do en la par­ti­da. “Pa­ra mí es una ca­rre­ra má­gi­ca y qui­zá la más di­fí­cil del mun­do por la ges­tión del es­fuer­zo y la com­pli­ca­ción pa­ra acer­tar con la es­tra­te­gia de ca­rre­ra. Es co­mo una gran vuel­ta ci­clis­ta en la que ade­más de ser un buen co­rre­dor hay que ser muy re­gu­lar a lo lar­go de to­das las eta­pas. Si a es­to le aña­des la gran com­pe­ten­cia que se vi­ve día tras día y la ven­ta­ja con la que par­ten ya los co­rre­do­res lo­ca­les, mu­cho más ha­bi­tua­dos que no­so­tros a co­rrer en esas cir­cuns­tan­cias, se con­vier­te en una prue­ba a me­dio ca­mino en­tre la mís­ti­ca y el de­por­te de al­to ren­di­mien­to”. A pe­sar de se­guir

man­te­nien­do una enor­me pa­sión por ?fri­ca, aho­ra mis­mo di­ce que no sa­be si vol­ve­rá a MDS, las co­sas han cam­bia­do mu­cho en los úl­ti­mos años y pri­man más los in­tere­ses co­mer­cia­les y eco­nó­mi­cos que los pro­pios de la fi­lo­so­fía del re­to y del desafío per­so­nal. Mont Blanc, Sa­bles... bueno, has­ta ahí, si me apu­ras, lo pue­do lle­gar a en­ten­der pe­ro ?có­mo me ex­pli­cas tres par­ti­ci­pa­cio­nes en Bad Wa­ter? “Pues por lo mis­mo que me he em­bar­ca­do en otros re­tos, por el desafío, por el afán de su­pera­ción, por pro­bar al­go di­fe­ren­te. He co­rri­do en 2013, 2014 y 2016. El año pa­sa­do me re­ti­ré, pe­ro en la pri­me­ra edi­ción con­se­guí ven­cer en la prue­ba sin sa­ber muy bien dón­de me ha­bía me­ti­do. No ha­bía en­tre­na­do más de 200 ki­ló­me­tros nin­gu­na de las se­ma­nas an­te­rio­res y fue uno de los años en los que las tem­pe­ra­tu­ras fue­ron más ele­va­das, lle­ga­mos a su­frir has­ta 54?C. En es­ta ca­rre­ra siem­pre he te­ni­do cir­cuns­tan­cias no de­ma­sia­do fa­vo­ra­bles, en mi se­gun­da par­ti­ci­pa­ción hi­ce ter­ce­ro pe­ro lle­gué a la ca­rre­ra le­sio­na­do y en las dos se­ma­nas pre­vias no ha­bía po­di­do co­rrer ni un me­tro”. Es­te año 2017 vol­ve­rá a en­con­trar­se en la lí­nea de sa­li­da de la pla­za de Cha­mo­nix pa­ra in­ten­tar com­ple­tar en el top ten el UTMB “mi idea es es­tar en los pues­tos de ca­be­za, no me gus­ta co­lec­cio­nar ca­rre­ras por el me­ro he­cho de su­mar y su­mar par­ti­ci­pa­cio­nes, pa­ra mí no tie­ne nin­gún sen­ti­do ter­mi­nar por ter­mi­nar, me gus­ta com­pe­tir y dar­lo to­do y si no voy a es­tar en el pues­to deseado no me me­re­ce la pena se­guir. Ter­mi­nar a cual­quier precio no tie­ne sen­ti­do pa­ra mí”.

¿Y des­pués qué?

Pues eso es lo que le pre­gun­té a Car­los an­tes de ter­mi­nar nues­tra en­tre­vis­ta, ¿Des­pués qué? “Pues des­pués de co­rrer, de en­tre­nar y de pa­sar mu­cho tiem­po fue­ra de ca­sa lo úni­co que me ape­te­ce es sa­lir a pa­sear con mi fa­mi­lia, an­dan­do o en bi­ci, ju­gar al fút­bol con Bruno y Jessica, mis hi­jos. Soy un gran aman­te de la gas­tro­no­mía y es otra de las afi­cio­nes que pro­cu­ro com­par­tir con la fa­mi­lia. Don­de es di­fí­cil que me en­cuen­tres es sen­ta­do en el so­fá de ca­sa vien­do la te­le ni tam­po­co le­yen­do un li­bro, no me gus­ta leer, sé que no sue­na muy bien pe­ro es así, yo soy así”. Es tam­bién Car­los un hom­bre de pa­ra­do­jas ya que a pe­sar de no ver la te­le y no leer li­bros me con­fie­sa que es­tá en con­ver­sa­cio­nes pa­ra po­der te­ner su pro­pio pro­gra­ma de te­le­vi­sión y que pien­sa po­der es­cri­bir un li­bro al­gu­na vez en su vi­da... Nos des­pe­di­mos brin­dan­do con un par de cer­ve­zas pre­tas (ne­gras) y me que­do tran­qui­lo en el fon­do con su úl­ti­mo co­men­ta­rio: “aun­que no me gus­ta leer, no te preo­cu­pes que me voy a leer tu en­tre­vis­ta”. Obri­ga­do Car­los Sá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.